Montevideo (II): La tranquila capital del mate

REPÚBLICA ORIENTAL DEL URUGUAY

Uruguay es ese pequeño país sudamericano que no molesta a nadie, y en el que muchos ni siquiera reparan. En realidad es un capricho de la Historia: si ésta hubiera seguido un camino lógico hoy sería parte de Argentina, ya que en la época española formó parte del Reino del Río de la Plata. Aprovechando la derrota del ejército realista y la división interna de los rioplatenses, el Imperio de Brasil invadió la Banda Oriental, como se llamaba entonces, y la ocupó durante 11 años. Esto llevó a la guerra entre Argentina y Brasil hasta que los ingleses, deseosos como siempre de meter sus garras en la América Española, impusieron a ambos la independencia de la Banda Oriental. De esta manera nació Uruguay y Montevideo se convirtió en su capital. Dos o tres días bastarán para conocer lo más destacado de esta cómoda y acogedora ciudad. A continuación vamos a conocer el centro moderno de la capital uruguaya y otras zonas de interés.

LA AVENIDA 18 DE JULIO

Cuando Montevideo rebasó los límites de la muralla española y su ciudadela, en el siglo XIX, se expandió hacia el este. El trazado urbano se diseñó en forma de retícula, como es habitual en Hispanoamérica -las famosas cuadras- con un eje central, la avenida 18 de Julio. Esta fecha conmemora la jura de la primera Constitución Uruguaya, la de 1830. Si uno no dispone de mucho tiempo, para conocer el centro de la ciudad es suficiente recorrer esta avenida, ya que en ella se concentran la mayoría de edificios interesantes. El primero que llama nuestra atención, en la esquina con la plaza Independencia, es el palacio Salvo, que ya visitamos en la primera parte de este recorrido por la capital uruguaya. Desde la Dieciocho -como llaman coloquialmente los montevideanos a esta avenida- se distingue su imponente torre, que con sus 100 metros es el punto más alto del centro de la ciudad.

Uruguay
Uruguay

Sus formas de aire oriental destacan claramente junto a otras horrendas construcciones de hormigón y aluminio que han ido poco a poco invadiendo lo que antaño fue una avenida distinguida y elegante. El contraste se hace más evidente por cuanto algunos de estos edificios son auténticos atentados urbanísticos. Moles de hormigón desnudo, fachadas repletas de aparatos de aire acondicionado, edificios fuertemente desalineados…

Uruguay
Uruguay
Uruguay

Pero lo cierto es que la Dieciocho aún conserva excelentes muestras del buen gusto de otras épocas. La elegancia neoclásica de los edificios más elegantes se da la mano con la audacia del modernismo de principios del siglo XX. Ésa fue la época dorada de Uruguay y lo fue también de esta avenida, que aún hoy es el eje principal de la ciudad y destaca por sus ricas residencias, sus comercios o sus cafés. Y siempre es bueno mirar hacia arriba, especialmente en las primeras cuadras, que es donde encontraremos las más refinadas decoraciones en piedra y en hierro forjado.

Uruguay
Uruguay
Uruguay

La avenida tiene tres quilómetros de longitud, aunque bastará llegar hasta la coqueta plaza de Cagancha, que recibe su nombre de una batalla librada en una de las varias guerras civiles del país, la de 1863. En el centro de la plaza se levantó en 1867 la Columna de la Paz para conmemorar el fin de este enfrentamiento. A partir de esta plaza la avenida se prolonga por zonas modernas de escaso interés hasta llegar al Estadio Centenario, donde se celebró en 1930 el primer campeonato mundial de balompié, que ganó la selección local. Pero aparte de su importancia histórica, el estadio está lejos y es bastante feo, además de que, según me dijeron, la zona no es muy segura.

Uruguay
Uruguay

UN PASEO HASTA EL PALACIO LEGISLATIVO

A un lado de la Dieciocho también está la plaza de Juan Pedro Fabini, mucho más interesante por sus agradables jardines que por los vulgares edificios que la circundan. Puede ser un bonito lugar para tomarse un descanso antes de emprender un paseo por la avenida Diagonal Agraciada. En realidad esta plaza fue diseñada como un nexo de unión entre la citada avenida y la Dieciocho. Ambas avenidas son el escenario habitual para los desfiles y las celebraciones nacionales en Montevideo, ya que una termina en la emblemática plaza Independencia y la otra en el Palacio Legislativo. La Diagonal tiene un quilómetro y medio de longitud, discurre cuesta abajo y todos sus edificios mantienen aproximadamente la misma altura, para favorecer la perspectiva.

Uruguay
Uruguay

A medio camino encontramos la plaza Isabel de Castilla -en realidad un pequeño jardín triangular- con el monumento España al Uruguay, obra de José Clará, regalado por los españoles residentes en el país sudamericano en el Día de la Hispanidad de 1954. Sobre un basamento de granito se yergue una figura femenina de mármol que simboliza la Madre Patria, flanqueada por dos figuras recostadas de bronce que representan la Cultura y el Descubrimiento de América. El bajorrelieve, también de bronce, representa a Don Quijote y Sancho Panza.

Uruguay

La avenida Diagonal desemboca en el Palacio Legislativo, que es el bonito nombre que recibe el edificio que alberga las dos cámaras del parlamento uruguayo. Una vez más encontramos un edificio que nos remite a otro en Buenos Aires, ya que el autor del proyecto fue el italiano Vittorio Meano, quien también construyó el Congreso de la Nación Argentina, que ya vimos en este artículo. El edificio, de estilo neoclásico, fue terminado en 1924. La explanada que lo antecede es un sitio tranquilo un domingo al atardecer, apenas frecuentado por algunas parejas o familias tomando mate. En la fachada podemos ver dos banderas que siempre ondean en todos los edificios oficiales de Uruguay, aunque la bandera nacional es la que contiene cinco franjas azules sobre fondo blanco y un sol en el cantón superior próximo al asta.

Uruguay
Uruguay
Uruguay

LA FORTALEZA DEL CERRO

Como ya he señalado anteriormente, Montevideo fue fundada en la entrada de una bahía, que hizo de ella un estupendo puerto natural. Al otro lado de la bahía, sobre otro promontorio, los españoles construyeron una fortaleza que de esta manera defendía la ciudad y la entrada a la bahía. Queda lejos del centro pero vale la pena ir hasta allá. Si dispones de vehículo propio puedes ir bordeando la bahía, por el puerto, y en tu camino verás refinerías y algún que otro buque varado y oxidado. Interesante pero feo, lo habitual de los puertos. Si no dispones de vehículo puedes ir en autobús -allá llamado ómnibus- desde el centro.

Uruguay
Uruguay

Como ya se ha dicho, la fundación de Montevideo tuvo como finalidad la de reforzar la posesión española de estas tierras, que los portugueses llevaban tiempo intentando usurpar. Sin embargo, no fue hasta los intentos de invasión por parte de los hijos de la Gran Bretaña que se levantó la fortaleza tal como la conocemos hoy. Dicha construcción se llevó a cabo entre 1809 y 1811, y fue la última del periodo español en lo que hoy conocemos como Uruguay. Inmediatamente después se perdió a manos de los rebeldes y posteriormente fue ocupada por los brasileños invasores que anexionaron la Banda Oriental. Actualmente alberga un museo militar. Aquí volvemos a ver las dos banderas oficiales. La segunda, la de la franja roja oblicua, es llamada bandera de Artigas: se trata de una que inventó el omnipresente general pero nunca llegó a ser bandera nacional uruguaya.

Uruguay
Uruguay

Puesto que la fortaleza fue construida para dominar toda la bahía, es una obviedad decir que las vistas panorámicas son magníficas. Tenemos toda la ciudad enfrente, de la que sólo nos separa el azul intenso del agua. Al pie del cerro se extienden los barrios periféricos, mucho menos densamente poblados ya que se componen de casitas bajas. Muy diferentes son el centro y la Ciudad Vieja, donde la población está mucho más concentrada y los edificios son más altos. Entre todos ellos se destaca con claridad el Palacio Salvo. El cerro es un lugar muy apreciado por los montevideanos para pasar una tarde apacible, gozando de la panorámica y tomando -cómo no- un mate tranquilamente en la zona verde que rodea la fortaleza. Hacia el lado opuesto podemos ver ponerse el sol sobre las aguas abiertas del Río de la Plata.

Uruguay
Uruguay
Uruguay
Uruguay

LAS PLAYAS DE MONTEVIDEO

Llegados a este punto conviene recordar que el Río de la Plata es en realidad un estuario formado por la unión de los ríos Paraná y Uruguay. Un estuario es una gran desembocadura donde se mezclan las aguas del río y las del mar. El río de la Plata es el mayor estuario del mundo, pues tiene una anchura máxima de 221 quilómetros, pero por esto mismo puede ser considerado un golfo o un mar de agua dulce. De hecho los primeros exploradores españoles -fue descubierto por Juan Díaz de Solís en 1516- lo tomaron por un mar interior y creyeron que allí estaba el anhelado paso al océano Pacífico. Fernando de Magallanes, en la expedición de 1519 que acabaría completando la primera vuelta al mundo, comprobó que no era así. En ambos países ribereños lo llaman río, pero a la vista de un espectador parece un mar y es surcado por grandes buques.

Uruguay
Uruguay

Si en una visita a Montevideo se hacen inevitables las comparaciones con Buenos Aires, y lo hemos visto al conocer su Historia o su arquitectura, en el caso de su relación con el Río de la Plata, hay una gran diferencia entre ambas. Es obvio que la bahía de Montevideo hizo de esta ciudad el principal puerto del gran estuario, pero no es sólo eso: tras visitar las dos capitales, uno tiene la impresión de que la argentina da la espalda al río mientras que la uruguaya se abre a él. Para comprobarlo nada mejor que ir a la zona sur de Montevideo, que es la costa de este mar interior por la cual se ha ido extendiendo la ciudad a lo largo del siglo XX.

Uruguay

La costa sur está surcada por una avenida litoral que va cambiando de nombre a lo largo de su recorrido. Esa larga avenida deja espacio para dos playas, situadas a ambos lados de la península de Punta Carretas. La más larga de las dos, que mira hacia el este, es la de Pocitos. En la misma playa y en la avenida se puede ver a gente practicando deporte o simplemente paseando. Existe incluso una zona donde se han habilitado unas canchas para competiciones de fútbol-playa. Durante el día es una zona muy animada por sus restaurantes y centros comerciales.

Uruguay
Uruguay

NO OLVIDES LLEVAR SIEMPRE UN BUEN SEGURO DE VIAJE

Al oeste de esta península se encuentra la playa Ramírez, que es la más bonita de las dos, aunque es más pequeña. No obstante, es lo suficientemente grande para congregar a gran número de personas al final de la tarde, el momento más agradable por la luz y la temperatura. La playa recibe su curioso nombre de un antiguo saladero cuyas instalaciones se encontraban en este lugar cuando sólo era un extrarradio sin apenas urbanizar.

Uruguay
Uruguay

A finales del siglo XIX se puso de moda entre las clases pudientes lo que entonces llamaban baños de mar, y la zona se transformó rápidamente. En 1909 fue construido frente a la playa el Parque Hotel, un elegante edificio que en la actualidad es la sede del Mercosur. Viniendo de un país perteneciente a la Unión Europea, al ver este solitario edificio uno no puede evitar pensar que los países integrantes del mercado común sudamericano no han hecho muchos esfuerzos por integrarse económica o políticamente. En su entorno nada indica que se trate de la sede de una importante institución, y a los viandantes les pasa inadvertido. El antiguo hotel tomó su nombre del contiguo parque Rodó, una coqueta y agradable zona verde muy frecuentada por familias o pandillas de jóvenes. A la entrada del parque llama la atención un monumento dedicado a Confucio (¡!)

Uruguay
Uruguay
Uruguay

LOS URUGUAYOS Y EL MATE

El parque Rodó es un estupendo lugar para observar a los montevideanos, ya que cuando hace buen tiempo allí se reúne mucha gente para pasar un rato relajadamente con sus amigos o familiares. Es fácil ver a cientos de personas tomando mate, del mismo modo que se pueden ver por cualquier parte de la ciudad, a cualquier hora y en cualquier situación. Sí, es cierto -una vez más- que el mate es comúnmente asociado con Argentina y mucha gente olvida o simplemente desconoce que también se toma en Uruguay, Paraguay y el sur de Brasil. Esta infusión ya la tomaban los indios, costumbre que posteriormente adoptaron los españoles rioplatenses y así ha llegado hasta nuestros días. Pero la adicción de los uruguayos a esta hierba supera la de sus vecinos y alcanza un nivel difícilmente comprensible para un forastero: es muy común ver a alguien llevando bajo el brazo un termo de agua caliente al tiempo que sujeta el mate con la otra mano y lo va tomando mientras camina por la calle. Por cierto, mate es el nombre de la hierba, de la infusión y del recipiente con que se toma, mientras que el tubito metálico se llama bombilla.

Uruguay
Uruguay
Uruguay

PUESTA DE SOL EN EL FARO DE PUNTA CARRETAS

La península de Punta Carretas termina en una estrecha lengua de tierra que se adentra unos cientos de metros en las aguas del Río de la Plata. Esa estrecha prolongación, llamada Punta Brava, dispone de un faro y es accesible. Tras haber estudiado el plano de la ciudad, llegué a la conclusión de que éste había de ser el mejor lugar para gozar de una magnífica puesta de sol -si el astro rey tenía a bien regalármela- en el día de mi despedida del Cono Sur, ya que esa misma madrugada tomaría el vuelo que me llevaría de vuelta a casa. Mientras esperaba la llegada del ocaso, pude deleitarme con otra panorámica distante del centro de Montevideo, y una vez más el palacio Salvo se mostraba dominante sobre los demás edificios.

Uruguay
Uruguay

En estos casos no hay que dejar nada al azar. En primer lugar hay que estudiar el plano para identificar el mejor lugar orientado al oeste y en segundo lugar hay que calcular a qué hora se pondrá el sol. Una vez hecho esto, hay que llegar al lugar en cuestión una hora antes. De esta manera podremos ver el sol bajando hasta la línea del horizonte para finalmente ocultarse tras ella, mientras el cielo va cambiando lentamente de color, haciéndose cada vez más rojizo. Que el rojo inunde todo el cielo o sólo la parte inmediatamente por encima del horizonte dependerá de varios factores, como la presencia o ausencia de nubes o la estación del año, entre otros.

Uruguay
Uruguay

Aquel día la batalla entre el rojo y el azul quedó en tablas, dividiéndose la mitad del cielo cada uno hasta que el negro de la noche los hizo desaparecer a los dos. Mientras, la oscuridad iba invadiendo la costa y las aguas creando unos preciosos contrastes. Unas siluetas me indicaban que no estaba solo: mientras unos pescadores lanzaban su caña, quizá con la esperanza de hacerse con una suculenta cena, una pareja intentaba tomarse una autofoto con la puesta de sol como fondo. Obviamente no lo consiguieron: con este contraluz absoluto la cámara sólo podría captar sus negras siluetas.

Uruguay
Uruguay
Uruguay

Las puestas de sol siempre nos regalan momentos inolvidables, pero ésta en concreto tenía un sabor a despedida. Montevideo es una grata sorpresa para el viajero: no, no es una de las ciudades más monumentales de América, ni tampoco ha sido escenario de grandes hechos históricos de repercusión internacional. Pero es una ciudad agradable para caminar, razonablemente segura -comparada con otras del continente-, y especialmente bien integrada en su entorno natural. Una ciudad donde te puedes sentir tranquilo y a gusto aunque seas forastero.

TEXTO Y FOTOS © LAGARTO ROJO
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

ARTÍCULOS ANTERIORES

SÍGUEME EN INSTAGRAM

2 comentarios sobre “Montevideo (II): La tranquila capital del mate

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s