UN PEQUEÑO CRUCERO POR LOS CANALES DE ÁMSTERDAM

BANDERA DE HOLANDA 1.svgDe entre las muchas ciudades que han sido llamadas la Venecia del Norte, la única que de verdad puede merecer este sobrenombre (y aun así con reservas) es Ámsterdam. Efectivamente, la capital holandesa es la única que está realmente estructurada con base en un gran número de canales, los cuales forman un elemento indisoluble del paisaje urbano. Esto es lo que la asemeja ligeramente a la ciudad italiana, si bien es cierto que los canales de una y otra presentan características diferentes.

 

 

Queda claro, pues, que Ámsterdam es una ciudad de canales, y que se puede recorrer usando estas vías acuáticas. La diferencia con Venecia es que estos canales tienen calles a ambos lados, es decir, salvo muy pocas excepciones, las fachadas de los edificios amsterdameses no caen directamente sobre el agua. Y esas calles, si bien estrechas, suelen tener dos aceras (una a cada lado), calzada para los coches y carril bici (o, como los llaman en otros países hispanos, ciclovía o bicisenda).

 

Holanda

Holanda

Holanda

 

Y es que los canales de Ámsterdam están llenos de embarcaciones; como veremos unas los surcan y otras están amarradas. Entre las primeras, algunas están destinadas a realizar recorridos turísticos de una hora de duración aproximadamente. Los hay de varias empresas, pero todos son muy similares: alargados pero muy bajos y de poco calado, para poder pasar cómodamente por debajo de los numerosos puentes. Por eso mismo, no pueden tener una cubierta exterior, sino que toda la parte superior es un techo transparente que permite una perfecta visión de todo lo que se nos muestra a ambos lados.

 

Holanda

Holanda

Holanda

 

La capital holandesa tiene muchos canales, pero los principales son cuatro construidos en el siglo XVII a modo de anillos concéntricos alrededor del centro de la ciudad. Frecuentemente esa antigüedad queda certificada de modo bien visible en los hastiales de los edificios.

 

Holanda

 

En nuestro recorrido partimos del embarcadero de la avenida Rokin, justo al comienzo del Barrio Rojo, y en primer lugar pasamos junto al lujoso e imponente Hotel de l’Europe. De ahí entramos en el río Ámstel, que dio origen y nombre a la ciudad (literalmente, presa en el Ámstel) y pasamos por la plaza de Waterloo (Waterlooplein), donde se yergue el moderno Palacio de la Ópera.

 

Holanda

Holanda

 

El río Ámstel está atravesado por los canales principales, circunstancia que aprovechamos para desde aquí adentrarnos en el más bonito de ellos, el Canal de los Señores (Herengracht). Y nada más empezar, pasamos por una de las estampas más famosas de la ciudad, la intersección de este canal con el Reguliersgracht, el único lugar donde podemos ver siete puentes concatenados, uno dentro de otro como muñecas rusas. Un efecto óptico que crea una imagen casi mágica.

 

Holanda

 

El Canal de los Señores es el más rico de todos y está repleto de edificios de gran valor monumental. Era el canal donde se instalaron las familias acaudaladas que en gran medida financiaron esta ampliación de la ciudad. Ésa fue la Edad de Oro holandesa, cuando el país, recientemente separado de España, se había enriquecido gracias al comercio con las Indias Orientales. Son muchas las elegantes mansiones que embellecen este canal, lo cual se manifiesta sobre todo en los hastiales que los coronan. Veamos algunos ejemplos:

La Casa Bartolotti, construida en 1617 para un banquero italiano, cuyas estancias ricamente amuebladas son visitables. Es la grande rojiza de la izquierda.

 

Holanda

 

Las Casas Cromhout (Cromhouthuizen), cuatro inmuebles iguales (aunque dos de ellos son de mayor tamaño que los otros dos). El interior se puede considerar un museo decorado lujosamente al gusto de la época.

 

Holanda

 

También el alcalde de Ámsterdam tiene su residencia en este canal, concretamente en este edificio (el marrón situado en el centro) de aspecto austero aunque no exento de elegancia.

 

Holanda

 

Los edificios históricos de Ámsterdam están asentados sobre pilotes de madera (otro punto en común con Venecia) ensartados en un terreno poroso, lo que hace que muchos de ellos se hayan inclinado y se haya abierto una separación con los contiguos.

 

Holanda

 

Las fachadas, además, están ligeramente inclinadas hacia afuera. Esto tiene una explicación lógica: como los impuestos se pagaban por metros de fachada, éstas suelen ser muy estrechas, por lo cual en las mudanzas los muebles no caben por las angostas escaleras y han de ser subidos con poleas. Basta fijarse un poco para verlas siempre sobresaliendo de los hastiales. Dicha inclinación tiene como objeto evitar que la fachada sufra daños.

 

Holanda

 

A continuación nos adentramos en la zona portuaria. De mucha mayor anchura y profundidad, por aquí pueden navegar grandes naves de carga y de pasajeros.

 

Holanda

Holanda

 

Podemos contemplar edificios como un enorme y caro restaurante chino flotante; o el Museo Marítimo, que ocupa un magnífico edificio del siglo XVII y que cuenta con una réplica de un buque holandés del siglo XVIII; o el impactante edificio verde cuya forma recuerda la proa de un buque varado, y que no es otra cosa que la entrada del túnel de la autopista que atraviesa el puerto bajo el agua.

 

Holanda

Holanda

Holanda

 

El número de canales y de puentes que posee la capital holandesa puede ser sorprendente: 165 y 1281 respectivamente, aunque los puentes del centro histórico sólo son 80. Muchos de ellos son sencillos, pero algunos son más monumentales, como el Puente Azul (Blauwbrug) , con sus farolas coronadas.

 

Holanda

 

También hay ocho puentes levadizos, necesarios para que puedan pasar las embarcaciones mayores, sobre todo en el río Ámstel y sus inmediaciones. Los hay de dos tipos, como los que vemos a continuación.

 

Holanda

Holanda

 

Navegando por los canales pasaremos todo el tiempo junto a viviendas flotantes de muy diferentes aspectos. Más de 2.500 barcos de todo tipo, que en origen fueron una solución a la falta de espacio, pero hoy ya son parte del paisaje urbano y una de las señas de identidad amsterdamesas.

 

Holanda

Holanda

Holanda

 

Y hablando de las señas de identidad de esta ciudad no podemos pasar por alto las bicicletas, de las que hay más que personas (unas 850.000). Estos vehículos son el medio de transporte más utilizado y están por todas partes. También las vemos desde los canales, estacionadas sobre las orillas o los puentes, incluso a veces caídas al agua.

 

Holanda

Holanda

 

De la zona portuaria pasamos de nuevo al río y de allí al punto de partida en el embarcadero de la avenida Rokin. Así, nuestro recorrido llega a su fin. Ver Ámsterdam desde los canales es una interesante experiencia que nos permite conocer la ciudad desde otra perspectiva. Es el más rápido y práctico modo de conocerla. Y tratándose de la auténtica Venecia del Norte, es una experiencia que no deberíamos pasar por alto.

 

Nota: en el siguiente enlace se puede consultar una estupenda guía para llegar al centro de Ámsterdam desde el aeropuerto de Schiphol.

 
 
 

TEXTO Y FOTOS © LAGARTO ROJO
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

 
 
 
logo (1A)
 
 
 

Anuncios

2 comentarios sobre “UN PEQUEÑO CRUCERO POR LOS CANALES DE ÁMSTERDAM

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s