El metro de Moscú, el “Palacio del Pueblo” de Stalin

FEDERACIÓN RUSA

Sin la menor duda, el Metro de Moscú es el más rico y grandioso del mundo, un auténtico palacio subterráneo. Son famosas sus estaciones llenas de mosaicos, candelabros y estatuas, pero no fueron construidas así por simple ostentación, sino con una clara finalidad política que se explica dentro de un contexto histórico determinado. Más allá de una eficiente red de transporte, que lo es, se trata de un museo artístico y un testimonio de una época. Entre las grandes capitales del mundo, Moscú es una de las más infravaloradas y éste que vamos a conocer ahora es uno de sus grandes tesoros.

A MODO DE INTRODUCCIÓN

En Moscú -y en otras ciudades rusas- la red del metro es un atractivo turístico de primer orden que el visitante no debe perderse de ninguna manera. Y bien, conocer el Metro de Moscú está garantizado al menos superficialmente, ya que en la capital rusa este medio de transporte es imprescindible -y además muy eficiente- para moverse de un lado a otro, así que aunque sea por accidente siempre veremos un puñado de las estaciones más interesantes y podremos hacer alguna foto testimonial. Pero yo quería mucho más que eso. Quería retratar el mayor número posible de las estaciones monumentales que atesora, y eso implicaba varias cosas: buscar información, hacer una lista y dedicarle mucho tiempo para ir a buscarlas, recorrerlas y fotografiarlas.

Metro de Moscú
Ajótnui Riad (Охотный Pяд)
Metro de Moscú
Camsamólscaya (Комсомoльская)

Ciertamente se me escapó alguna, pero puedo decir que exploré casi todas las estaciones interesantes y no quedó fuera ninguna de las principales. Téngase en cuenta que algunas tuve que ir a buscarlas ex profeso, mientras que otras las encontré casualmente en mis desplazamientos. Eso implica que me paraba varias veces en un trayecto, pues al pasar por una estación espectacular era imposible no salir del vagón cámara en mano y dedicar unos minutos a explorarla. Así pues, por mi experiencia, es necesario dedicar un día entero de nuestra estancia en Moscú a la red del suburbano si lo hacemos en exclusiva, o dos días si lo combinamos con salidas a la superficie para conocer algunos lugares de la ciudad, especialmente los más lejanos como los rascacielos de Stalin (que ya traté en estos artículos). Claramente la mejor opción es la segunda, pues aprovecharemos mejor el tiempo.

Metro de Moscú
Partisánscaya (Партизанская)
Metro de Moscú
Aeroport (Аэропорт)

HISTORIA DEL METRO MOSCOVITA

La Historia del Metro de Moscú está íntimamente ligada al régimen soviético. La primera línea se inauguró en 1935, y en los años siguientes se llevaron a cabo las primeras ampliaciones, que se continuaron incluso durante la II Guerra Mundial. Es de destacar que en este conflicto bélico las tropas alemanas llegaron a estar a las puertas de la capital rusa y las estaciones más antiguas sirvieron de refugio para la población contra los bombardeos del enemigo. Posteriormente, durante la Guerra Fría, muchas de las estaciones fueron construidas a gran profundidad precisamente ante el riesgo de un ataque con armas nucleares, circunstancia que por fortuna nunca se produjo. Muchas de ellas se encuentran a más de 40 metros de profundidad, llegando hasta los 84 metros de Parc Pabiedi (Парк Победы). Por eso son abundantes las escaleras mecánicas muy largas.

Metro de Moscú
Metro de Moscú
Marxístscaya (Марксистская)

Aunque la red del subterráneo moscovita nunca ha dejado de ampliarse, casi todas las más lujosas y dignas de mención se remontan a la era de Iósif Visariónovich Yugasvili, más conocido como Stalin. Si bien fue el más temible de los tiranos comunistas soviéticos, no se le puede negar el buen gusto estético, pues supo imprimir un carácter propio a la arquitectura que habría de servir para glorificar a su régimen y a su ideología. Para ello se combinaron estilos históricos como el barroco y el neoclásico con los avances de la ingeniería moderna, y no se escatimó en recursos para crear unas obras que rezuman gigantismo y una grandiosidad un tanto pretenciosa.

Metro de Moscú
Paveliétscaya (Павелецкая)
Metro de Moscú
Navacusniétscaya (Новокузнецкая)

Esta arquitectura tenía como finalidad glorificar la ideología totalitaria comunista, y sus dirigentes disponían de un poder absoluto y de recursos ilimitados para ello: los materiales más lujosos, los arquitectos más cualificados y mano de obra esclava, la de miles de condenados a trabajos forzados que lo construyeron en condiciones miserables. Pero todo era un gran engaño: este palacio subterráneo pretendía mostrar la grandeza y los logros del comunismo, mientras el pueblo era sometido a privaciones materiales y a una miseria intelectual sin fin.

Metro de Moscú
Arbátscaya (Арбатская)
Metro de Moscú
Smaliénscaya (Смоленская)

Sin embargo, el comunismo soviético se derrumbó en 1991 y transcurridos casi treinta años el lujo del Metro de Moscú se mantiene con todo su esplendor. Es muy notable el respeto que los rusos tienen hacia su Historia, aceptándola como una herencia de sus antepasados y como un testimonio de una época. Esa época fue terrible para los que la vivieron, sí, pero ya forma parte inseparable del legado cultural ruso. Llama la atención el buen estado de conservación de todos los elementos decorativos, pues no falta ni siquiera una pequeña pieza de un mosaico, todo está limpio y nadie osa vandalizar una pared, una columna ni mucho menos una obra artística. Ni siquiera por su terrible significado político. En realidad, esta afirmación es aplicable a toda la ciudad en general.

Metro de Moscú
Quíevscaya (Киевская)
Metro de Moscú
Quíevscaya (Киевская)
Metro de Moscú
Smaliénscaya (Смоленская)

EL PALACIO DEL PUEBLO

Moscú es una ciudad gigantesca de más de 12 millones de habitantes, que en su mayoría han de usar el ferrocarril subterráneo para desplazarse. La red moscovita es una de las más extensas del mundo y cuenta con 14 líneas, aunque la distancia entre estaciones es bastante grande: la media es de 1800 metros entre una y otra. Como resultado, los trenes pueden circular a mayor velocidad (una media de 41 quilómetros por hora). La enorme cantidad de viajeros -es el metro más denso del mundo- obliga a conseguir una sorprendente frecuencia: suele llegar un tren cada dos minutos. Por cierto, los trenes son modelos soviéticos que también se siguen utilizando en otras ciudades rusas y del antiguo bloque comunista.

Metro de Moscú
Metro de Moscú

Para analizar la arquitectura del Metro de Moscú, en primer lugar hemos de echar un vistazo a sus accesos. A diferencia de la mayoría de los subterráneos europeos y americanos, en la capital rusa encontramos muy pocas bocas de metro, lo habitual es que las entradas sean en sí mismas pequeños edificios. En otros casos, se utiliza la parte baja de un edificio ya existente, que por lógica ha de ser muy grande. Casi siempre estos accesos son majestuosos, con ricos portalones de madera que son un anuncio de lo que nos encontraremos en el interior. Una curiosa excepción la encontramos en una de las entradas de la estación de Quíevscaya (Киевская), que fue regalada por el metro de París, y es una réplica de las famosas bocas de metro modernistas diseñadas por Hector Guimard. Sólo existen otras dos fuera de la capital gala: la de Picoas en Lisboa y la de Bellas Artes en la Ciudad de Méjico.

Metro de Moscú
Crasnapriésnenscaya (Краснопресненская)
Metro de Moscú
Tagánscaya (Таганская)
Metro de Moscú
Praspiect Mira (Проспект Мира)
Metro de Moscú
Quíevscaya (Киевская)

El diseño de las estaciones del Metro de Moscú también es poco frecuente en Europa Occidental o en América, por no decir casi inexistente. Dado que muchas estaciones se encuentran a gran profundidad, su estructura debe estar reforzada. Por este motivo casi todas las estaciones presentan un diseño con un gran pasillo central y dos andenes a los lados, separados por estructuras de descarga muy gruesas tales como muros o grandes pilones con aberturas de comunicación. Algunas veces la separación se hace mediante arcadas de columnas. Sólo en algunas estaciones modernas como Slaviansqui Bulvar (Славянский бульвар) encontramos una sola bóveda.

Metro de Moscú
Navaslabódscaya (Новослободская)
Metro de Moscú
Navaslabódscaya (Новослободская)
Metro de Moscú
Slaviansqui Bulvar (Славянский бульвар)

Aunque no es una regla fija, el pasillo central de la estación, amplio y espacioso, suele contar con grandes bancos para sentarse, siempre integrados en la lujosa decoración. Para ello es de gran ayuda el hecho de que la mayoría de las estaciones sean del tipo de grandes pilones cuadrangulares o de muros de separación, ya que dejan bastante superficie disponible para los citados bancos.

Metro de Moscú
Praspiect Mira (Проспект Мира)
Metro de Moscú
Navacusniétscaya (Новокузнецкая)

Como ya se ha dicho, la decoración no es un asunto baladí, sino que es un instrumento de adoctrinamiento político y de glorificación de la dictadura comunista. Por ello, en todas las estaciones construidas durante aquel período -que son la mayoría- encontraremos gran cantidad de estatuas y ornamentos usados para tal fin. El primero y principal es la hoz y el martillo, símbolo por excelencia del comunismo, que también estaba presente en la bandera de la Unión Soviética. Lo encontramos por doquier y en los lugares más inesperados, tales como rejas de ventilación, barandillas o arcos. Los arquitectos y escultores soviéticos demostraron gran ingenio para colocar tantas veces el mismo símbolo de manera original y nada repetitiva.

Metro de Moscú
Praspiect Mira (Проспект Мира)
Metro de Moscú
Marxístscaya (Марксистская)
Metro de Moscú
Mayacóvscaya (Маяковская)
Metro de Moscú
Paveliétscaya (Павелецкая)

Es bien sabido que el comunismo es una ideología mesiánica que suele desarrollar el culto a la personalidad de sus dictadores. De entre todos ellos, claro, sobresale Vladímir Ílich Uliánov, más conocido como Lenin, ya que tras el golpe de estado de 1917 -que ellos llaman revolución– fue el fundador de la Unión Soviética. Es por lo tanto el más culpable de todos, pero era usado como un símbolo por los gerifaltes del régimen (no olvidemos que estaba y aún sigue momificado en un mausoleo en plena Plaza Roja). Por lo tanto, rara es la estación en la que no encontramos un busto o un mosaico que lo represente con aire majestuoso.

Metro de Moscú
Bielarúscaya (Белорусская)
Metro de Moscú
Baumánscaya (Бауманская)
Metro de Moscú
Navacusniétscaya (Новокузнецкая)

Sin embargo, no es a Lenin a quien debemos el metro más grandioso del mundo, sino a Stalin, que rigió con mano de hierro los destinos de millones de desgraciados entre 1924 y 1953. Su gobierno del terror hizo parecer a Lenin una dulce colegiala. El caso es que fue durante la era de Stalin cuando se construyeron las primeras líneas del suburbano y las estaciones más monumentales. El georgiano quiso trasladar bajo tierra sus delirios de grandeza y construir lo que él llamó el palacio del pueblo. Pero curiosamente no veremos a Stalin por ningún lado, ya que a su muerte en 1953, su sucesor, Niquita Jruchov, inició un proceso de desestalinización, esto es, la represión del régimen se suavizó un poco (ojo, sólo un poco) y el culto a Stalin fue suprimido. En el Metro de Moscú todos sus retratos fueron retirados. Como ejemplo, uno de los mosaicos de la estación Bielarúscaya (Белорусская), donde su retrato fue remplazado por estas mujeres componiendo un emblema soviético.

Metro de Moscú
Bielarúscaya (Белорусская)

Otro tema recurrente son los motivos bélicos. Ya sean soldados del Ejército Rojo victorioso ante los alemanes, ya sean guerrilleros o escenas del golpe de estado de 1917 que ellos llaman revolución, es frecuente ver apuestos personajes en actitud altiva y heroica blandiendo el famoso AK-47 (vulgo Calasnicov). Eso sí, todos muy abrigados, que la guerra en el invierno estepario es más heroica.

Metro de Moscú
Bielarúscaya (Белорусская)
Metro de Moscú
Baumánscaya (Бауманская)

La variedad de elementos decorativos es enorme, ya que entre las estaciones moscovitas no hay dos diseños iguales. A la imaginación y el ingenio de sus arquitectos y a la maestría de sus artistas, hay que sumar la riqueza de los materiales empleados: mármoles de variados colores y lejanas procedencias, cerámica, madera, bronce y hasta vidrieras coloreadas que, combinados con un gusto exquisito, son un deleite para la vista.

LAS MEJORES ESTACIONES DEL METRO DE MOSCÚ

44 estaciones del suburbano moscovita han sido declaradas patrimonio cultural de la Federación Rusa. En el mapa adjunto están señaladas las 26 que me parecieron más interesantes de entre todas las que visité, aunque probablemente varias magníficas estaciones se me escaparon porque no pasé por todos sus niveles. A continuación vamos a conocer las 13 estaciones a mi juicio más espectaculares.

Camsamólscaya (Комсомoльская)

La más lujosa de todas. En ella, 68 columnas de mármol sostienen una bóveda barroca decorada con grandes mosaicos y relieves florales. El conjunto se ilumina con grandes lámparas de araña. Esta estación, inaugurada en 1952, rememora las glorias militares del Imperio Ruso, destacadas por Stalin en un famoso discurso de 1941 que sirvió para arengar a los soviéticos en su resistencia a la invasión alemana. Los mosaicos representan a varios grandes generales rusos en batallas históricas, aunque no faltan Lenin y otros motivos comunistas. Tiene dos niveles, de los cuales el grandioso es el de la línea marrón (circular).

Metro de Moscú
Camsamólscaya (Комсомoльская)

Navaslabódscaya (Новослободская)

Gruesos pilares y una bóveda de elegantes formas curvas, realizados en mármol de los Urales, con molduras de latón y 32 vidrieras iluminadas desde el interior. Con su aire modernista, es sencillamente preciosa. Al fondo del andén hay un gran mosaico titulado Paz para todo el mundo. Fue inaugurada en 1952 y se encuentra en la línea marrón (circular).

Metro de Moscú
Navaslabódscaya (Новослободская)
Metro de Moscú
Navaslabódscaya (Новослободская)

Praspiect Mira (Проспект Мира)

El pasillo central de la estación de la avenida de la Paz está compuesto por grandes pilares de mármol con remates de cerámica vidriada que representan diferentes aspectos de la producción agrícola soviética. De la bóveda cuelgan grandes candelabros. Inaugurada en 1952, tiene dos niveles de los cuales el de gran valor artístico es el de la línea marrón (circular).

Metro de Moscú
Praspiect Mira (Проспект Мира)

Mayacóvscaya (Маяковская)

A pesar de su aire moderno, es de las más antiguas, ya que data de 1938. Este aspecto futurista fue buscado expresamente no sólo en su diseño, sino también en su nombre, que homenajea al escritor futurista soviético Vladímir Mayacovsqui. Fue un prodigio de la ingeniería de su época, pues fue la primera del mundo sostenida por una fila de pilares y arcos, lo que dio lugar a un nuevo tipo de estación y por su solidez fue usada como refugio antiaéreo durante el asedio alemán. Los materiales usados son el acero inoxidable y la rodonita rosada y el resultado es realmente impresionante. Sólo tiene un nivel y está en la línea verde.

Metro de Moscú
Mayacóvscaya (Маяковская)

NO OLVIDES LLEVAR SIEMPRE UN BUEN SEGURO DE VIAJE

Electrasavódscaya (Электрозаводская)

Esta estación fue inaugurada en 1944, en plena II Guerra Mundial, lo que tiene su reflejo en los 12 bajorrelieves de mármol que decoran los grandes pilones que separan los accesos a los andenes. Las escenas ilustran la dura lucha en la retaguardia. El diseño de la bóveda es impresionante, con 318 lámparas fluorescentes redondas dispuestas en seis filas. Tiene sólo un nivel y está en la línea azul oscura.

Metro de Moscú
Electrasavódscaya (Электрозаводская)

Tagánscaya (Таганская)

Otra estación que sigue el habitual diseño de grandes pilones, en esta ocasión decorados con grandes paneles de mayólica (azul en el pasillo central, blanca en los andenes) que glorifican a héroes militares o diferentes cuerpos de los tres ejércitos soviéticos. Tiene dos niveles: el destacable forma parte de la línea marrón (circular), fue inaugurado en 1950 y está a 53 metros de profundidad. El otro nivel, de la línea morada, es de escaso interés.

Metro de Moscú
Tagánscaya (Таганская)

Bielarúscaya (Белорусская)

La estación de Bielorrusia tiene dos niveles: el de la línea verde oscura es el más antiguo, inaugurado en 1938 con ricos mármoles pero discreto diseño; en cambio el de la línea marrón (circular) -en la foto- data de 1952 y es el más bonito y refinado. Gruesos pilones de mármol, una bóveda de yeso repleta de bajorrelieves y ocho mosaicos que representan escenas de la vida tradicional de Bielorrusia, nación en aquella época perteneciente a la Unión Soviética.

Metro de Moscú
Bielarúscaya (Белорусская)

Plóchad Revaliutsii (Площадь Революции)

Esta estación de 1938 está situada en la plaza de la Revolución, que le da nombre. El pasillo central se comunica con los andenes por medio de unos arcos realizados en mármoles rojizos y amarillos. Aquí el elemento distintivo son los 20 personajes de bronce -repetidos cuatro veces cada uno- realizados en el llamado realismo socialista, que a pesar del nombre no tiene nada de realista, ya que es una visión idealizada de la supuestamente perfecta sociedad comunista. Los personajes ocupan las bases de los arcos y son bastante variados: desde soldados hasta campesinos pasando por deportistas. Sólo tiene un nivel y está en la línea azul oscura.

Arbátscaya (Арбатская)

En 1941 una bomba alemana destruyó la antigua estación Arbátscaya, razón por la cual en 1953 se construyó otra a 41 metros de profundidad y con bóveda elíptica para servir de refugio antiatómico si llegaba el caso. La decoración es a base de motivos florales y candelabros de bronce. La estación tiene sólo un nivel y está en la línea azul oscuro. La antigua estación -de mucho menor interés- se reconstruyó y está en la línea azul claro, pero ambas no tienen comunicación entre sí.

Metro de Moscú
Arbátscaya (Арбатская)

Quíevscaya (Киевская)

La estación de Quiev indudablemente merece una visita, pues consta de tres niveles, todos ellos magníficos. Tanto el situado en la línea marrón (circular) como el situado en la azul oscura presentan la habitual estructura de grandes pilones cuadrados y un estilo de aire barroco -aunque con diseños diferentes- con paneles que representan escenas tradicionales de Ucrania (país que en aquella época formaba parte de la Unión Soviética). El tercer nivel es diferente, pues es una estación de columnas de mármol ricamente decoradas. Fueron inauguradas respectivamente en 1954, 1953 y 1937.

Metro de Moscú
Quíevscaya (Киевская)
Metro de Moscú
Quíevscaya (Киевская)

Paveliétscaya (Павелецкая)

Esta estación tiene dos niveles y ambos son dignos de mención. En la línea verde oscura la estación se compone de dos grandes arcadas sobre columnas de mármol decoradas con unos magníficos relieves de la hoz y el martillo. Fue abierta en 1943, durante la II Guerra Mundial. Por otro lado, en la línea marrón (circular) encontramos un diseño totalmente diferente, el habitual de los grandes pilones cuadrados, en este caso realizado en el característico estilo estalinista, con robustas columnas de mármol y capiteles jónicos. Fue inaugurada en 1950.

Metro de Moscú
Paveliétscaya (Павелецкая)
Metro de Moscú
Paveliétscaya (Павелецкая)

Navacusniétscaya (Новокузнецкая)

Esta preciosa estación también se inauguró en plena guerra, en 1943. Sigue el diseño de muros laterales con aberturas de paso a los andenes. Los paneles octogonales y los relieves de la bóveda honran la industria de guerra y a los soldados del Ejército Rojo. Pero lo más grandioso son los magníficos bancos de mármol que cubren gran parte de los muros. Tiene un solo nivel y está en la línea verde oscura.

Metro de Moscú
Navacusniétscaya (Новокузнецкая)

Slaviansqui Bulvar (Славянский бульвар)

La espectacular estación del paseo Eslavo (ése es el significado del nombre) es una excepción por varios motivos. Primero, por ser moderna, de 2008. Además, conserva la plataforma central con andenes laterales, pero es una de las escasas que tiene una sola bóveda que cubre todo el conjunto. Esto es posible gracias a que está situada a poca profundidad. Los muros están cubiertos de mármol verde cubano y los elementos metálicos son de aire modernista parisino. Tiene un solo nivel y está en la línea azul oscura.

Metro de Moscú
Slaviansqui Bulvar (Славянский бульвар)

Hoy nos maravillamos con la belleza del Metro de Moscú, pero no debemos olvidar que representa el poder absoluto de un régimen opresivo y alienante. Uno no puede evitar preguntarse qué pensarían los millones de personas que, durante varias generaciones, caminaron por sus lujosos pasillos mientras vivían una existencia miserable y sin esperanzas de prosperidad. A diferencia de lo que ocurre en España, los rusos han entendido que la Historia hay que conservarla, analizarla y comprenderla, no reescribirla al antojo de unos cuantos imbéciles. Cada busto de Lenin, cada emblema con la hoz y el martillo, es un fragmento de la Historia de Rusia y de la Humanidad.

TEXTO Y FOTOS © LAGARTO ROJO
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

ARTÍCULOS ANTERIORES

SÍGUEME EN INSTAGRAM

2 comentarios sobre “El metro de Moscú, el “Palacio del Pueblo” de Stalin

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s