EL ORIENTE DE SAMANÁ Y SU SABOR DOMINICANO

BANDERA DE SANTO DOMINGOEn otro artículo ya conocimos Las Terrenas y sus paradisíacas playas, la zona más turística y desarrollada de la península de Samaná, en el nordeste de Santo Domingo. En esta ocasión vamos a recorrer otros lugares menos conocidos de esta península que bien podría ser un reflejo de lo que es este país antillano. Una mezcla, no exenta de contrastes, entre la tradición y la modernidad, entre el atraso y el desarrollo. Pero eso sí, una tierra de gran atractivo para el viajero, ya que éste se sentirá, especialmente si es hispano, agradablemente acogido y en un ambiente de seguridad.

 

 

El anodino nombre de Sánchez es muy adecuado para la población que da entrada a la península. Sin el menor interés, es el lugar donde se bifurca la carretera que nos lleva a Las Terrenas, en la costa norte. En cambio, si seguimos hacia el este, por la costa sur, llegamos a Santa Bárbara de Samaná, la capital de la provincia. En su municipio viven unas 50.000 personas, pero por su dispersión nadie lo diría. El núcleo central tiene el aspecto de un poblachón de 2.000 o 3.000 habitantes.

 

Vendedor ambulante

Península de Samaná

Santa Bárbara

 

Santa Bárbara no es aparentemente una ciudad interesante. Sin duda no lo es para quien busca monumentos grandiosos o hechos históricos destacables. Tampoco tiene playas o zonas de ocio, y la vida nocturna es sencillamente inexistente. Pero su centro urbano ofrece gran cantidad de imágenes pintorescas y curiosas, óptimas para el viajero observador que vaya armado de una cámara fotográfica. Podemos definirla como una típica población dominicana de provincias.

 

Mercado de Santa Bárbara

Santa Bárbara

 

La avenida principal tiene un tráfico intenso en las horas punta, aunque sobre todo está atestada de motos, el medio de transporte más barato y por ende más popular. En esas motos, todas ellas de aspecto anticuado, pueden viajar tranquilamente tres personas y hasta una familia entera, por supuesto sin casco de ninguna clase.

 

Santa Bárbara de Samaná

Santa Bárbara de Samaná

 

Añadiendo un pequeño remolque a estas motos se obtienen unos prácticos mototaxis que por un módico precio te llevan de un lado a otro. Y para los turistas, unos camiones hábilmente acondicionados hacen las veces de autobuses turísticos. Mientras, otros usan sus vehículos (generalmente camionetas como las que salen en las películas gringas) a modo de tiendas ambulantes.

 

Mototaxi en Samaná

Camión turístico dominicano

Vendedor ambulante

 

Por las mañanas podemos adentrarnos en un típico mercado callejero dominicano. En él la higiene es, digámoslo así, relajada…

 

Santa Bárbara de Samaná

Santa Bárbara de Samaná

Mercado de Santa Bárbara

 

También la peluquería se traslada a la calle. Una silla de plástico en la acera es todo lo que se necesita para sacarse unos pesos.

 

Peluquera dominicana

 

A poca distancia se encuentra el puerto, que es además el único de la península digno de tal nombre. De allí parten las embarcaciones que zarpan en busca de las ballenas que acuden a estas aguas para aparearse, lo cual atrae a turistas ávidos de unas bonitas fotos, y éstos a su vez atraen a los vendedores ambulantes ávidos de unos pesos.

 

Puerto de Samaná

Arco iris en Santa Bárbara

Vendedor de sombreros

 

Frente al puerto hay unas pequeñas islas deshabitadas unidas a tierra firme por un absurdo puente que mandó construir el dictador Rafael Leónidas Trujillo. Su inutilidad y su desproporcionado coste son obvios y son objeto de chanza por parte de los lugareños, pero quién le iba a decir que no al Jefe

 

Santa Bárbara de Samaná

 

El malecón de Santa Bárbara es un paseo agradable y bien cuidado, en contraste con el resto de la ciudad. Aquí encontramos lo más sorprendente: un multicolor centro comercial construido a base de casas de madera que recuerdan a un pueblo alemán u holandés. Algo tan absurdo como un colmadón dominicano en los Alpes, pero que no deja de tener su gracia.

 

Santa Bárbara de Samaná

Santa Bárbara de Samaná

Santa Bárbara de Samaná

 

Muy cerca, una placa recuerda que Santa Bárbara, cuyos primeros pobladores fueron familias traídas de las islas Canarias, fue fundada en 1756 por orden del rey Fernando VI y fue bautizada en honor de la esposa de aquél, Barbara de Braganza. Tras la placa, un quiosco de indescriptible decoración, un atentado estético que antecede a la iglesia principal, de estilo indefinible y perpetrada en indisimulado hormigón.

 

Santa Bárbara de Samaná

Santa Bárbara de Samaná

 

Para continuar nuestro viaje por la península de Samaná podemos usar el transporte público. Esta función aquí la cumplen las guaguas, unas furgonetas o a veces unas camionetas en las que puede darse el caso de que tengamos que viajar en el remolque, como un vulgar fardo, lo que puede constituir una pequeña aventura para el foráneo, aunque para el lugareño sea parte de su cotidianeidad.

 

Guagua dominicana

Guagua dominicana

 

Lo mejor es que la carretera, que recorreremos con más detenimiento en un futuro artículo, nos ofrece muchas pinceladas de la vida de esta provincia dominicana. Una de ellas son los lugares donde los aguerridos motoristas alimentan a sus máquinas. Las siguientes imágenes hablan por sí solas.

 

Las Galeras

Gasolinera dominicana

Moto dominicana

 

Y así llegamos a Las Galeras, el referente turístico del extremo oriental de la península. Se encuentra en el centro de la bahía del Rincón, la cual está delimitada por dos cabos, llamados Cabrón y Las Galeras. Un lugar muy interesante, pues lo que allí veremos es lo más alejado del turismo de masas que podamos imaginar.

 

Ocas dominicanas

 

A Las Galeras la palabra pueblo le viene grande; simplemente se trata de unas cuantas casas a lo largo de una carretera que desemboca en la playa. Uno podría pensar que es un lugar que ha quedado anclado en el tiempo; pero simplemente es un lugar del Santo Domingo rural al que ha llegado el turismo. Eso sí, no es un turismo de masas ni es un turismo sofisticado. Es un turismo modesto, sin ostentaciones, de gente que busca un lugar tranquilo y auténtico. Allí uno tiene la sensación de que el tiempo pasa más lento.

 

Península de Samaná

 

En esa carretera encontramos establecimientos de todo tipo de aspecto un tanto precario y de actividad bastante pausada, tales como talleres, peluquerías, bares, algún que otro hotel… y en las horas menos calurosas del día vemos mucha gente que va arriba y abajo, tanto lugareños como foráneos.

 

Salón de belleza dominicano

Peluquería dominicana

 

Al fondo, una estupenda playa que abarca gran parte de la bahía. Nunca da sensación de estar saturada y cuando el calor ya no aprieta se muestra en calma y llena de belleza.

 

Las Galeras

Playa de Las Galeras

Playa dominicana

Península de Samaná

 

Es a esta hora cuando algunas jóvenes locales aprovechan para refrescarse. Una vez más, hace su aparición el gran misterio dominicano: por qué las chicas se bañan vestidas. Misterio que al visitante foráneo cada día se le antoja más irresoluble.

 

Playa de Las Galeras

Playa de Las Galeras

 

De la citada carretera surge alguna que otra lateral. Una de ellas nos lleva a otra playa, situada en otra bahía un poco más al oeste. Su nombre, poco original pero fácil de recordar: La playita.

 

Las Galeras

Las Galeras

Las Galeras

 

Pero el oriente de Samaná no es sólo playa. Preguntando a la gente local se puede conocer otros lugares interesantes en el interior, tales como un restaurante llamado Monte Azul, que supone una auténtica sorpresa y un magnífico broche de oro para la estancia en esta esquina de La Española. El lugar, en lo alto de un cerro, tiene un acceso muy malo -apenas un camino de tierra de pronunciada pendiente-, pero desde la cima las vistas son impresionantes e inolvidables. En derredor tenemos todas las costas que rodean la península de Samaná: al sur la bahía del mismo nombre (que en realidad, por su tamaño es más bien un golfo) y al norte Las Galeras y sus playas.

 

Las Galeras

Las Galeras

Las Galeras

 

El restaurante, de buena comida indochina, es un pequeño local con terraza construido con gusto y adaptado a su entorno. Está regentado por una pareja francesa, Pierre y Vanina. Ella, de ascendencia vietnamita y esplendorosa belleza, cautiva también por su simpatía. Él, galo de pura cepa y objeto de las envidias ajenas.

 

Restaurante Monte Azul

 

No puede haber mejor lugar para despedirse de una península, la de Samaná, que tiene todo el potencial necesario para convertirse en un destino de primer orden. Un lugar donde el turismo bien gestionado podría ser el motor de un desarrollo que no suponga la desaparición de su autenticidad y su belleza natural.

 

                                               RECOMENDADO POR LAGARTO ROJO

Las GalerasLas GalerasEl Jardín del Coco está situado en pleno centro de Las Galeras, al lado de la parada de las guaguas y apenas a un breve paseo de las playas más paradisíacas de la localidad.

Las GalerasLas GalerasLas habitaciones son sencillas pero funcionales y cómodas, ideales para los viajeros sin pretensiones de lujos, ya que los precios también se ajustan a su categoría.

 
 
 

TEXTO Y FOTOS © LAGARTO ROJO
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

 
 
 
logo (1A)
 
 
 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s