Verona (I): Mucho más que Romeo y Julieta

REPÚBLICA ITALIANA

Verona es una ciudad bendecida y al mismo tiempo maldecida por una obra literaria. Esa obra famosa se llama Romeo y Julieta. Ha dado fama a la ciudad y ha atraído muchas miradas sobre ella, pero al mismo tiempo tiene el riesgo de esconder la verdadera riqueza monumental que atesora esta localidad véneta. A diferencia de, por ejemplo, los Amantes de Teruel -que sí son reales y posiblemente inspiraron al dramaturgo inglés de impronunciable nombre-, aquéllos no existieron y por lo tanto cualquier lugar que sea presentado como relacionado con los personajes de la tragedia es falso. A continuación vamos a visitar la Verona real, una ciudad llena de Historia y Arte.

UNA CIUDAD DE RICO PASADO

La segunda ciudad más monumental del Véneto (tras Venecia, claro) fue fundada en un pronunciado meandro del río Adigio. Tiene 260.000 habitantes y es una de las siete capitales de provincia de la región. Ya desde tiempos de los romanos era un nudo de comunicaciones importante y hoy sigue teniendo una situación geográfica envidiable: a sólo 30 quilómetros del lago de Garda, a medio camino entre Venecia y Milán, rodeada por una agradable campiña y no lejos de la preciosa región montañosa de los Dolomitas. Además, su pequeño tamaño hace que se pueda recorrer a pie y conocer sus principales monumentos y lugares de interés en una sola jornada, aunque es preferible dedicarle dos o incluso tres para, con más calma, disfrutar bien de ella.

Verona
Verona
Verona

Verona tiene más de 2.000 años de antigüedad, pero su época de apogeo la alcanzó entre los siglos XIII y XIV, bajo el dominio de la familia Scaligeri, también llamada Della Scala. En esa época extendió su dominio por la región del lago de Garda y rivalizó con otras ciudades-estado vecinas. En 1405 cayó en poder de la Serenísima República de Venecia, a la cual estuvo unida hasta su disolución en 1797. Desde entonces siguió el mismo destino que toda la región del Véneto: ocupación napoleónica, dominación austriaca hasta 1866 y posterior adhesión al Reino de Italia. En el siglo XVI vivió el hijo más ilustre de la ciudad, Paolo Caliari, llamado Veronés, uno de los grandes maestros de la pintura italiana.

Verona
Verona
Verona

Una advertencia: vamos a callejear por el centro histórico de Verona en todas direcciones, con la intención de alcanzar sus principales plazas y lugares panorámicos, lo que nos va a permitir tener una visión de conjunto y admirar los edificios más insignes. Sin embargo, no deberemos dejar de fijarnos con detalle en los inmuebles de todas las épocas que aparecerán ante nuestra vista, ya que nos encontraremos con auténticas sorpresas. Algunos son tan antiguos que conservan ventanas con arcos góticos, otros con decoraciones barrocas, algunos más modestos cuyo deterioro muestra las cicatrices que ha dejado el paso de los siglos. Incluso existe un edificio que conserva, adosadas, las ruinas de la Puerta de los Leones, de la época romana. Así que ya sabes, los ojos bien abiertos.

Verona
Verona
Verona

LA PLAZA BRA‘ Y EL ANFITEATRO ROMANO

Un buen lugar para comenzar nuestro recorrido por la Verona monumental es la plaza Bra’, punto de unión entre la ciudad antigua y la nueva, justo al interior de la muralla medieval. Esta muralla presenta almenas con forma de cola de golondrina, típicas de las construcciones de los Scaligeri. El nombre de esta plaza proviene de braida, palabra de origen germánico que significa explanada. Antiguo lugar de mercado, hoy es una de las mayores plazas de Italia, aunque por su forma irregular parece haber sido urbanizada sin ninguna planificación.

Verona

Tras atravesar la puerta de la muralla, a la derecha vemos el Palacio de la Gran Guardia (antiguo acuartelamiento de la Guardia Ducal veneciana y hoy palacio de exposiciones) y el Palacio Barbieri (hoy ayuntamiento), ambos algo mastodónticos. A la izquierda, una hilera de cafés con terrazas de aire muy italiano. Media plaza la ocupa una zona ajardinada presidida por la estatua ecuestre del rey Víctor Manuel II , una estatua que se repite por doquier en las ciudades italianas. Estos jardines y en general toda la plaza son el lugar predilecto de reunión de los veroneses.

Verona
Verona
Verona

Detrás, la otra mitad de la plaza la ocupa el anfiteatro (l’arena). De finales del siglo I, fue uno de los mayores del Imperio Romano y tiene 44 hileras de asientos con capacidad para 25.000 espectadores. Casi toda su fachada exterior se derrumbó a causa del terremoto de 1117, de modo que ha quedado su estructura interior al descubierto. En verano se habilita para representaciones líricas y su interior puede decepcionar un poco si uno lo encuentra lleno de hierros y focos, si bien el resto del año se puede apreciar en toda su plenitud.

Verona
Verona
Verona

Es posible pasear por sus galerías interiores y subir hasta la parte más alta del graderío. Es uno de los anfiteatros romanos mejor conservados, de hecho -si exceptuamos la fachada- bastante mejor que su homólogo de Roma, al cual ya dediqué este artículo. Constituye una versión reducida de aquél, y es más agradable de visitar pues no está masificado y no es necesario hacer cola para entrar. También, aunque en menor número, es posible ver algunos legionarios a la caza de clientes que quieran hacerse una foto con ellos.

Verona
Verona
Verona

A la izquierda del anfiteatro comienza la calle de Giuseppe Mazzini, una estrecha vía llena de comercios y turistas que nos llevará directamente al corazón del casco antiguo. Caminando por esta larga y bonita calle podemos ver asomarse, al fondo, una esbelta torre de aire señorial. No se trata de un campanario, pero es la torre más importante de Verona, como veremos más tarde.

Verona
Verona

EN EL CORAZÓN DEL CASCO ANTIGUO

Desembocamos en la preciosa plaza de las Hierbas (piazza delle Erbe), antiguo foro romano, hoy llena de animación gracias al mercado permanente que la ocupa, y que está dirigido especialmente a los turistas. En el interior de la plaza se alinean varios monumentos: la Columna del Mercado, el Capitello o Tribuna (desde la cual se leían los decretos y sentencias), la fuente de Madonna Verona (una diosa romana que representa a la ciudad) y la Columna de San Marcos, símbolo de la República de Venecia.

Verona
Verona
Verona

La plaza de las Hierbas es muy alargada y está rodeada de edificios antiguos de gran encanto entre los cuales destacan algunos especialmente llamativos, como el barroco Palacio Maffei -justo detrás del león veneciano- o algunos otros decorados con frescos, algo relativamente frecuente en el norte de Italia. En un lado de la plaza se erige la torre que ya veíamos a lo lejos hace un rato, y junto a ella un arco; lo atravesamos y llegamos a otra plaza.

Verona
Verona
Verona
Verona

Estamos ahora en la plaza de los Señores (piazza dei Signori), mucho más tranquila que la anterior pero no por ello menos interesante. La rodean grandes palacios institucionales, todos ellos de gran valor histórico: Empezando por el lado izquierdo, porticada, la Lonja del Consejo (Loggia del Consiglio), del siglo XV. Enfrente, el Palacio del Gobierno (siglo XIII), con las inconfundibles almenas de cola de golondrina, residencia de los señores Scaligeri y, en el periodo veneciano, de los podestà (nombre que designaba al primer magistrado de la ciudad). En el centro de la plaza, una estatua de Dante Alighieri. A la derecha está el Palacio del Comune o de la Ragione (siglo XII), al cual pertenece la dichosa torre de remate octogonal que venimos viendo desde hace un buen rato. Es la torre de los Lamberti, con mirador abierto al público y, como es fácil imaginar, unas magníficas vistas panorámicas.

Verona
Verona
Verona

NO OLVIDES LLEVAR SIEMPRE UN BUEN SEGURO DE VIAJE

Efectivamente, desde el mirador se domina todo el centro histórico y se alcanza a ver los límites de la ciudad. Tenemos una vista general de las dos plazas que acabamos de visitar, situadas a los pies de la torre, una a cada lado. Se distinguen perfectamente todos los palacios que acabamos de contemplar. Además, a una cierta distancia atisbamos unos cuantos campanarios, pero sobre todo se destacan dos grandes iglesias que sobresalen entre los pequeños edificios, que por lo general no superan las cuatro plantas. Se trata de dos joyas del arte italiano: la catedral de Verona -con campanario blanco- y la iglesia de Santa Anastasia -que lo tiene de ladrillo rojizo-, las cuales conoceremos más tarde.

Verona
Verona
Verona

Una vez que bajamos de la torre, volvemos a la plaza de los Señores y al fondo otro arco nos permite pasar a una plazuela más. En este curioso lugar se encuentran las Arcas Scalígeras (Arche Scaligere). Los señores de Verona -de la ya mencionada familia Scaligeri o Della Scala- mandaron edificar sus sepulcros a muy pocos metros de su palacio, entre éste y la iglesia de Santa María la Antigua. Se trata de varios mausoleos góticos rodeados por una balaustrada de mármol con una verja de hierro forjado. La iglesia es románica y sobre su portada está la tumba de Cangrande I. Desde allí podemos callejear en dirección al río Adigio.

Verona

UN PASEO POR LA RIBERA DEL ADIGIO

Varias callejuelas desembocan en la ribera del río, una calle peatonal que con su balaustrada de piedra forma un largo mirador sobre las aguas. Las vistas son magníficas, así como también desde el Puente de Piedra hacia las dos orillas. El puente, situado en el centro del meandro, es romano y fue destruido en la II Guerra Mundial. Su reconstrucción duró más de veinte años con las propias piedras recogidas del lecho del río.

Verona
Verona
Verona
Verona

En la orilla opuesta están las ruinas del teatro romano -que hoy se sigue usando para celebrar conciertos u obras teatrales- y una pequeña colina con palacetes flanqueados por cipreses. Desde el museo del teatro, en lo alto de esa colina, tenemos unas buenas vistas de la ciudad, pues en el mismo panorama podemos ver todo el casco antiguo y el río rodeándolo, mientras que desde la torre de los Lamberti lo vemos todo, pero en una visión de 360º. Eso sí, las vistas desde el teatro son hacia el sur, lo que casi siempre produce un molesto contraluz.

Verona
Verona
Verona

Si seguimos por la ribera del Adigio hacia el oeste acabaremos llegando a la fortaleza Castelvecchio, del siglo XIV, que hoy acoge un magnífico museo que atesora obras de los mejores pintores veroneses y vénetos, como por ejemplo Mantegna, Veronés, TiépoloTintorettoGuardi… El Castillo está unido al bonito puente Scalígero, ya que ambos fueron construidos simultáneamente en el siglo XIV por Cangrande II della Scala. Tanto sus nombres como las características almenas de cola de golondrina delatan su origen. Por cierto, este puente también fue volado en 1945 y reconstruido fielmente después.

Verona
Verona
Verona
Verona

EL GRAN FRAUDE: LA CASA DE JULIETA

En Verona quizá veamos a mucha gente que dirige sus pasos a ver la casa de Julieta. Como es obvio, es falsa, y además es un monumento al mal gusto. Se trata del patio de un palacete gótico donde se ha colocado una estatua de una mujer (supuestamente Julieta) a la que le han desgastado un seno de tanto sobarlo, porque dicen que da suerte para ligar. Ridículo… no obstante lo cual siempre hay cientos de personas que se hacen la dichosa fotito sin ningún pudor. Los muros del recinto están llenos de pintarrajos y chicles sin que las autoridades hagan nada para evitarlo, y tampoco falta la inevitable tienda de recuerdos. Una patraña cutre que una ciudad de la categoría de Verona ni necesita ni merece.

Verona
Verona
Verona
Verona

Aquí terminamos la primera parte del paseo por Verona. No, no hemos visto todo ni muchísimo menos, ya que hemos pasado por alto deliberadamente las iglesias de la ciudad, las cuales apenas hemos visto de lejos. Obviamente, en una ciudad de la antigüedad y la monumentalidad de Verona, es fácil imaginar que las iglesias merecen un recorrido detallado. Y eso es precisamente lo que haremos en la segunda parte de este artículo, en el que visitaremos ni más ni menos que cuatro iglesias extraordinarias.

TEXTO Y FOTOS © LAGARTO ROJO
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

ARTÍCULOS ANTERIORES

SÍGUEME EN INSTAGRAM

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s