SALZBURGO (I): LA CIUDAD DE LOS PRÍNCIPES-ARZOBISPOS

REPÚBLICA DE AUSTRIA

Cuando uno pasea por las calles de Salzburgo no puede evitar pensar que esta ciudad es una sinfonía hecha en piedra y hierro forjado. Ciertamente no se puede imaginar un lugar más adecuado para el nacimiento de un genio de la música universal como Wolfgang Amadeus Mozart. La ciudad y el compositor forman una simbiosis perfecta. Eso ya sería suficiente, pero además los salzburgueses han aprovechado el tirón de su conciudadano más ilustre, cuya imagen es omnipresente: en sus dos casas-museo, en cientos de objetos de las tiendas de recuerdos, en los inevitables bombones Mozartkugeln… Hoy esta ciudad austriaca es un hervidero de turistas, sobre todo en verano, pero sigue manteniendo su encanto clásico.

EL PRINCIPADO ECLESIÁSTICO

Salzburgo es una ciudad de unos 150.000 habitantes, capital del estado federado austriaco homónimo. Ciudad ligada a la música y a su pasado eclesiástico, debe su nombre a las salinas de la cercana región de Salzkammergut (Salzburg significa ciudad de la sal en alemán) y que constituían su principal fuente de riqueza. Fue fundada hacia el año 700 por san Ruperto sobre las ruinas de la ciudad romana abandonada de Juvavum, y en muy poco tiempo se convirtió en un arzobispado cuyos prelados ostentaban al mismo tiempo el título de príncipes del Sacro Imperio Romano Germánico.

En definitiva, gobernaban un estado independiente, situación que perduró hasta 1803. Estos príncipes-arzobispos fueron y son una de las principales autoridades eclesiásticas de los países germánicos, con privilegios tales como el de poder vestir de rojo ante el papa (a pesar de no ser cardenales); gobernaron como déspotas y algunos de ellos (principalmente tres, como veremos) fueron mecenas de las artes, convirtiendo su ciudad en una de las más bellas al norte de los Alpes. Tras las Guerras Napoleónicas el principado eclesiástico desapareció y fue absorbido por Austria, cuyas vicisitudes ha seguido durante los últimos dos siglos.

Río Salzach

El río Salzach divide en dos la ciudad; comenzaremos nuestro paseo en el puente peatonal (Makartsteg), porque desde allí obtendremos la imagen de la ciudad probablemente más difundida por los turistas. Esta vista es un buen aperitivo de lo que vamos a descubrir en el casco antiguo, dispuesto sobre todo en la orilla sur. En ella, tras una primera hilera de casas, sobresalen las cúpulas y torres de las cuatro iglesias principales, y por sobre todas ellas la fortaleza que domina el conjunto. Lamentablemente este puente, como tantos otros, también ha sido atacado por hordas de vándalos que lo han llenado de candados sin que las autoridades hayan hecho nada para evitarlo. Otro ejemplo más de la estupidez humana aliada con el mal gusto y la cursilería.

EL LUJO DE LA CALLE DEL GRANO

Tras cruzar el puente, seguiremos a la gente que se mete por los pasadizos que atraviesan los edificios de enfrente. Al salir llegaremos a la calle del Grano (Getreidegasse), la más bonita y frecuentada del casco antiguo, siempre abarrotada de gente. En las paredes de la calle cuelga gran número de rótulos de hierro forjado pertenecientes a los comercios, de larga tradición en Austria. Los hay de gran complejidad y belleza y hasta las cadenas de comida basura gringas han debido respetarlos.

Getreidegasse

Getreidegasse

Getreidegasse

Siguiendo la calle llegaremos a la Casa Natal de Mozart (Mozarts Geburtshaus), un interesante museo instalado en el edificio donde nació el niño prodigio salzburgués. Un poco más adelante se dibuja una graciosa torre: es la del Ayuntamiento Viejo. La calle se prolonga por la calle de los Judíos (Judengasse), que hace curva y termina en la plaza del Mercado Viejo (que conoceremos más tarde).

Estamos en la arteria principal del casco antiguo, también la más comercial. Para aprovechar bien el espacio, es estrecha y está comunicada con las dos paralelas a través de galerías y patios interiores llenos de tiendas y restaurantes con gran encanto. Conviene explorar los encantadores pasadizos entre calles: descubriremos muchos rincones sorprendentes.

Getreidegasse

Getreidegasse

Los del otro lado de la calle del Grano desembocan en la plaza de la Universidad, con su curioso mercado alimentario donde no debemos perder la oportunidad de degustar las especialidades austriacas, tales como sus ricos embutidos, los deliciosos panecillos salados brezen o sus afamadas salchichas. Las hay en gran variedad con nombres de difícil pronunciación, pero basta señalarlas. Poco importa cuáles elijamos, pues todas están deliciosas. Se sirven troceadas en una bandeja de cartón, con la(s) salsa(s) que escojamos y pan. Sencillo, sabroso y muy austriaco. En esta plaza encontramos la iglesia de la Universidad, de bonita fachada barroca y decepcionante interior.

Iglesia de la Universidad

Gastronomía austriaca

LA EXTRAÑA IGLESIA DE LOS FRANCISCANOS

Muy cerca de allí vemos una iglesia de exterior austero (como es habitual en Austria) y de proporciones extrañas, que muestra claramente haber sido construida en dos fases y estilos bien diferentes. Lo mismo podemos apreciar en el interior: las naves, románicas, son bajas y oscuras, mientras que la cabecera, que es gótica (al igual que el alto y puntiagudo campanario), es alto y luminoso. El contraste es notorio y el resultado sería muy burdo en cualquier otro lugar que no fuese esta ciudad de buen gusto y elegancia. Se trata de la iglesia de los Franciscanos (Franziskanerkirche). Dentro no hay que dejar de admirar el precioso presbiterio gótico rodeado de capillas y sostenido por altas columnas cilíndricas que recuerdan a un palmeral, y en su centro el majestuoso altar mayor obra de Johann Bernhard Fischer von Erlach, el más importante arquitecto barroco en los países germánicos.

Iglesia de los Franciscanos

Iglesia de los Franciscanos

LA ABADÍA DE SAN PEDRO Y SU ENCANTADOR CEMENTERIO

En esta parte del casco antiguo encontramos varias plazas encantadoras, algunas abiertas y otras totalmente cerradas y comunicadas por arcos o pasadizos. Por uno de estos arcos desembocamos en la plaza presidida por la iglesia de la abadía benedictina de San Pedro (Benediktinerstiftskirche Sankt Peter), cuyo campanario bulboso es el más bonito de la ciudad. Se trata de una iglesia que fue en origen románica, pero reformada entre los siglos XVII y XVIII, y hoy su aspecto es casi totalmente barroco. El interior, de tres naves, es de una decoración recargada sin llegar a ser pesada. Llena de esculturas y pinturas de gran valor, es una de las iglesias más majestuosas y elegantes de Austria.

Iglesia de San pedro

Iglesia de San Pedro

Iglesia de San Pedro

Iglesia de San Pedro

Cementerio de San Pedro

A la derecha de la fachada de la iglesia se encuentra el restaurante Stifftskeller Sankt Peter, que afirma datar del año 803 y ser por tanto el más antiguo de Europa. Y justo al lado, otro arco que nos lleva al cementerio de San Pedro (Petersfriedhof), anexo a la iglesia anterior. En muchos lugares de Austria, incluso en las ciudades, las iglesias siguen teniendo su cementerio. Suelen ser de gran belleza, y éste es uno de los mejores del país. No es muy grande pero sus tumbas, muy decoradas y con predominio del hierro forjado, crean un ambiente encantador en pleno corazón de la ciudad. No hay dos iguales y están siempre llenas de flores que les añaden aún más colorido. Por si fuera poco, este cementerio está al pie de la roca, en la que se han excavado varias capillas. El lugar es sugerente al máximo.

Cementerio de San Pedro

Cementerio de San Pedro

Cementerio de San Pedro

Cementerio de San Pedro

Cementerio de San Pedro

Al fondo del recinto una puerta nos lleva a otra plaza, una de las cuatro que rodean la catedral. Aquí vemos la subida al monte de los Monjes y al castillo de Salzburgo, que exploraremos más tarde. A los pies del monte, otra plaza, la del Capítulo (Kapitelplatz), con una impresionante fuente barroca coronada por una estatua de Neptuno que fue abrevadero de los caballos arzobispales. A la izquierda, la enorme catedral de muros austeros que ya hemos conocido.

Hohensalzburg

LA MAJESTUOSA CATEDRAL

A continuación atravesamos los pórticos por los que accedemos a la plaza de la Catedral (Domplatz). Tres lados de la plaza los cierran los palacios eclesiásticos y el cuarto la fachada de la catedral barroca. Esta fachada, de mármol blanco, es diferente del resto del edificio. En el centro de esta plaza, frecuentemente utilizada para celebrar grandes conciertos al aire libre, hay una grandiosa columna barroca de la virgen. Entre todos los personajes de dicho monumento no hay que perderse el estupendo ángel caído.

Domplatz

Ángel caído

La catedral, dedicada a san Ruperto, fundador de la ciudad, fue mandada construir por el arzobispo Markus Sittikus von Hohenems, sucesor de Wolf Dietrich von Reitenau (de éste y de su numerosa prole hablaremos en la segunda parte de este artículo) en los primeros años del siglo XVII, y terminada por el sucesor de aquél, Paris Lodron. El interior es de gran amplitud y majestuosa sencillez. La magnífica cúpula hubo de ser reconstruida tras el criminal bombardeo a que sometieron la ciudad los anglosajones en 1944. Bajo ella, consta de cuatro grandes órganos diseñados cada uno para interpretar diferentes tipos de conciertos. No podía ser de otro modo en la catedral donde fue bautizado, en la pila bautismal del siglo XIV, Wolfgang Amadeus Mozart.

Catedral de San Ruperto

Catedral de san Ruperto

Pila bautismal

Al otro lado de la catedral está la plaza de la Residencia (Residenzplatz). En su centro, una espectacular fuente decorada con un grupo de caballos, tritones atlantes. Al oeste de la plaza se yergue la fachada de la Residencia de los príncipes-arzobispos desde el siglo XVII. Es visitable y son de gran interés sus salones y su colección de pintura. Justo delante de la fachada de este palacio se estacionan las elegantes calesas salzburguesas, que el turista puede alquilar para recorrer las encantadoras calles del casco antiguo.

Residenzplatz

Residenzplatz

En el costado norte de la Residencia se abre la preciosa plaza del Mercado Viejo,  una plaza tranquila y con mucho encanto donde podemos ver la casa más estrecha de Austria y la Farmacia Imperial (Hofapotheke), cuyo interior conserva una rica decoración rococó. También llamará nuestra atención otro comercio antiguo, en este caso una de las principales marcas productoras de mozartkugeln, los típicos bombones salzburgueses.

Plaza del Mercado Viejo

Plaza del Mercado Viejo

Plaza del Mercado Viejo

Por otro lado, el hijo más ilustre de Salzburgo debía tener en su ciudad natal una plaza con un monumento dedicado a su memoria. Efectivamente, muy cerca está la plaza de Mozart, presidida por una estatua del genial compositor. Pero no todo podía ser perfecto en esta ciudad: cualquier parecido de esta estatua con el hombre que homenajea es pura coincidencia…

Mozart

Hasta aquí hemos empezado a conocer la ciudad austriaca de Salzburgo, ciudad marcada por el poder absoluto de sus príncipes-arzobispos. Como mecenas de las artes le dieron muchos de sus más sublimes monumentos arquitectónicos, que han hecho a su casco antiguo merecedor del título de Patrimonio de la Humanidad. El pequeño tamaño de la ciudad es otro de sus atractivos: se puede conocer muy bien en un solo día, sin dejarse nada por visitar. En la segunda parte del artículo subiremos a los dos montes que flanquean el centro histórico para deleitarnos con unas vistas panorámicas inolvidables.

RELATOS DE OTROS VIAJEROS

Viajes y vivencias: Austria – Alemania V: Salzburgo, Hallstatt y Múnich
Donde me dejes llevarte: De un lugar llamado Salzburgo…

TEXTO Y FOTOS © LAGARTO ROJO
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

logo (1A)
Anuncios

Un comentario sobre “SALZBURGO (I): LA CIUDAD DE LOS PRÍNCIPES-ARZOBISPOS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s