PLAZAS DEL MUNDO: LA “GRAND-PLACE” DE BRUSELAS

BANDERA DE BÉLGICAEscondida entre callejas, en el corazón de la capital de Bélgica, la Grand-Place se revela al visitante por sorpresa. Aparece de repente, grandiosa y majestuosa. Los edificios que la rodean, todos de gran valor monumental e histórico, son un reflejo del poder de los gremios que desde la Edad Media hicieron la fortuna de los Países Bajos Españoles. La plaza, como la vemos en la actualidad, presenta elementos de diferentes épocas pero no por eso deja de ser perfectamente armoniosa. Incuestionablemente es una de las plazas más bonitas del mundo y fue declarada merecidamente Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1998.

 

Bélgica

 

De entre las seis callejas que dan acceso a la plaza, sin duda la mejor es la calle de los Arenques (rue des Harengs), ya que emboca directamente hacia la imponente torre del Ayuntamiento. Mientras caminamos por esta calle, se nos va anticipando el espectáculo que nos espera al cabo de unos instantes. Y más si la visitamos por primera vez en horario nocturno, cuando su fuerza escénica aumenta. Eso es precisamente lo que vamos a hacer.

 

Bélgica

 

Efectivamente, por la noche la plaza se presenta como un espacio aproximadamente rectangular completamente vacío de otra cosa que no sean los numerosos viandantes, curiosos, visitantes, turistas, fotógrafos… en definitiva gente de todo tipo que se deja atrapar por la magia de los majestuosos edificios que los rodean. Uno no puede evitar girar y girar maravillándose por esa arquitectura elegante e inteligentemente iluminada.

 

Bélgica

 

De noche y de lejos, los antiguos edificios de la Grand-Place se muestran como un conjunto armonioso, un juego de luces y sombras que sólo al acercarnos nos descubre la presencia de escudos nobiliarios, gabletes, estatuas, medallones, balcones, columnas y un sinfín de elementos decorativos muy propios de su época.

 

Bélgica

Bélgica

Bélgica

 

La mayor parte de los edificios son de dimensiones modestas, aunque muy ricos, pues eran las sedes de los gremios. Sin embargo, dos de ellos se destacan claramente. El primero, indiscutiblemente, con su alta torre de 96 metros, es el Ayuntamiento. El segundo, justo enfrente del anterior, es la Casa del Rey, que semeja un pequeño castillo.

 

BélgicaBélgica
_Bélgica

 

En Bruselas, los artesanos y los comerciantes enriquecieron la ciudad y levantaron en el siglo XV un conjunto gótico del que hoy sólo quedan el edificio del Ayuntamiento y el adoquinado, que es original. El resto de edificios, los gremiales y residenciales, fueron arrasados por el brutal bombardeo francés de 1695.

 

Bélgica

 

La segunda mitad del siglo XVII fue un período de decadencia de España al tiempo que marcó el auge de Francia. Una serie de guerras de agresión por parte de los galos fue arañando territorios españoles que se perderían para siempre (como el Rosellón, por ejemplo). Así ocurrió también con algunas plazas de los Países Bajos Españoles, un territorio que ambicionaban especialmente por su cercanía a París. Así, durante la Guerra de los Nueve Años, Luis XIV de Francia ordenó al duque de Villeroy que destruyese Brujas y Gante, pero éste sugirió al monarca que la destrucción de Bruselas sería más impactante. Muy simpáticos los dos… De la plaza gótica sólo se salvó el Ayuntamiento, que fue restaurado, y el resto hubo de ser rehecho completamente entre 1697 y 1705. Por este motivo, hoy la Grand-Place es mayoritariamente un conjunto barroco, aunque con algún añadido del siglo XIX.

 

Bélgica

 

Una vez maravillados con esta visión nocturna de la Grand-Place, vamos a visitarla detenidamente bajo el sol de la mañana. Así podremos analizar cada uno de sus edificios. En primer lugar nos llamará a atención, claro, el Ayuntamiento, que como ya se ha dicho es el único superviviente de estilo gótico. Su torre, llamada atalaya (beffroi en francés) es característica de las casas consistoriales en los Países Bajos Españoles, de lo cual se pueden encontrar numerosos e imponentes ejemplos. Siguiendo el modelo habitual, cuenta con una planta baja porticada (que se usaba para instalar el mercado) y una fachada de dos pisos repleta de estatuas que representan a santos y personajes históricos.

 

Bélgica

Bélgica

Bélgica

 

Justo enfrente, le da réplica la Casa del Rey. En sus orígenes fue de madera y en ella se vendía pan. Más tarde, ya de piedra, fue propiedad del Duque de Brabante y después del Rey de España (de ahí su nombre). Su aspecto actual neogótico (y muy recargado) se debe a una reforma de 1873. Actualmente alberga el interesante Museo de la Ciudad de Bruselas, que entre otros objetos guarda los más de 700 trajes del Manneken Pis.

 

Bélgica

Bélgica

 

El resto de la plaza está rodeado por casas que pertenecieron a los poderosos gremios. Son 33, por lo que una relación exhaustiva sería muy pesada, pero sí vamos a ver algunos detalles. Empezamos por el lado oeste, a la derecha del Ayuntamiento. Actualmente en restauración, han colocado una fotografía sobre los andamios que nos permiten ver cómo son las fachadas. La última del lado derecho, llamada El Rey de España por estar coronada por un gran busto de Carlos II, pertenecía a los panaderos. En el otro extremo, la casa de los navieros, imita la popa de un buque.

 

Bélgica

 

Otro estupendo conjunto es el que flanquea el lado izquierdo del Ayuntamiento. De entre ellas destaca la que está justo en el centro, coronada por la estatua ecuestre dorada de Carlos Alejandro de Lorena, gobernador de los Países Bajos durante la dominación austriaca, en el siglo XVIII. Esta casa, que perteneció al gremio de los cerveceros, hoy alberga precisamente el Museo de la Cerveza.

 

Bélgica

Bélgica

 

En el lado norte, a la derecha de la Casa del Rey, otro grupo de casas de las que destaca, de nuevo, la situada en el centro. Perteneciente a los sastres, presenta un busto de santa Bárbara en la fachada.

 

Bélgica

 

Si por la noche tenemos la impresión de estar solos (es un decir) ante los edificios, que nos rodean brillando en la oscuridad, de día la plaza cambia totalmente ante nuestros ojos. Los edificios se tornan blanquecinos y revelan los tonos dorados de sus elementos decorativos. El espacio entre ellos se llena de actividad. Por un lado, están las elegantes terrazas de los bares y otros establecimientos, como una afamada chocolatería (estamos en Bélgica…), y por otro lado están los artistas que exponen y venden sus obras en el centro de la plaza.

 

Bélgica

 

Asimismo, esta plaza constituye un marco incomparable para situar una sesión fotográfica que ensalce la belleza de una modelo. Así lo entendieron estos fotógrafos mejicanos:

 

Bélgica

Bélgica

 

Gente que pasea, que se admira, que fotografía, que no termina de creerse que existe un conjunto arquitectónico de tal belleza y armonía. La Grand-Place es un espacio urbano espectacular que por sí sola justifica una visita a la capital belga. Visita que sin duda será inolvidable y permanecerá impresa en la retina del visitante.

 
Para más información:
http://visitbrussels.be/bitc/front/home/display/clt/BE_fr/section/visiteur.do (en francés)

 
 
 

TEXTO Y FOTOS © LAGARTO ROJO
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

 
 
 
logo (1A)

Anuncios

2 comentarios sobre “PLAZAS DEL MUNDO: LA “GRAND-PLACE” DE BRUSELAS

  1. La he estado recorriendo con google maps y es fascinante, una orgía de belleza visual, donde cada edificio es una obra de arte. Hace tiempo debatiendo sobre la Plaza del Pilar ( ese cubo de turismo, esos faros y marquesinas son un atentado al entorno, reconocido hasta por el colegio de arquitectos) se habló de la reforma franquista de Regino Borobio, que destruyó un entramado de calles con más de doscientos edificios del siglo XV al XVIII, varios palacios como el de Ayerbe, Aytona, el de Esmir, el de Quinto, ( posteriormente caería el de Goicoechea), arcos como el de los cartujos, conventos, colegios, la clínica del Dr Palomar, etc, Una barbarie no vista desde los Sitios y que continúo durante la dictadura , sin una sociedad civil organizada que pudiese oponer resistencia y más allá. Pues bien, entre los primeros proyectos para el nuevo Ayuntamiento en la Plaza del Pilar estaba uno muy similar al de Miguel Angel Navarro, con sus tres torreones historicistas de influencia árabe, pues bien, el argumento de muchos de nuestros paisanos era que mejor el que había ahora austero , porque el del proyecto no dejaría resaltar bien al Pilar. Tócate los cojones¿ Pero se puede ser más cateto? Igual te tiran la Seo para que resalte más la Pilarica. Cualquiera les habla de reconstruir el Palacio de la Diputación del Reino. Claro, así tenemos edificios tan feos como la hospedería, los juzgados o el Gobierno civil, que da penica verlos en esa plaza, sin que nadie exija una reforma estética acorde con su emplazamiento. Esta gente sería capaz de tirar la mitad de los edificios de la Grand Place de Bruselas para que resaltara más el Ayuntamiento. Y así con todo. En muchas de las grandes ciudades han reconstruído o recreado lo que no está en los escritos, y no veas cómo lo disfrutan y presumen de ello. pues aquí te encontrarás catetos que te dirán que es anacrónico, que sería algo de cartón pierda, que es un gasto en vez de una inversión, y no sé cuántas cosas más. Luego son los que te defienden las intervenciones más horrorosas de la ciudad, como las juanolas, los bancos esos verdes de contrachapado, las farolas de los ahorcados, y toda esa estafa intelectual que se parapeta tras la calificación de diseño u arte moderno.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s