VISITA AL MUSEO PABLO GARGALLO DE ZARAGOZA

 

Uno de los museos de escultura más importantes de España se encuentra en Zaragoza. Se trata del Museo Pablo Gargallo, dedicado de manera monográfica a este gran artista aragonés, uno de los más innovadores e influyentes del siglo XX. Vivió y trabajó en el París de las vanguardias, pero nunca olvidó sus orígenes aragoneses, motivo por el cual su hija y heredera escogió la capital del Ebro para crear su museo. A continuación vamos a recorrerlo, pero antes es necesario hacer una puntualización: la ciudad de Barcelona posee algunas obras suyas, circunstancia que aprovechan las autoridades de esa ciudad para catalanizar su nombre llamándolo (en todas las placas y folletos) Pau Gargallo. Pero no te dejes engañar por usurpadores. Gargallo era aragonés y siempre se llamó Pablo.

EL EDIFICIO Y LA CREACIÓN DEL MUSEO

En 1982 se firmó el acuerdo entre el Ayuntamiento de Zaragoza y Pierrette Gargallo, hija y heredera del artista. El primero compró y acondicionó este magnífico palacio, y la segunda se comprometió a ceder obras representativas de todos los periodos creativos de su padre. El museo se inauguró en 1985 y la colección nunca ha dejado de ampliarse con nuevas adquisiciones, muchas de ellas también cesiones de los herederos. Hoy constituye la mayor colección de obras de Gargallo en el mundo.

El museo tiene su sede en un palacio histórico situado en la plaza de San Felipe, en pleno casco antiguo. En el acceso a la plaza desde la calle de Alfonso I, un eje fundamental de la zona, se han colocado unas estatuas que atraen la atención del viandante hacia el museo, que se ve al fondo. Se trata de El pastor del águila (1928) y La vendimiadora (1928). En la misma fachada del museo el grupo ecuestre El saludo olímpico (1927), compuesto por El atleta clásico y El atleta moderno, flanquea la entrada y nos da la bienvenida.

Zaragoza
El pastor del águila (bronce, 1928)
Zaragoza
El atleta moderno (bronce, 1927)

El palacio de Argillo debe su nombre a la condesa de Argillo, propietaria del inmueble en el siglo XIX, aunque fue construido por Francisco Sanz de Cortés, primer marqués de Villaverde, entre 1659 y 1661. Sigue el modelo de los palacios renacentistas aragoneses, del que existen una veintena de ejemplos en Zaragoza, y del que es un ejemplo muy tardío. Esta tipología está tan enraizada en Aragón que su influencia se extiende hasta nuestros días. La fachada presenta un gran portalón que conserva los batientes originales y en la parte superior una galería de arquillos ciegos y un alero de madera ricamente tallado, todo ello producto de la tradición renacentista aragonesa.

Zaragoza
El saludo olímpico (1927) ante la fachada del museo
Zaragoza
Alero renacentista que corona la fachada

El interior conserva en gran medida la estructura original del siglo XVII: el espacio se organiza en dos plantas en torno a un patio interior rodeado de columnas aragonesas (columnas anilladas a un tercio de su altura) y cerradas con techos de bovedillas, muy habituales en Aragón.

Zaragoza

Zaragoza

Estos patios interiores eran abiertos y su función era la de iluminar la casa con luz natural. Hoy en día el patio está cerrado con una cúpula transparente, que sigue cumpliendo ese cometido, al tiempo que protege a los visitantes del frío o la lluvia. El patio se corona con una auténtica joya: otro alero interior ricamente tallado con los signos zodiacales y otros motivos decorativos típicos del Renacimiento.

Zaragoza

Zaragoza

EL ARTISTA

Pablo Gargallo nació en Maella (provincia de Zaragoza) en 1881 y murió prematuramente en 1934 a causa de una bronconeumonía. Se truncó así una extraordinaria trayectoria que se fraguó lentamente, con una formación clasicista e influencias modernistas. No obstante, a lo largo de su vida experimentó con muy diversos materiales y técnicas, desarrollando un estilo muy personal e innovador de gran influencia en la evolución de la escultura del siglo XX. Fundamental en su vida fue la ciudad de París, a la que viajó en tres ocasiones entre 1903 y 1909, y en ella estableció su residencia desde 1924 hasta su muerte, aunque siguió recibiendo encargos desde España. Es de reseñar que en la capital gala se encontraba lo más granado de las vanguardias artísticas del momento. Francesa fue también su mujer, y lo son sus descendientes.

Zaragoza

FORMACIÓN Y MONUMENTOS PÚBLICOS

En la planta baja encontramos algunas obras del período de formación de Gargallo, así como bocetos de grandes monumentos públicos que realizó en estilo clásico. Así, encontramos, entre otros, algunos bocetos de las estatuas monumentales que se han instalado fuera del museo, como la Vendimiadora o el Atleta moderno, ya mencionados. A pesar de que las formas son sencillas y rotundas, en estas obras clásicas se hace notorio que el artista aragonés poseía un absoluto dominio de la anatomía.

Zaragoza
Torso de jinete (bronce, 1928-29). Boceto del Atleta moderno.

Ya en la primera planta del palacio encontramos el mayor espacio expositivo, en el que hay un poco de todo. El patio interior se revela una magnífica fuente de iluminación para las obras expuestas, al tiempo que se convierte en un estupendo balcón para admirar de cerca el alero de madera antes referido.

Zaragoza

Las obras de los primeros años son de un marcado carácter modernista, como influencia del ambiente artístico de la España del cambio de siglo. Se trata sobre todo de encargos que realizó con un marcado carácter decorativo pero al mismo tiempo llenos de expresividad. Como ejemplos podemos destacar El amor (1906) o el relieve en bronce La bestia del hombre (1904), perteneciente a una serie sobre los pecados capitales de la que, parece ser, éste es el único conservado.

Zaragoza
El amor (mármol, 1906)
Zaragoza
La bestia del hombre (bronce, 1904)

Gargallo nunca abandonó la escultura clásica cuyos fundamentos había aprendido en sus años de formación. No sólo realizó los encargos para monumentos públicos de gran tamaño que ya hemos visto, sino también pequeñas obras en las que demuestra gran maestría en la representación del cuerpo humano, que a fin de cuentas es el principal objetivo de su producción artística. El museo posee un ejemplar de la que fue quizá la escultura preferida del artista, ya que siempre estaba presente en su taller. Se trata de El joven de la margarita [el aragonés] (1927), un sereno desnudo en el que representa simbólicamente su Aragón natal, reflejado tanto en el título como en el cachirulo que porta anudado en la cabeza. De esta obra se dice que puede estar inspirada en la anatomía de su amigo Pablo Picasso, que gustaba de trabajar desnudo en su taller.

Zaragoza
El joven de la margarita (el aragonés) (bronce, 1927)

Picasso fue fuente de inspiración para Gargallo, ya que realizó varios retratos suyos. Un buen ejemplo es Máscara de Picasso (1913), donde los rasgos del artista malagueño quedan muy bien reflejados gracias a su sencilla expresividad. Sin duda Gargallo fue un gran retratista, como demostró a lo largo de su vida, fuera cual fuera el material o la técnica utilizados. El museo cuenta con varios retratos clásicos muy interesantes, como el titulado Retrato de Ángel Fernández de Soto (1920), que consta de dos partes separadas.

Zaragoza
Máscara de Picasso (bronce, 1913)
Zaragoza
Retrato de Ángel Fernández de Soto (bronce, 1920)

LAS MÁSCARAS CONVEXAS

En la llamada época del cobre, desarrollada en la década de 1910, Gargallo experimenta con las chapas metálicas, con las que realizará diferentes cabezas y máscaras donde predominan las formas convexas. De 1915 son las cuatro máscaras de faunos que el museo adquirió de un particular. Estas máscaras fueron muy bien acogidas por la crítica de su época, por su expresividad un tanto grotesca y hasta caricaturesca, pero también por su innovación técnica.

Zaragoza
Faunesa con pendientes (chapa de cobre, 1915)
Zaragoza
Faunesa con flequillo (chapa de cobre, 1915)
Zaragoza
Fauno con barba (chapa de cobre, 1915)
Zaragoza
Fauno con monóculo (chapa de cobre, 1915)

_

LOS VOLÚMENES INVERSOS

A partir de 1920 Gargallo empieza a explorar otras técnicas que lo llevan más allá en su búsqueda de nuevos caminos expresivos y estilísticos, si bien su escultura nunca dejará de ser figurativa. El artista aragonés tiene la genial idea de invertir los volúmenes, es decir, representar de forma cóncava los volúmenes convexos y viceversa. Este procedimiento, realmente innovador, consigue engañar al ojo del espectador, el cual por la fuerza de la costumbre cree ver lo contrario de lo que hay. En esta primera etapa Gargallo realiza pequeñas pero encantadoras obras como Mujer sentada y Pequeño marinero con pipa (ambas de 1922), entre otras expuestas en el museo.

Zaragoza
Mujer sentada (bronce, 1922)
Zaragoza
Pequeño marinero con pipa (bronce, 1922)

EL VACÍO TOTAL

Los resultados de este hallazgo técnico y estilístico animarán a Gargallo a profundizar en la idea. El siguiente paso ya no será sólo invertir los volúmenes, sino hacerlos desaparecer. Se llega así a un efecto sorprendente, pues el escultor elimina partes muy significativas de la masa y de este modo sugiere muy hábilmente las formas. Las dos obras que llegan a la máxima expresión del vacío total son Urano y Gran profeta (ambas de 1933). La primera de ellas ya fue analizada en profundidad en un artículo anterior; la segunda, probablemente la obra más famosa de Gargallo, ocupa un lugar preferente en el centro del patio interior. Éstas obras maestras las realiza apenas un año antes de su muerte, cuando se encuentra en la cima de su arte.

Urano
Urano (bronce, 1933)
Urano
Urano [detalle] (bronce, 1933)
Zaragoza
Gran profeta (bronce, 1933)

LAS MÁSCARAS CÓNCAVAS

En la segunda mitad de los años 20 Gargallo conseguirá extraordinarios resultados amalgamando todas las técnicas que había experimentado hasta entonces. Por un lado seguirá usando planchas de distintos metales, por otro lado volverá a las máscaras, pero esta vez cóncavas en lugar de convexas, y a todo esto unirá la supresión de masas (es decir, el vacío total). Así surgirán pequeñas maravillas como Kiki de Montparnasse (1928) y Hommage à Chagall (1933), retratos de dos personajes del París de los años 20. Sobre todo en el caso de Kiki de Montparnasse, sintetizando las formas al extremo se consigue una obra maestra de la máxima expresividad.

Zaragoza
Kiki de Montparnasse (bronce, 1928)
Zaragoza
Kiki de Montparnasse (bronce, 1928)
Zaragoza
Hommage à Chagall (hierro, 1933)

CARTONES Y DIBUJOS

El museo fue ampliado en 2007 con la compra del inmueble contiguo. En él se encuentran dos salas muy útiles para comprender el proceso creativo de Gargallo. En la primera podemos ver algunas de las plantillas de cartón que utilizaba para realizar sus obras en chapa metálica. Este ingenioso procedimiento le permitía incluso hacer diferentes versiones de una misma obra variando el tamaño de las piezas de cartón. Por su parte, la segunda sala nos muestra las grandes dotes de dibujante de Gargallo, que obviamente preparaba múltiples bocetos previos de sus esculturas.

Zaragoza

Zaragoza

Pablo Gargallo es uno de los más importantes escultores españoles del siglo XX, sin duda el de mayor repercusión internacional. Sin embargo, su temprana muerte, así como las circunstancias históricas y políticas hicieron que cayera en el olvido durante décadas, hasta que se reunió su legado en el museo que acabamos de visitar. Zaragoza posee lo que podemos llamar, sin exagerar, una joya museística gracias a la generosidad de Pierrette Gargallo, y la visión y ambición del alcalde Sainz de Varanda. Visión y ambición de la que, por desgracia, han carecido los dirigentes municipales de la capital aragonesa durante los dos últimos siglos. Sin duda éste es un motivo más para visitarla y conocerla.

 

TEXTO, FOTOS Y VÍDEO © LAGARTO ROJO
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

 
logo (1A)
 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s