VISITA AL MUSEO DE LA ACRÓPOLIS DE ATENAS

BANDERA DE GRECIALa Acrópolis es una visita obligada en Atenas, de eso no cabe duda. Además de ser símbolo indiscutible de la capital griega, lo es de toda la nación y de la llamada civilización occidental. Sin embargo, muchos de sus visitantes la recorren de manera precipitada, apenas echando un vistazo distraído a las piedras que la componen y gozando de las estupendas vistas panorámicas que ofrece. Pero la Acrópolis merece ser comprendida para mejor admirarla. Y para ello lo mejor es empezar por visitar el magnífico museo que los griegos han creado especialmente para ello.

 


 

El edificio diseñado por el suizo Bernard Tschumi y el griego Mijalis Fotiadis, visto desde fuera, es uno de esos engendros habituales en la horrenda arquitectura de nuestros días, pero por una vez se le puede perdonar por la acertadísima distribución del espacio museístico. Cuenta con 25.000 metros cuadrados de superficie, de los que 14.000 están dedicados a la exposición.

 

Atenas

 

Desde la calle de Dionisio Areopagita (Διονυσίου Αρεοπαγίτου, Dionisíu Areopaguitu), justo al lado de la Embajada de España, bajamos una escalinata que nos lleva directamente a la entrada. Justo delante de la puerta de ingreso encontramos los restos arqueológicos encontrados en el solar donde se edificó el museo, y que se conservaron en el nivel subterráneo.

 

Atenas

 

El museo se estructura en cuatro niveles, de los que tres son espacios expositivos. Siguiendo el recorrido que aconseja el propio museo, empezamos por la planta baja, en la que hay varias maquetas de la colina de la Acrópolis y sus laderas. En ellas podemos apreciar la evolución de los diferentes edificios que la ocupaban, desde la época clásica hasta nuestros días, pasando por la época otomana. En la imagen la vemos entre los siglos III y II a.e.c., su período de mayor esplendor, cuando sus edificios estaban completos.

 

Atenas

 

En esa misma planta baja, la parte central es una rampa que nos lleva al segundo nivel. Esa rampa simboliza las laderas de la Acrópolis, y en sus vitrinas se exponen hallazgos provenientes de los santuarios que estaban excavados en la roca. Con el fin de proteger la delicada policromía de las piezas expuestas, en este lugar no se puede tomar fotos, aunque sí se puede desde fuera o desde arriba, en el balcón de las cariátides que visitaremos más tarde.

 

Atenas

Museo de la Acrópolis

 

A continuación veremos la Sala de las Obras Arcaicas, que ocupa la mitad de la primera planta. En ella, por el mismo motivo antes referido, tampoco se puede tomar fotos. Sin embargo sí se pueden tomar vistas generales desde una balaustrada del nivel superior, a la cual corresponden las imágenes que mostramos. Como su propio nombre indica, en esta sala hay esculturas del período arcaico (entre los siglos VIII y V a.e.c.)

 

Atenas

Atenas

 

Dejando para más tarde la otra mitad de esta planta, tomamos la escalera mecánica y llegamos a la segunda, que no está destinada a usos expositivos. Lo interesante aquí es la terraza de la cafetería, que ofrece una vista inmejorable del lado sur de la Acrópolis y, a sus pies, el bonito palacete de la Embajada de España.

 

Embajada de España en Atenas

 

Ahora sí subimos a la tercera planta, la gran joya del museo. Se trata ni más ni menos que de la Sala del Partenón, el templo construido por el gran Fidias. Accedemos a la parte interior, que representa la cámara donde se custodiaba la estatua colosal de la diosa Atenea, protectora de la ciudad, hoy perdida. Obra del mismo Fidias, era de oro y marfil y tenía 13 metros de altura. En su lugar encontramos una maqueta del Partenón, así como una recreación de las esculturas que embellecían sus tímpanos. Un gran número de los dioses del Olimpo están representados en ellos, tales como Dioniso, DeméterPoseidón o Afrodita, entre otros, pero con especial protagonismo para Zeus y la propia Atenea. El del lado oriental representa el nacimiento de Atenea de la cabeza de su padre, Zeus, en presencia de otros dioses. El del lado occidental representa la lucha entre Atenea y Poseidón por la posesión del Ática.

 

Tímpano del Partenón

Tímpano del Partenón

 

Salgamos a la parte exterior, que aquí viene lo mejor. La estructura de cemento, sus dimensiones y orientación, las columnas de acero en igual número y disposición que en el templo, en definitiva toda la sala, recrean a la perfección el Partenón. En derredor se sitúan las esculturas que lo decoraban, o lo que queda de ellas, como ahora veremos.

 

Atenas

Acrotera del Partenón

 

Pero antes de entrar a examinar esas esculturas, es necesario reparar en la gran genialidad de este edificio, aquello que le hace ser magnífico a pesar de su fealdad. Hablamos, claro, de las grandes cristaleras que cubren completamente los muros exteriores, y que ponen todo el contenido en contacto visual directo con la ciudad, pero especialmente (mirando hacia el norte) con la Acrópolis y el propio Partenón. Podemos imaginar las obras en su emplazamiento original con sólo echar un vistazo al templo construido por Fidias. Es como si el círculo, después de 25 siglos, se cerrase por fin. Sobrecogedor.

 

El Partenón de Atenas

Tímpano del Partenón

 

Las obras expuestas componen tres conjuntos bien definidos: los tímpanos, los frisos y las metopas. Pero este impresionante legado está incompleto por el bárbaro e injustificable expolio perpetrado por la Pérfida Albión (¿quién si no?) entre 1801 y 1805. Un hijo de la Gran Bretaña, el conde de Elgin, arrancó de cuajo más de la mitad de las obras y se las llevó a su deprimente isla con el fin de adornar su jardín. No, no es una broma… A los pocos años su gobierno no dudó en comprárselas y ahora se exponen en el Museo Británico de Londres para vergüenza del mundo (pero no de ellos, que no tienen).

 

Tímpano del Partenón

 

En primer lugar, las esculturas de los dos tímpanos, cuyas maquetas ya hemos visto. Si en el templo estaban arriba, coronando las fachadas occidental y oriental, aquí están en el mismo sitio pero colocadas en el suelo para poder apreciarlas de cerca. Ambos están muy fragmentados, por el deterioro y por las 17 figuras que están en Londres, pero las piezas restantes están colocadas en su posición exacta para ajustarse totalmente a la realidad histórica. La mejor conservada es la de Dioniso recostado.

 

Tímpano del Partenón

Tímpano del Partenón

 

A continuación, las metopas. Son los paneles decorativos de la parte superior del templo, y representan diferentes ciclos de combates de la mitología griega: entre los dioses y los gigantes (gigantomaquia), entre los griegos y las amazonas (amazonomaquia), entre los griegos y los centauros (centauromaquia), así como escenas de la guerra de Troya. Son de gran realismo y maestría escultórica y están situadas en alto. De las 92 originales, 15 están en Londres.

 

Frisos del Partenón

Friso del Partenón

Frisos del Partenón

 

Detrás, incrustado en el muro a media altura, está el famoso friso (si bien en el templo estaba a 13 metros de altura). De enorme valor documental, representa la procesión de las panateneas (las fiestas dedicadas a la diosa), con 378 figuras humanas y 220 animales. Originalmente estaba formado por 115 bloques y tenía 160 metros de longitud. Hoy sólo hay 50 metros, ya que 80 metros están en Londres y otros fragmentos están dispersos por otros museos.

 

Atenas

Relieve del Partenón

 

Tras extasiarnos con esta maravilla, descendemos de nuevo al segundo nivel. Allí vamos a conocer el segundo templo más importante de la Acrópolis, el Erecteón, a través de una estupenda maqueta y varias esculturas. Este templo es famoso por las cariátides, las estatuas femeninas con función de columna que aquí están dispuestas tal como lo estaban en el templo, en una especie de balcón sobre la rampa de la planta baja. Se aprecia un hueco entre ellas: es el reservado a la sexta cariátide, también robada por Elgin y también expuesta sin pudor en Londres.

 

Maqueta del Erecteón

Cariátides del Erecteón

Cariátides del Erecteón

Cariátide del Erecteón

 

También se presentan los hallazgos de los Propileos y del pequeño templo de Atenea Nique.

 

Atenas

Retrato de Sauromates II

Rerato del Emperador Lucio Vero

_

 

El visitante sensible, el amante de la cultura y la Historia, se hincha de rabia al sentir la falta de más de la mitad de los extraordinarios mármoles que, para muchos, simbolizan el origen de la civilización como la conocemos hoy. Este museo nos recuerda que los piratas anglosajones han conseguido infectar cada rincón del planeta y que nadie está a salvo de sus garras. Sin embargo, este museo también representa el empeño de un país pequeño pero orgulloso, un país que no dejará nunca de luchar por su honor y por su legado, y para demostrarlo al mundo ha creado este museo. Si algún día los piratas creyeron tener alguna excusa para no devolver lo expoliado, ahora ya no tienen ninguna.

 

Nota: este artículo es un pequeño tributo a un país maravilloso que actualmente es víctima de sí mismo.

 
 
 

TEXTO Y FOTOS © LAGARTO ROJO
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

 
 
 

Para más información:
http://www.theacropolismuseum.gr/el (en griego)

 
 
 

logo (1A)
 
 
 

Anuncios

6 comentarios sobre “VISITA AL MUSEO DE LA ACRÓPOLIS DE ATENAS

  1. Un sitio imprescindible para conocer en Atenas, muy buena explicación de todo. Lo único que no estoy de acuerdo es que el edificio es feo, a mí parece correcto y acertado. La mezcla me parece buena. Soy fan de la civilización griega, de sus visiones, sus dioses, su imaginación … fueron unos avanzados en todos los aspectos. Un saludo

    Me gusta

    1. Estamos de acuerdo en que es muy acertado por sus valores museísticos, y su integración visual con la Acrópolis es magnífica. Ahora, por fuera ya es otra cosa… Bueno, cuestión de opiniones. También es cierto que en una ciudad como Atenas, llena de engendros arquitectónicos, no llama la atención…

      ¿Y qué decir de la Grecia antigua? tantas cosas suyas siguen siendo parte de nuestra civilización…

      Me gusta

  2. Conocí el pequeño museo que había antes en la Acrópolis y me encantaría ver este. Mientras tanto, agradezco las explicaciones y fotos, de acuerdo en todo, incluso para pedir que los frisos del Partenón vuelvan a su lugar.
    A mí Atenas me parece la ciudad más bonita del mundo, por lo menos la que me produce más emoción, especialmente pasear por las calles desde donde se divisan los templos de la Acrópolis y parece que desde este lugar la panorámica es espectacular. Gracias por ilustrarnos y compartir.

    Me gusta

    1. Hola Vico.

      Yo también conocí el otro, cuando vivía en Atenas hace ya bastantes años. Puedes estar segura de que éste está a años luz del otro.

      En mi caso, después de haber vivido durante dos años en la ciudad y presumiendo de conocerla muy bien, hombre, para mí significa mucho desde un punto de vista emocional, pero de ahí a decir que es bonita… Yo creo que en general es una ciudad muy fea con un extraño encanto, el que le dan determinados lugares y su gente, y sin duda es de gran interés. Una ciudad que hay que conocer sin duda.

      Gracias a ti por comentar. Eres bienvenida cuando quieras.

      Me gusta

  3. Enhorabuena por el artículo, y espero que puedas hacer otros que amplíen la información sobre las otras partes del museo como la galería arcaica y otras. Aprovecho tu conocimiento directo del museo para hacer una pregunta sobre una duda que tengo: He leído en algunos sitios que en la exposición de la decoración escultórica del Partenón las partes que están en el Museo Británico las han dejado vacías pero en otros lados leo que en su lugar se exponen copias de las mismas. ¿Cuál es la realidad?

    Me gusta

    1. Hola.

      En primer lugar, quisiera pedir disculpas por la demora en responder. En todo este tiempo me ha sido imposible por el trabajo. No, las piezas en poder de los piratas no están (observa que sólo hay cinco cariátides, por ejemplo). De este modo los griegos muestran la evidencia de que el monumento está mutilado. Y no los colocarán hasta que sean devueltos los originales. Es una cuestión de honor.

      Un saludo y gracias por tu interés.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s