EL PUEBLO DE LAS TERRENAS EN SAMANÁ (SANTO DOMINGO)

BANDERA DE SANTO DOMINGOLa península de Samaná, en el nordeste de Santo Domingo, es un paraíso tropical que está experimentando un gran desarrollo. No hace muchos años lo que hoy son carreteras eran caminos de tierra, y a muchos lugares ni siquiera había llegado la electricidad. Pero de la mano de algunos europeos, sobre todo franceses, esta península ha conocido la llegada de la industria turística. Es cierto que aún queda mucho por hacer, y Samaná es una tierra de grandes contrastes donde vemos el lujo convivir con la pobreza, la sofisticación con la sencillez, la modernidad con la tradición.

 


 

Uno de los lugares más atractivos para el visitante foráneo es Las Terrenas, en la costa norte de la península. Para llegar allí hay que pasar por Sánchez; no, no es un señor, es una pequeña población sin el menor interés que sirve de entrada a la península y de nudo de carreteras. En el camino de allí hasta Las Terrenas pasamos por un pequeño alto en el que es obligado detenerse, ya que las vistas nos permiten dominar toda la Bahía de Samaná.

 

Península de Samaná

Península de Samaná

 

Las Terrenas es un pueblo que casi no parece un pueblo. Apenas consta de dos calles que descienden paralelas hasta la costa y una tercera que corre a lo largo de ésta. Dichas calles están asfaltadas, mientras que las transversales apenas son caminos de tierra por los que a veces deambulan perezosas las gallinas, a veces vemos a unos niños jugando…

 

Península de Samaná

Península de Samaná

 

Por las calles circulan los vehículos de todo tipo, aunque entre los lugareños predominan las camionetas al estilo gringo o las motos de pequeña cilindrada, mientras que entre los turistas abundan los todoterrenos o las cuatrimotos.

 

Península de Samaná

Península de Samaná

Península de Samaná

 

Como transporte público cuentan, claro, con taxis, pero lo más barato son los llamados motoconchos. Con este nombre se designa a unas motos (unos motores, dicen allá) que hacen las veces de taxi. Están por todas partes y al final uno se acaba acostumbrando a usarlos, por más que en nuestro lugar de origen jamás nos montaríamos en un vehículo como ése sin casco y con un desconocido. A fin de cuentas, en Santo Domingo es frecuente ver a tres o cuatro personas sobre una de esas pequeñas motos, o a veces gente cargando una maleta o un mueble.

 

Península de Samaná

Península de Samaná

 

Este lugar bulle de actividad, no cabe duda. No hay más que observar los pintorescos comercios que jalonan las calles. Se vende de todo y de cualquier manera. Obsérvese:

 

Península de Samaná

Península de Samaná

 

Lo más habitual son casetas de ladrillo, chapa o madera cubiertas con tejados también de chapa o una simple lona, en las que abunda el calzado de segunda mano. Sí, has leído bien, de segunda mano (¿o deberíamos decir segundo pie?).

 

Península de Samaná

Península de Samaná

Península de Samaná

Península de Samaná

 

Pero quien no tiene una caseta se vale de un destartalado vehículo. Los lugareños, acostumbrados, se acercan a comprar sin dar importancia a la pintoresca estampa.

 

Península de Samaná

 

También encontramos aquí y allá a artistas aficionados que exponen sus obras a la espera de un comprador ocasional.

 

Península de Samaná

 

En las cercanías de la playa hay un par de pequeños centros comerciales claramente dirigidos al turista extranjero. Construidos con más cuidado, en ellos se venden algunas artesanías bastante llamativas…

 

Península de Samaná

Península de Samaná

Península de Samaná

 

Es sabido que las sectas protestantes se han extendido como una plaga por Hispanoamérica. Las Terrenas no es la excepción, y para muestra aquí tenemos esta peluquería cristiana (sin comentarios…) Por si acaso, absténganse los ateos, que el tipo tiene unas tijeras en la mano…

 

Península de Samaná

 

Capítulo aparte merece el pintoresco cementerio de la localidad, situado para sorpresa de forasteros en la misma línea de playa, justo donde confluyen las calles principales, en un lugar llamado apropiadamente Punta de los Muertos. No, no es digno de mención por su monumentalidad, sino por su sencillez y por cierto aire descuidado. Las tumbas, encaladas y frecuentemente carentes de inscripción alguna, se entremezclan con la maleza.

 

Península de Samaná

Península de Samaná

Península de Samaná

 

Tampoco podemos dejar de fijar nuestra atención en algunos carteles representativos de la realidad dominicana, ya sea por estar elaborados con mucha gracia, ya sea porque serían impensables en nuestro lugar de origen. En otros casos, la estética de culebrón de los años 80 es inenarrable…

 

Península de Samaná

Península de Samaná

Península de Samaná

 

_

Las playas situadas dentro de la localidad son dos, una a cada lado del cementerio. La de la derecha no es gran cosa y cuenta con varios bares y colmadones frecuentados por dominicanos. La de la izquierda tiene un aspecto más selecto: la playa es larga y bonita, de arena fina y sembrada de altas palmeras.

 

Península de Samaná

Península de Samaná

Península de Samaná

Península de Samaná

 

En esa zona, llamada el Pueblo de los Pescadores, las calles están bien asfaltadas y ajardinadas, las casas son de madera pintada de vivos colores y hasta hay un hotel construido con la forma de un gran yate. El lujo a veces es un poco excéntrico.

 

Península de Samaná

Península de Samaná

Península de Samaná

 

En todo caso, la playa de Las Terrenas es un lugar muy agradable que desconoce las aglomeraciones de las playas del Mediterráneo. Un lugar magnífico para relajarse y practicar deportes acuáticos o simplemente pasear en lancha motora.

 

Península de Samaná

Península de Samaná

Península de Samaná

 

Sin embargo, aunque pueda parecer un paraíso, se queda corta si la comparamos con otras playas muy cercanas, que también pertenecen al municipio pero que están situadas fuera del casco urbano. Hablamos de las playas Bonita y Cosón. Como es natural, también las vamos a visitar. Pero eso será en la segunda parte de nuestro recorrido por Las Terrenas.

 

                                               RECOMENDADO POR LAGARTO ROJO

Península de SamanáPenínsula de SamanáResidencial Madrugada está situado a muy poca distancia del centro de Las Terrenas y muy bien comunicada con las playas más paradisíacas.

Península de SamanáPenínsula de SamanáSe compone de un conjunto de apartamentos todos diferentes, dispuestos como si de una pequeña aldea se tratase. La belleza del complejo, que rezuma sencillez y colorido, es incomparable.

Península de SamanáPenínsula de SamanáLos apartamentos se componen de dormitorio, sala de estar y cocina, además de un porche donde pasar inolvidables veladas gozando del frescor de la noche tropical.

 
 
 

TEXTO Y FOTOS © LAGARTO ROJO
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

 
 
 
logo (1A)
 
 
 

Anuncios

2 comentarios sobre “EL PUEBLO DE LAS TERRENAS EN SAMANÁ (SANTO DOMINGO)

  1. Creo que nadie ha descrito mejor a Las Terrenas que tu con este reportaje. Me pareció estar allí de nuevo, recorriendo esas calles, esquivando las motos, escuchando la música y tomando un roncito frente la playa, Felicitaciones 🙂

    Me gusta

    1. Y yo que pensaba que me había quedado un poco flojo… No sabes cómo me alegra tu comentario, y más viniendo de un gran contador de relatos. En cambio, estaba más contento de las fotos, que he mejorado bastante… En todo caso, muchas gracias, a ver qué te parece el próximo capítulo.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s