Quito (I): En el corazón de la ciudad española

REPÚBLICA DEL ECUADOR

Al llegar al centro de Quito, ya sea desde el aeropuerto o desde la moderna terminal de autobuses, la ciudad ofrece el mismo aspecto que la mayoría de las grandes urbes hispanoamericanas. Grandes y anodinas avenidas, desorden urbanístico, tráfico de pesadilla… Pero además comparte algo con otras ciudades fundadas a lo largo de la interminable cordillera andina, esto es, que las montañas son compañeras inseparables del entorno urbano. Se ven por todos lados, a nuestro alrededor, e incluso una de ellas debería ser -según había leído- un gran volcán, el Pichincha. Algo muy infrecuente en nuestro continente, donde ninguna gran ciudad se encuentra en el centro de una cordillera. En Europa apenas hay pequeñas localidades entre montañas. Pero claro, al otro lado del Atlántico nuestros antepasados encontraron unas circunstancias geográficas y climáticas muy diferentes. 

Efectivamente, Quito está situado a 2.850 metros sobre el nivel del mar. Eso es casi lo que miden muchos picos de los Pirineos o de los Alpes, unas montañas cuyas cumbres están nevadas durante gran parte del año. Y otras urbes andinas, como por ejemplo Bogotá, Cuzco, Puno o La Paz, están a esa altura o incluso más. El motivo es que están muy cerca de la línea ecuatorial, mientras que nosotros estamos muy alejados de ella. Cuando en nuestra latitud a 2.000 metros ya no suele haber arbolado, allá encontramos millones de personas viviendo tranquilamente a 3.000 metros y más. El caso es que Quito fue creciendo en una hoya bastante estrecha, de manera que hoy es una ciudad muy alargada en sentido norte-sur. Como resultado, en pleno centro podemos ver, en el otro sentido, calles empinadas que suben por las muy cercanas laderas.

Ecuador
Ecuador

1534: SEBASTIÁN DE BELALCÁZAR FUNDA QUITO

Aunque en este mismo lugar hubo una población en el período inca e incluso antes, la fundación de Quito como tal se produjo el 6 de diciembre de 1534. A este respecto cabe aclarar que los incas, viéndose derrotados sin remedio, incendiaron y destruyeron la ciudad, y sobre sus ruinas los españoles fundaron otra completamente nueva. El protagonista de este hecho fue el gran conquistador Sebastián de Belalcázar, que recorrió gran parte de América y también tuvo tiempo de fundar Guayaquil, Cali y Popayán. El lugar exacto es una plazuela situada en la confluencia de la calle que lleva su nombre -una de las principales del casco antiguo- y la de José Joaquín Olmedo. Allí mismo se erige un monumento dedicado al fundador. Por cierto, Sebastián de Belalcázar, quien tomó su apellido de su pueblo natal -una costumbre muy extendida en la época- era extremeño como la mayoría de los héroes de la Conquista de América: Hernán Cortés, Francisco Pizarro, Vasco Núñez de Balboa, Pedro de Alvarado, Francisco de Orellana, Pedro de Valdivia, Hernando de Soto… y es que la pequeña localidad de Belalcázar, aunque hoy es andaluza, hasta 1833 formaba parte de Extremadura.

Ecuador
Ecuador

EL CURIOSO ORIGEN DE LA PLAZA GRANDE

Desde su construcción en el siglo XVII, la plaza más importante de la capital ecuatoriana se llamó, como era habitual en el periodo español, Plaza Mayor. Las autoridades ecuatorianas respetaron su nombre histórico durante nada menos que un siglo, hasta 1909, cuando pasó a llamarse oficialmente plaza de la Independencia. Sin embargo, los quiteños siguen llamándola sencillamente Plaza Grande, nombre popular que ya tuvo desde sus orígenes. Ocurre que esta nueva y definitiva plaza destacaba sobre la de Belalcázar -la provisional- porque era más grande y de ahí su nombre. En 1612 se trasladaron allí los poderes de la ciudad, que se asientan en los cuatro lados.

Ecuador

La plaza Grande es un cuadrado de 90 metros de lado, lo que da una superficie aproximada de 8.100 metros cuadrados. Durante el periodo español fue una explanada que se usaba principalmente como mercado y para festejos de todo tipo, por ejemplo taurinos. Así se mantuvo hasta finales del siglo XIX, cuando se añadieron unos jardines al estilo francés, diseño que se mantiene hasta hoy. En el centro había una fuente que se sustituyó por una estatua de Isabel la Católica con ocasión del IV Centenario del Descubrimiento de América. Eran otros tiempos, cuando en aquel continente aún honraban sus orígenes… Pero poco duró esa buena idea, ya que en 1909, al mismo tiempo que se cambiaba el nombre de la plaza, el monumento era sustituido por otro, el cual homenajea a los cabecillas de la rebelión de 1809.

Ecuador

Es un espacio muy agradable que ha conservado en esencia la arquitectura original, si bien con algunos cambios. Llama la atención la gran cantidad de gente que pasea entre sus parterres o se sienta despreocupadamente en los bancos a charlar u observar a otros paseantes. En general la vida en el casco antiguo de Quito -no obstante el pesado tráfico- es relajada, tiene un aire propio de ciudad pequeña. Sin embargo, también muchos curiosos se congregan alrededor de charlatanes de todo pelaje que sermonean a la multitud sobre dioses atemorizantes y castigos infernales, algo que en estos tiempos parece ser una plaga en Hispanoamérica. Mientras, en los soportales del lado norte, los limpiabotas -un oficio aún vivo en aquel lado del Atlántico- se afanan en sacar brillo al calzado de los quiteños.

Ecuador
Ecuador

Excepto en el caso del lado oriental, -donde está el edificio del Ayuntamiento, un mamotreto de finales del siglo XX- toda la plaza está rodeada de inmuebles históricos. Comencemos por el lado norte, que presenta una combinación de varias fachadas: de derecha a izquierda, el Palacio Arzobispal, neoclásico del XVIII; la Casa de los Alcaldes (usado como residencia de la primera autoridad municipal), barroco del XVII; y el Palacio de Pizarro, hoy en día un hotel de lujo. Éste último perteneció al gran Francisco Pizarro y fue utilizado por su hermano Gonzalo y por su hija Francisca. Siendo el edificio de la plaza que atesora más historia, sin embargo es el más transformado.

Ecuador
Ecuador

EL PALACIO DE CARONDELET

El lado occidental de la plaza lo ocupa el palacio presidencial. Su nombre se debe a Francisco de Carondelet, Presidente de la Real Audiencia de Quito hasta 1807, el cual reformó la fachada dándole su aspecto actual. Hasta entonces se le llamaba Palacio Real por ser sede de la Real Audiencia. Aún sufrió reformas en el siglo XIX: así, por ejemplo, se le añadieron las balaustradas de forja que recorren toda la fachada. Estas balaustradas esconden una rica historia detrás, ya que provienen del desaparecido palacio de las Tullerías de París (es decir, el último palacio real francés), que tras ser incendiado durante las revueltas de la Comuna de 1870, fue demolido y sólo algunos pequeños fragmentos sobreviven hoy en día. Probablemente, de esos fragmentos, el mayor del mundo está hoy en Quito, adquirido hábilmente en 1890 por el embajador ecuatoriano en París por orden del presidente Antonio Flores.

Ecuador
Ecuador

La fachada del palacio es de andesita, una piedra volcánica muy frecuente en los Andes (de ahí su nombre) y que encontraremos por todo el casco antiguo. En la parte baja, y sirviendo de base al corredor de entrada, hay una serie de pequeños comercios (que en la foto aparecen cerrados), los cuales se conservan desde la época española. Entre dos de ellos hay una placa que indica el lugar exacto en que fue asesinado a machetazos el presidente Gabriel García Moreno en 1875. El palacio es muy grande, ya que ocupa toda una manzana cuadrada de 80 metros de lado: de hecho en su interior llegó a albergar en el siglo XIX las dos cámaras legislativas del país. Es sin duda el principal centro de poder de Ecuador y ha sufrido múltiples asedios y asaltos. Sólo desde 1997, cuatro veces.

Ecuador
Ecuador

LA CATEDRAL METROPOLITANA DE QUITO

La catedral cierra la plaza por el sur. Una escalinata con su balaustrada, así como un arco edificado por el barón de Carondelet, realzan la entrada lateral -que no es teóricamente la principal- y contribuyen a reforzar su relación con la plaza. Es cierto que su estampa no es tan imponente como la de otras catedrales americanas, pero es un templo de una gran importancia histórica y artística. De hecho, se la considera la catedral más antigua de Sudamérica, ya que su construcción se inició en 1562. Su antigüedad y su origen inequívocamente español se pueden apreciar fácilmente en su interior.

Ecuador

El templo tiene tres naves, arcos apuntados y una cubierta de madera de clara inspiración mudéjar. Cuenta con varios ricos altares renacentistas y barrocos y en su interior reposan los restos de grandes personajes históricos como el barón de Carondelet. También descansan aquí varios presidentes de la República, como Juan José Flores o el mencionado Gabriel García Moreno, que tras ser atacado por sus asesinos se refugió moribundo en la catedral, donde expiró (justo ante el altar que se muestra en la foto). Por otro lado, el español traidor Antonio José de Sucre posee un enorme mausoleo, el cual no se muestra en este artículo.

Ecuador
Ecuador
Ecuador

La catedral ofrece la posibilidad de ascender por un estrecho pasadizo hasta las cubiertas, donde paseando entre los cupulines podremos gozar de una estupenda vista general de la plaza, así como las colinas que rodean el casco antiguo quiteño.

Ecuador
Ecuador
Ecuador

En la lejanía no dejará de llamarnos la atención la imponente mole de una extraña iglesia, la basílica del Voto Nacional, que veremos en otro artículo. No sólo impresiona por su gran tamaño, sino también por el aparente absurdo de ver lo que parece una catedral gótica francesa en medio de los Andes. Y también es impactante el contraste entre los elegantes inmuebles del centro histórico y, más a lo lejos, desparramándose desordenados, humildes barrios de chabolas. Un contraste que, desgraciadamente, es común a todas las urbes hispanoamericanas.

Ecuador
Ecuador

POR LA CALLE DE LAS SIETE CRUCES HASTA EL ARCO DE LA REINA

Por la fachada del palacio de Carondelet pasa la calle de las Siete Cruces, una de las más ricas e históricas de Quito. Hoy recibe el nombre oficial de García Moreno, en honor del presidente asesinado antes mencionado. En su largo recorrido de más de un quilómetro y medio encontramos una buena cantidad de edificios históricos, entre ellos varias iglesias (las que dan origen al topónimo). Del impresionante patrimonio eclesiástico de Quito, sin embargo, me ocuparé en el siguiente artículo.

Ecuador
Ecuador
Ecuador

Podemos caminar por esta calle hacia el sur y veremos cómo se dibuja al fondo un curioso arco. El llamado arco de la Reina no sólo es curioso por su estructura (en realidad no es uno, sino dos unidos), sino por la función que cumple. Une el convento del Carmen Antiguo (a la derecha en la imagen) y el Hospital de San Juan de Dios, un magnífico edificio que hoy alberga uno de los museos de la ciudad y que también visitaremos en otro artículo. El caso es que en la fachada de ese antiguo hospital hay una pequeña capilla (hoy integrada en el museo) y el arco fue construido para proteger de la frecuente lluvia quiteña a los devotos que se congregaban frente a ella. Fue levantado en 1727 y es el más antiguo de la ciudad.

Ecuador
Ecuador

LOS CONTRASTES DE LA HISTORIA

Quito es una de esas ciudades bendecidas por la Historia. Su casco antiguo fue el primero en todo el mundo (junto con el de Cracovia, en Polonia) que fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, en 1978. Y no es para menos. Sin duda se sitúa en el cuadro de honor de las ciudades americanas por la riqueza de su patrimonio histórico pero también por el buen grado de conservación de que éste goza. Es cierto que se ven espantos urbanísticos aquí y allá, pero son la excepción, y desde luego en mucho menor grado que en la inmensa mayoría de urbes hispanoamericanas.

Ecuador
Ecuador
Ecuador

Precisamente este adjetivo es el que mejor la caracteriza: hispanoamericana. La capital de Ecuador es un ejemplo perfecto de ciudad española en América, que conserva el trazado urbano que sus fundadores le dieron, así como un buen número de edificios que han sobrevivido de aquella época, y no sólo iglesias. Fue una de las principales sedes de la administración española en aquel continente. Pero al mismo tiempo tiene mucho en común con sus vecinas capitales americanas, especialmente con las andinas. Y es que, más allá de su innegable carácter hispano, la geografía, el clima, su composición étnica y otras circunstancias la hacen muy americana. También los últimos dos siglos han sido muy fructíferos en cuanto a edificios de valor artístico e histórico. Una y otra época, y la arquitectura que las representa, se amalgaman con gran armonía.

Ecuador
Ecuador
Ecuador

En realidad es difícil saber qué ha hecho de Quito una ciudad tan rica y de tanta belleza, frente a otras muchas del continente americano que podemos calificar como feas. A veces espantosas. Y no diré nombres, pero el lector tendrá varias en mente. Es de suponer que todas comenzaron siendo parecidas, pero hoy, siglos más tarde, el resultado no es el mismo. Quizá en el subconsciente colectivo de los quiteños subyace, y así ha sido durante muchas generaciones, el respeto por su herencia cultural y el orgullo de mantenerla en buen estado. Es posible que esto mismo también haya ocurrido en algunas ciudades mientras en muchas otras no les haya importado lo más mínimo. Lo cierto, y esto no es exclusivo ni de Ecuador ni de América, es que allá donde esa situación existe, se va transmitiendo de generación en generación y va arraigando cada vez más entre la población.

Ecuador
Ecuador

Sea como fuere, en el casco antiguo de Quito no dejes de mirar con atención, no pierdas ningún detalle. Encontrarás torres de catedral francesa junto a pequeñas iglesias muy hispanas; palacetes que se dirían sacados de Europa o medios de transporte muy andinos; monumentales fachadas de piedra, delicadas verjas de hierro, o tejados de inspiración parisina. Y disfruta paseando por unas calles que, aunque ajetreadas, son cómodas y amables para el visitante.

TEXTO Y FOTOS © LAGARTO ROJO
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

ÚLTIMOS ARTÍCULOS PUBLICADOS

Anuncios

2 comentarios sobre “Quito (I): En el corazón de la ciudad española

Responder a susi Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s