Quito (III): Del “Escorial de América” al cerro del Panecillo

REPÚBLICA DEL ECUADOR

El casco antiguo de Quito puede ser considerado un museo al aire libre en el que podemos seguir las huellas de la Historia. Un casco antiguo que mezcla admirablemente las construcciones de la ciudad española y otras añadidas en los últimos dos siglos, sin apenas estridencias. Sin embargo, si de museos se trata, la capital de Ecuador también puede dar muestras de estar bien servida. En este artículo vamos a recorrer las calles situadas al sur de la Plaza Grande, que es precisamente donde se encuentran los tres museos más destacados de la ciudad: el Museo de San Francisco, el Museo de Arte Precolombino y el Museo de la Ciudad de Quito.

EL CONVENTO DE SAN FRANCISCO

La fama adquirida por la grandiosa iglesia de la Compañía, que ya vimos en otro artículo, tiende a ensombrecer este conjunto monástico que por sus dimensiones y por su riqueza merece un capítulo aparte en un recorrido por la capital ecuatoriana. Para entender su importancia, es necesario destacar que se trata del más grande conjunto arquitectónico construido en toda la América Española: en sus más de 40.000 metros cuadrados encontramos nada menos que 13 claustros, de ellos seis de grandes dimensiones, tres iglesias y una extraordinaria colección de arte sacro español. Por este motivo, recibió el sobrenombre de El Escorial del Nuevo Mundo. Por cierto, la recuperación de este grandioso monumento histórico ha sido llevada a cabo gracias a la Cooperación Española, uno más de los muchos ejemplos que he encontrado ya por toda Hispanoamérica.

Ecuador
Ecuador

La fachada del conjunto ocupa todo un lado de la plaza homónima, un gran espacio que con la gran escalinata de acceso le confiere aún más magnificencia. La iglesia principal es sencillamente una maravilla: se compone de tres naves, la central profusamente decorada con dibujos mudéjares y cuadros de artistas quiteños. La cubierta es un artesonado barroco -que sustituyó el original, destruido en un terremoto- con telas pintadas representando vidas de santos. Pero todo esto apenas es un anticipo de la espectacular cabecera con sus tres riquísimos y dorados altares. El retablo mayor, recargado y majestuoso, alberga una obra de 1734 del más importante artista de la Escuela Quiteña, Bernardo de Legarda, llamada la Virgen de Quito. Una versión gigante de ella corona el cerro del Panecillo, como veremos más adelante.

Ecuador
Ecuador
Ecuador
Ecuador
Ecuador

A lo largo de la visita se recorren algunos claustros, incluido el mayor de todos, organizado en torno a un bonito jardín repleto de altas palmeras. También se accede al coro de la iglesia, en el cual se conserva un artesonado mudéjar original del siglo XVI que recuerda indefectiblemente a los realizados en Aragón o Andalucía. La factura de todos estos artesonados, tanto mudéjares como barrocos, es impecable. Es realmente impresionante cómo se pudo mantener esta tradición en América con tanta fidelidad a los originales; una tradición creada varios siglos atrás a miles de quilómetros de distancia. Contemplar algo así en Quito es ciertamente una llamada a nuestra conciencia como hispanos; nos recuerda que América es España, por más que se intente ocultar.

Ecuador
Ecuador
Ecuador

En algunos de los claustros se expone una selección de las más de 3.500 obras del patrimonio que atesoró esta institución monástica durante toda la época española. La mejor imaginería barroca de hondas raíces españolas; una estupenda colección de crucificados; obras maestras de la Escuela Quiteña, como una serie de ocho lienzos de Miguel de Santiago; o la sorprendente Sala del Alabastro, donde podremos admirar un delicado trabajo: una serie de cuadros pintados directamente sobre este bellísimo material. Este museo, cuidado con esmero y presentado en uno de los más grandiosos conjuntos arquitectónicos de América, es una de las mejores colecciones de arte sacro de aquel continente. Una visita imprescindible en Quito.

Ecuador
Ecuador
Ecuador

LA CASA DEL ALABADO

El Museo de Arte Precolombino es de gran interés no sólo por su contenido sino también por la casa donde se encuentra, una de las más antiguas de Quito. Data del siglo XVII y su nombre proviene de una inscripción sobre el dintel de la puerta que reza: ALABADO SEA EL SANTÍSIMO SACRAMENTO 1671. Si bien su fachada no es destacable, el interior es magnífico. Conserva intacta su estructura con varios patios interiores y las diferentes estancias donde hoy se exponen las piezas de la colección, una de las mejores de este género que he podido ver en América.

Ecuador
Ecuador
Ecuador

Aunque el museo en sí no es muy grande, la colección atesora unas 5.000 piezas de gran valor e interés. A través de una acertada presentación se muestra el arte de las culturas precolombinas que vivieron en el actual Ecuador en un largo período que se cerró con los incas, los últimos invasores y brevísimos dominadores. Un doble enfoque nos permite acercarnos a la cosmovisión de esos pueblos y apreciar la maestría que alcanzaron en sus representaciones.

Ecuador

EL ANTIGUO HOSPITAL DE SAN JUAN DE DIOS

El Hospital de San Juan de Dios fue uno de los más antiguos en toda América, ya que fue fundado en 1565 y rindió servicios de atención médica hasta 1974. A partir de 1998, siendo ya de titularidad pública, fue reconvertido en museo con la finalidad de mostrar la evolución de Quito como urbe y como sociedad a lo largo de los siglos. Al comenzar la visita se puede acceder al interior de la pequeña y curiosa capilla que se ve desde la calle, bajo el arco de la Reina, como ya vimos en el primer artículo de esta serie. El edificio conserva su estructura tal como fue construido allá por el siglo XVI, y como es de esperar se diría sacado de algún lugar de la España meridional. Se conservan perfectamente varios patios y la iglesia renacentista, que es posible contemplar desde el coro alto.

Ecuador
Ecuador
Ecuador
Ecuador

En sus diferentes salas, la exposición hace un recorrido por la Historia de la ciudad en sentido cronológico. En la primera sección se trata de las sociedades indias previas a la fundación de la ciudad, algo que evidentemente sobra, más aún cuando a muy poca distancia hay un museo de arte precolombino. Después se muestra la sociedad quiteña en la época española, erróneamente llamada colonial. En esta sección los responsables del museo no tienen pudor en mostrar incluso una reconstrucción de una reata de esclavos indios dirigidos a latigazos por los soldados españoles, algo que jamás existió. Una calumnia vergonzosa que produce sonrojo e indignación, pero que sirve al objetivo de adoctrinar en el habitual relato falso de la Historia de Hispanoamérica. Por lo demás, esta sección es rica en objetos, enseres y vestimentas de dicho período, incluso podemos ver un precioso suelo de madera que reproduce el plano de la ciudad en la época fundacional. El recorrido continúa con sendas secciones dedicadas a los siglos XIX y XX.

Ecuador
Ecuador
Ecuador

En definitiva, el Museo de la Ciudad de Quito ofrece el típico relato oficial que por desgracia domina en Hispanoamérica: un excesivo peso histórico de los indios (incluso donde su presencia es nula o casi nula) y del período independiente, al tiempo que se minimiza la importancia de la época española, que se adereza con calumnias y viles mentiras. Y ello a pesar de que dicho período no solamente fue el más largo y el más próspero, sino que fue el fundamental en el nacimiento y el desarrollo de la ciudad. Por lo demás, el museo no se olvida de su pasado como hospital, ya que se ha reproducido la enfermería regida por los monjes en el siglo XVII. Además, el balcón del segundo piso, orientado al sur, ofrece una vista cercana e inmejorable del cerro del Panecillo y la estatua que lo corona, que ya hemos visto desde varios puntos de la ciudad. Asimismo, se pueden ver -una vez más- los barrios humildes de las laderas más próximas.

Ecuador
Ecuador
Ecuador
Ecuador

EL CERRO DEL PANECILLO, EL MEJOR MIRADOR DE QUITO

Vamos a concluir esta serie dedicada a la capital ecuatoriana subiendo al cerro del Panecillo. Éste es el cerro coronado por una singular estatua que se distingue desde prácticamente todo el centro histórico cuando miramos hacia el sur, o para ser más exactos hacia el sudoeste. Ya hemos visto su silueta recortándose en el encapotado cielo quiteño en varias ocasiones. Llegar hasta el Panecillo es fácil, apenas un paseo de quince minutos desde la Plaza Grande, y subirlo también lo es, pues hay unas escaleras dispuestas para ello. Sin embargo, por lo que cuestan un taxi o un úber en Ecuador, nos podemos ahorrar el esfuerzo.

Ecuador
Ecuador
Ecuador

La panorámica es inmejorable, ya que ante nuestros ojos se extiende todo el centro histórico. Con poco esfuerzo (y un buen objetivo) podremos distinguir los edificios más destacados y podremos hacer mentalmente un paseo a través de los diferentes periodos de la Historia quiteña. También se aprecian los nuevos barrios que han ido inundando las laderas de los cerros cercanos. Por la orientación del mirador, si el día es soleado la iluminación será óptima a cualquier hora del día. Sin embargo, en los Andes frecuentemente estará nublado o encapotado, por lo que será mejor ir en las horas centrales del día para que las fotos no salgan muy oscuras. Una sesión al caer la noche también puede ser una buena idea, ya que la iluminación de las calles tejerá una brillante y colorida malla sobre esta cuadriculada ciudad. En este caso además fue posible gozar de la esquiva hora azul, ésa que siempre perseguimos pero no siempre aparece.

Ecuador
Ecuador

Acceder al mirador del Panecillo al caer la noche nos permite contemplar la estatua que corona este cerro cuando se ilumina. Sin duda, con esta luz artificial gana bastante, ya que su color grisáceo y sus formas poco agraciadas no le favorecen durante el día. Se trata de una réplica a gran tamaño de la Virgen de Legarda, una pequeña estatua de madera realizada por el ya citado Bernardo de Legarda en el siglo XVII y que, como hemos visto antes, se encuentra en la iglesia de San Francisco. Este gran artista de la Escuela Quiteña no tuvo en este caso su mejor día, pues representó a María de una forma extraña -con alas, por estar en actitud de subir al cielo (¡!),- y además en una rara torsión. La Virgen del Panecillo, de 41 metros, tiene el curioso honor de ser la estatua de aluminio más alta del mundo. Sus 7.400 planchas de este material fueron realizadas en España, concretamente en Madrid, y ensambladas después como un rompecabezas en lo alto del cerro. Fue inaugurada en 1975.

Ecuador
Ecuador

Ahora, al caer la noche y contemplando toda la ciudad a mis pies, es el momento de recapitular recuerdos y sensaciones. Quito es el resultado de una rica Historia que comenzó con su fundación en 1534, y desde entonces ha visto largos períodos de prosperidad, pero también rebeliones, asedios y magnicidios. Fue capital de la Real Audiencia de Quito y hoy es capital de la República del Ecuador. Una hoya entre cerros y montañas; conquistadores, rebeldes, presidentes y artistas; ricas iglesias y también alguna un tanto extravagante; modernos museos en antiguos palacios, hospitales y conventos; plazas de vida tranquila y un tráfico a veces un tanto denso; ricas comidas, cuadriculadas calles, bellas mujeres y sobre todo, gente amable y acogedora. Todo esto es Quito.

TEXTO Y FOTOS © LAGARTO ROJO
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

ÚLTIMOS ARTÍCULOS PUBLICADOS

Anuncios

3 comentarios sobre “Quito (III): Del “Escorial de América” al cerro del Panecillo

  1. Realmente fantastico todo el artículo, la verdad, aunque no creo que vaya a Quito, la descripción tan detallada de todo y minuciosa de todo el relato, da la sensación de que he estado alli durante los minutos que he leido, vuelvo a repetir, no tenia ni idea, de que era asi de precioso.
    Mejor imposible.
    un saludo

    Me gusta

    1. Muchas gracias por el comentario. Es muy gratificante saber que lo has sentido así, ya que el objetivo es precisamente que los lectores puedan conocer los lugares que visito y en cierto modo se sientan como si fueran ellos los protagonistas del viaje.
      Un saludo.

      Me gusta

Responder a Pulseras Elegantes Seviatelle Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s