CIUDAD DE PANAMÁ: RECUPERANDO EL CASCO ANTIGUO

REPÚBLICA DE PANAMÁ

Panamá es el único país situado a caballo entre Norteamérica y Sudamérica, puesto que la división convencional entre ambos subcontinentes se encuentra en la parte más estrecha del istmo, no en la frontera con Colombia, como se tiende a creer erróneamente. Dicho de otro modo, exactamente en el lugar donde se construyó el Canal de Panamá, que como veremos después, desemboca en el Océano Pacífico justo al lado del casco antiguo de la capital panameña. Dicho casco antiguo, tras décadas de abandono, se encuentra en pleno proceso de rehabilitación.

PANAMÁ, PUERTA DE ENTRADA AL PACÍFICO

La Ciudad de Panamá fue un puerto fundamental para España, ya que ocupaba una posición central en la extensísima costa del Pacifico. Este océano fue descubierto precisamente desde Panamá por uno de esos grandes exploradores injustamente olvidados de nuestra Historia, Vasco Núñez de Balboa. Llamado por siglos lago español, el Pacífico fue explorado por marinos españoles, que descubrieron todos sus archipiélagos. A diferencia de Portugal (véase el caso flagrante de Brasil), España siempre respetó el Tratado de Tordesillas, lo que obligaba a ésta a comerciar con Asia (donde poseía las Filipinas) realizando un larguísimo viaje atravesando dos océanos, el Atlántico y el Pacífico. Una gesta descomunal que se prolongó durante tres siglos. Los ingleses también supieron ver la importancia del istmo panameño, cuyos puertos fueron insistentemente atacados y saqueados por las hordas de piratas de la Pérfida Albión. Precisamente, uno de los más sanguinarios de esos criminales ingleses, Henry Morgan, saqueó y ocupó el primer asentamiento fundado en 1519 por Pedrarias Dávila. De resultas de este ataque, sucedido en 1670, la ciudad quedó destruida y un año después fue refundada en el emplazamiento actual.

Casco Antiguo

Casco Antiguo

Casco Antiguo

URBANISMO ESPAÑOL EN AMÉRICA

La Ciudad de Panamá es un claro y bien conservado ejemplo de una ciudad española al otro lado del Atlántico. Su trazado en cuadrícula no hace sino perpetuar el de sus antecesoras españolas, las cuales a su vez proceden del modelo de ciudad romana. Si algo funciona ¿para qué cambiarlo? Lo curioso es que el paso de los siglos ha borrado ese trazado en España pero no en América, donde las ciudades son mucho mas jóvenes. De ahí procede la costumbre americana de medir las distancias en cuadras, algo imposible para nosotros. Lo lamentable es que la influencia gringa haya impuesto la nomenclatura con números.

Casco Antiguo

Casco Antiguo

Casco Antiguo

EL PALACIO DE LAS GARZAS

La nueva Ciudad de Panamá -que hoy constituye el Casco Antiguo- fue levantada en una pequeña península que se adentra en el océano Pacífico. Justo al comienzo de esa península, en su lado norte, se encuentra el Palacio de las Garzas, la residencia presidencial del pequeño país americano. Se trata de un palacete blanco situado en una estrecha calle que se asoma al océano. Esa calle está cerrada y su acceso está custodiado por soldados de la guardia, pero se puede pasar para hacer alguna foto e incluso los simpáticos soldados se prestan a posar entre risas y bromas. El ambiente en Panamá rezuma alegría y optimismo, el que corresponde a un pequeño país que atraviesa una época de prosperidad y desarrollo económico en contraste con algunos de sus vecinos cercanos. El palacio, que data de 1673, ha sufrido profundas transformaciones, aunque éstas no le han hecho perder su impronta española. La residencia de la familia del presidente está en la planta superior, que cuenta con unos bonitos balcones hacia la bahía, y en su interior un salón morisco inspirado en la Alhambra de Granada. En la planta baja, un patio también de inspiración española es el hogar de diez garzas, las que dan nombre al edificio.

UN PASEO CON VISTAS AL OCÉANO PACÍFICO

El Palacio de las Garzas puede ser un buen punto de partida para recorrer el Casco Antiguo. Podemos rodearlo usando para ello las calles cercanas a la orilla del mar. En una de las primeras revueltas de esa costa, mirando hacia atrás, veremos en la lejanía la silueta de la ciudad moderna. No es otra cosa que una espantosa hilera de rascacielos que se dirían sacados de cualquier ciudad gringa. Es el brutal contraste entre la preciosa ciudad española, que aún conserva su esencia y su belleza, y la aberración urbanística que impone la sumisión a todo lo que provenga de los sucesores de los antiguos piratas.

Más adelante encontraremos el Corredor Artesanal del Casco Antiguo, un agradable camino a la sombra, algo que se agradece bajo el justiciero sol tropical. Este camino, que a un lado se asoma al océano, está repleto de puestos de venta de artesanías y otros objetos típicos. Variados y a buen precio, llaman la atención las matrículas usadas de vehículos, las cuales, cómo no, recuerdan poderosamente a las gringas que conocemos por las películas.

La nueva Ciudad de Panamá fue erigida en una península, un lugar a priori poco adecuado para su defensa. Esta situación geográfica la expone abiertamente a cualquier ataque llegado del océano… ¿o quizá no? En realidad esa península podía ser una trampa mortal para cualquier pirata desconocedor de esa costa -o simplemente torpe-, ya que está rodeada de arrecifes rocosos. En el mapa que se adjunta, al ser una imagen satelital, se aprecia perfectamente. Hoy en Panamá los piratas ya no llegan en galeones, así que se ha aprovechado esa barrera natural para construir la Cinta Litoral, una autopista de circunvalación que rodea el Casco Antiguo por fuera de la costa. Es de imaginar que la ciudad vista desde allí ha de ser una imagen de gran belleza.

LA PLAZA DE FRANCIA

Por si acaso los arrecifes no fueran suficiente defensa, se construyeron tres grandes baluartes costeros. Uno de ellos, llamado de Chiriqui, fue transformado en 1922 en una plaza en honor de Francia. El motivo: el intento frustrado de construir el Canal de Panamá por parte de los galos, empresa que fue retomada exitosamente por los gringos. Tantos siglos resistiendo a los piratas, para luego entregarse a sus descendientes… Aquéllos, para hacerse con la concesión de tan apetitosa obra, provocaron una rebelión en lo que entonces era la provincia colombiana de Panamá. Así, los colombianos probaron su propia medicina (recordad a Bolívar y compañía, amigos); Panamá fue creado de la nada y los gringos se quedaron con el canal y su territorio durante casi un siglo. Volviendo a la plaza, aún se pueden ver las bóvedas que formaban el baluarte español. Encontramos también un obelisco coronado por un gallo, símbolo francés, y la embajada de ese país situada en un bonito palacete.

EL CANAL DE PANAMÁ

Desde la plaza de Francia se obtienen unas bonitas vistas panorámicas. En primer término, unas casas se apoyan directamente sobre la arena de la playa a modo de palafitos. Mientras, a lo lejos, se puede ver la entrada sur al Canal de Panamá, desde el año 1999 ya devuelto por los gringos a la soberanía panameña. Sobre él, un gran puente permite cruzarlo. El puente recibe el inaceptable nombre de Las Américas, una imposición más de los gringos. América es sólo una y es un continente -descubierto por España y mayoritariamente hispano-, no un país. Sin embargo, los gringos, en su obsesión por usurpar el nombre del continente, llaman a éste Las Américas, una denominación humillante incomprensiblemente aceptada y mantenida por los panameños.

Casco antiguo

Casco antiguo

Muy cerca, la pequeña placita de Carlos V está dedicada a este rey-emperador de España y de las Indias, bajo cuyo reinado, plagado de exploraciones, descubrimientos y conquistas, ya se fraguó la idea de realizar un canal que uniese ambos océanos españoles. Para el posible emplazamiento se pensó en varias opciones, situadas no sólo en Panamá, sino también en el territorio de los actuales Méjico, Nicaragua y Costa Rica. Este reconocimiento llama la atención, pues en la mayor parte de Hispanoamérica es notoria la ocultación intencionada, cuando no manipulación y difamación, que se cierne sobre todo el periodo español y los artífices de la gesta americana.

Casco antiguo

EDIFICIOS DE INTERÉS

Curioseando entre calles del casco antiguo de Panamá encontraremos edificios de gran interés, entre los cuales, como es habitual, destacan algunas iglesias. Cerca del palacio presidencial se halla la iglesia de San Felipe Neri, que data del siglo XVII pero tras varios incendios fue reconstruida en el siglo XIX en estilo ecléctico.

En la zona sur del casco antiguo dos iglesias en ruinas llamarán la atención del paseante. La primera es la del antiguo convento de Santo Domingo, de 1678, uno de los primeros en ser erigidos tras la refundación de la ciudad. Fue arrasado por dos incendios en el siglo XVIII, tras los cuales se destruyeron las cubiertas y los interiores, pero se mantuvieron en pie los muros exteriores, que han llegado hasta nuestros días.

Casco antiguo

La segunda iglesia en ruinas es la de la Compañía de Jesús, que albergó la primera universidad de la región del istmo (hum… ¿los malvados españoles fundando universidades en América? algo no encaja con el relato oficial…) Se trata de la Real y Pontificia Universidad de San Javier. Tras la expulsión de los jesuitas de todos sus reinos por parte de Carlos III, el convento -y con él la universidad- fue clausurado.

Casco antiguo

Casco antiguo

La iglesia de San José no llama la atención desde el exterior, pero conserva un altar mayor labrado en caoba y recubierto de oro. Según la leyenda, los monjes lo salvaron de los piratas pintándolo de negro, pero tal hecho es improbable porque el retablo data del siglo XVIII.

La iglesia de la Merced, de 1680, es la única que conserva su fachada original. Está situada ya en los límites del Casco Antiguo, muy cerca de lo que fue la Puerta de Tierra, que daba acceso a la ciudad amurallada. Destaca su magnífica cubierta de madera.

Casco antiguo

Casco antiguo

Pero no sólo hay iglesias en el Casco Antiguo de Panamá. En nuestro paseo nos encontraremos con muchos edificios de importancia, ya rehabilitados, como el Ayuntamiento, situado en la plaza de la Catedral. El Teatro Nacional, por su parte, es un edificio del siglo XIX decorado con medallones en honor de los grandes nombres de las Letras Españolas, como Miguel de Cervantes o Lope de Vega.

Casco Antiguo

Casco Antiguo

Casco Antiguo

Por otro lado son numerosos los inmuebles de todo tipo que se encuentran ya restaurados y presentan un aspecto magnífico, tal como fueron en el momento de su construcción, en la mayoría de los casos en el siglo XIX.

Casco Antiguo

Casco Antiguo

Casco Antiguo

UN EJEMPLO PARA HISPANOAMÉRICA

La rehabilitación arquitectónica emprendida en Panamá está dando sus frutos. Porque el Casco Antiguo no es sólo un conjunto de bonitas fachadas, sino que bulle de actividad. Los hoteles, bares o restaurantes presentan un aspecto magnífico, los interiores nos hablan del esplendor que alguna vez tuvo este centro histórico y que estuvo a punto de perderse, y las tiendas de artesanías aparecen por doquier. La capital panameña se da a conocer a un número creciente de turistas que ya no sólo identifican a esta ciudad con los negocios o con el famoso canal, sino también con una urbe que alcanza los cinco siglos de Historia y que fue clave en la navegación por el Pacífico.

Casco Antiguo

Casco Antiguo

Casco Antiguo

EL CASCO ANTIGUO EN REHABILITACIÓN

Pero aún queda mucho por hacer. Un paseo por este magnífico centro histórico nos revelará que una gran parte de él sufrió un estado de abandono y grave deterioro. La restauración de un conjunto tan grande es necesariamente lenta, ha de hacerse paso a paso y con sumo cuidado. Todavía son muchos los inmuebles que presentan un pésimo estado y en muchos casos su interior se ha vaciado y sus fachadas están apuntaladas a la espera de recuperar su antigua belleza. En otros casos, vemos a los obreros en pleno trabajo. De cualquier modo, se aprecia el máximo respeto por la arquitectura original y la pureza urbanística, ya que los elementos intrusos o los materiales discordantes están proscritos. Un ejemplo para muchas ciudades españolas e hispanoamericanas.

Casco Antiguo

Casco Antiguo

Casco Antiguo

Casco Antiguo

La Ciudad de Panamá está llena de contrastes. Un país que ha reemplazado su propia moneda por la de los gringos, un país sembrado de horrendos rascacielos, es el mismo que sigue denominando casco antiguo -como debe ser- a su núcleo fundacional. Y es un caso muy poco frecuente en Hispanoamérica, quizá único, ya que la deformación histórica interesada ha impuesto en aquel lado del Atlántico el aberrante y falso término colonial. Como es bien sabido, España nunca fundó colonias, sino reinos; consideró a todos sus territorios como parte integrante de la Nación, y por este motivo defendió cada palmo de terreno hasta el límite de sus posibilidades contra los bárbaros anglos que nunca dejaban de acechar. Panamá es, a pesar de todo, Historia viva de España y de América, y es uno de los lugares donde más se reconoce y se respeta, con naturalidad y orgullo, lo que fuimos y lo que somos.

TEXTO Y FOTOS © LAGARTO ROJO
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

Anuncios

2 comentarios sobre “CIUDAD DE PANAMÁ: RECUPERANDO EL CASCO ANTIGUO

  1. Buen artículo de un lugar de la Ciudad de Panamá muy interesante y poco conocido. Hace años que voy viendo los cambios que se producen en el centro de Panamá. A ver si vuelvo próximamente para ver cómo sigue mejorando esta parte de la ciudad que estaba muy degradada pero que espero que no se acabe convirtiendo en un parque comercial de colores pastel para los turistas que lleguen en cruceros.
    Un abrazo

    Me gusta

    1. Bueno, tú tienes la posibilidad de ir con frecuencia. Yo sólo estuve una vez en una escala larga, que aproveché para exprimir el casco antiguo todo lo que pude. Me causó una magnífica impresión el trato respetuoso que se da a los edificios en rehabilitación. En cuanto a lo que dices, tienes mucha razón, ejemplos de ciudades sobreexplotadas sobran por ahí… Pero quizá sea inevitable, ya que hay que amortizar la inversión. Todos queremos muchos visitantes, porque es un gran negocio, hasta que el fenómeno se va de las manos… En fin, ya nos irás contando. Un abrazo y gracias por el comentario.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s