VIAJE AL CENTRO DE LA TIERRA: LAS MINAS DE SAL DE WIELICZKA (POLONIA)

Las Minas de Sal de Wieliczka (pronúnciese [vielichca]), en Polonia, son un mundo subterráneo sorprendente que con justicia formó parte de la primera lista del Patrimonio de la Humanidad de la Unesco en 1978. En esta mina se estuvo extrayendo sal durante un milenio, desde la Edad Media hasta 1996. El resultado de esa extracción son 300 quilómetros de galerías y unas 3.000 cámaras que representan un volumen de 7,5 millones de metros cúbicos. Dichas cámaras están dispuestas en nueve niveles, entre los 64 y los 327 metros de profundidad.

 


 

Obviamente, el recorrido turístico no es ni mucho menos tan largo. Incluye 22 cámaras unidas por dos quilómetros de galerías, entre los niveles I (64 metros de profundidad) y III (135 metros). Es la parte más bonita de la mina, que se compone de cámaras acondicionadas y decoradas con esculturas, capillas y lagos subterráneos. Hay que destacar que la mina de Wieliczka recibe visitantes desde el siglo XV, aunque el recorrido turístico se desarrolló entre finales del siglo XVIII y principios del XIX. Actualmente recibe en torno a un millón de visitantes al año, entre los que se cuentan personalidades célebres.

 

Minas de sal Minas de sal Minas de sal

 

Cada cámara se corresponde con un antiguo bloque de sal que se extrajo lentamente hasta agotarlo. De resultas de esa explotación surge la cámara, que posteriormente sería acondicionada, decorada y dedicada a diferentes usos. En las paredes de las cámaras podemos ver la sal en diferentes estados, según las características de cada lugar. En general, una vez expuesta al aire y pasados los siglos, ha adquirido un color gris oscuro, aunque en otros lugares la veremos blanquecina y con forma más esponjosa recubriendo las tuberías o los troncos que apuntalan las galerías.

 

Minas de sal Minas de sal OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

El descenso lo realizamos por el pozo Daniłowicz hasta el nivel I (a 64 metros de profundidad). Fue excavado entre 1635 y 1640 y se usaba para extraer el mineral. Actualmente es la entrada de visitantes, que para ello usan una escalera de 378 escalones. A partir de aquí iniciaremos nuestro paseo de aproximadamente dos horas, pasando de cámara en cámara, a veces comunicadas por galerías. Bajaremos de un nivel a otro por galerías inclinadas o grandes cámaras con escaleras. A continuación vamos a reseñar las cámaras más interesantes.

 

Minas de sal Minas de sal Minas de sal

 

En el primer nivel destaca la cámara Nicolás Copérnico, dedicada al gran astrónomo polaco que probablemente visitó la mina en 1493, durante su etapa de estudiante. Una estatua de sal se ha erigido en su honor. A continuación pasamos a la primera de las capillas, dedicada a san Antonio, esculpida entre 1690 y 1710 en estilo barroco. Toda su estructura, así como las estatuas y el altar, son de sal, que inevitablemente sufre un proceso de disolución natural que produce un deterioro de sus formas. En la cámara Janowice, excavada en el siglo XVII, encontramos un grupo escultórico de sal que representa la leyenda del descubrimiento de la sal en la región de Pequeña Polonia por parte de la reina Cunegunda.

 

Minas da sal Minas de sal Minas de sal

 

En la cámara Sielec se han recreado los antiguos métodos de transporte minero, que incluyen carros, caballos, vagones y raíles. La cámara de Casimiro el Grande está presidida por un gran busto de sal de este rey polaco que reguló el estatuto de los mineros de Wieliczka. En la misma sala hay un gran malacate del siglo XVIII, un ingenio de madera movido por caballos que servía para subir el material a la superficie. Podía cargar hasta dos toneladas.

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA Minas de sal Minas de sal

 

Llegamos a la cámara Pieskowa Skała, uno de los lugares más grandiosos del recorrido. Excavada en el siglo XVII, es muy alta y une los niveles I y II gracias a una larga escalera de madera. Presenta muchas cavidades y crestas de sal. Seguidamente encontramos un simpático grupo escultórico de enanos mineros, que representan duendes, entre estalactitas y estalagmitas de sal producidas por un curioso fenómeno de cristalización. Después, dos capillas: primero la de la Santa Cruz, toda recubierta de madera, y la de Santa Cunegunda, de enormes dimensiones.

 

Minas de sal Minas de sal Minas de sal

 

La capilla de Santa Cunegunda está situada entre los 91 y los 101 metros de profundidad. Totalmente esculpida en sal en 1896, tiene 54 metros de largo, 18 de ancho y 12 de alto. Por sus dimensiones, más que una capilla es una iglesia. Tiene varios altares, un púlpito, estatuas y relieves muy notables en las paredes. Entre los relieves destacan la Huida a Egipto y la Última cena, inspirada en la de Leonardo da Vinci. Entre las estatuas, la del omnipresente en Polonia Juan Pablo II. Aquí todo es de sal, incluyendo suelo, paredes, escaleras de acceso y lámparas. Sin duda, una genialidad, en la que por cierto se hacen misas cada domingo.

 

Minas de sal Minas de sal Minas de sal

 

Si la iglesia nos ha dejado boquiabiertos, lo que viene a continuación no es menos impresionante. Se trata de una sucesión de cámaras verticales de grandes dimensiones por las que iremos bajando a mayor profundidad. La cámara Erazm Barącz, explotada en el siglo XIX, contiene un lago salado de nueve metros de profundidad. La cámara Michałowice, del siglo XVII, tiene 35 metros de altura y está apuntalada por una gigantesca estructura de troncos. Similar, aunque de menor altura, es la cámara Drozdowice, usada para conciertos y exposiciones. En ella hay una escultura de sal de dos mineros.

 

Minas de sal Minas de sal Minas de sal

 

La cámara Stanisław Staszic, a 124 metros de profundidad, es la más alta del recorrido turístico. Sus impresionantes 36 metros de altura pueden ser salvados con un ascensor panorámico, y en la parte inferior hay una oficina de correos. La cámara Varsovia, sin embargo, no es alta, pero tiene nada menos que 54 metros de longitud. En ella se organizan conferencias, conciertos o ferias. Por último, ya en el nivel III, visitaremos la bonita capilla de San Juan. Aquí estamos en el punto más profundo, a 135 metros. Por una larga galería llegaremos al antiguo ascensor de los mineros, que a la velocidad de cuatro metros por segundo nos llevará de regreso a la superficie.

 

Minas de sal Minas de sal Minas de sal

 

Situadas en la localidad del mismo nombre, las Minas de Sal de Wielilczka se encuentran a sólo 10 quilómetros de Cracovia, por lo que son una extensión inexcusable para quien visite la capital de la Pequeña Polonia. Las visitas se realizan siempre con guía (disponible en español) y en grupos, pero los visitantes individuales no necesitan reservar. Obviamente, es en invierno cuando se pueden visitar con mayor comodidad (la temperatura en el interior es de 14 ºC en cualquier época del año), pues encontraremos mucha menos gente.

 

Nota:

Este artículo se ha realizado en el marco del viaje promocional organizado por la Oficina de Turismo de Polonia en España (nuestro agradecimiento a Agata Witoslawska) y las Líneas Aéreas Polacas (LOT), en el cual también participaron las siguientes bitácoras:

DebocadosFlusviajesMachbelMi maleta y yoMola viajarTokitanVagamundos Viaje al atardecer

 
 
 

TEXTO Y FOTOS © LAGARTO ROJO
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

 
 
 

logo (1A)

 

 

Anuncios

2 comentarios sobre “VIAJE AL CENTRO DE LA TIERRA: LAS MINAS DE SAL DE WIELICZKA (POLONIA)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s