SAN JOSÉ DE COSTA RICA, LA “CIUDAD TETRIS”

Seamos claros: San José no es una ciudad bonita y no merece un desplazamiento ex profeso. Sin embargo, Costa Rica es un país fascinante que merece una y varias visitas, y por supuesto la capital será con seguridad nuestra puerta de entrada. Por lo tanto, nada nos impide dar una vuelta por el centro y comenzar a palpar el ambiente de este pequeño pero precioso país. Podemos recorrer lo fundamental de la capital tica en una mañana y conocer sus principales puntos de interés. A ello nos disponemos pues…

 

 

Los orígenes de San José no son muy nobles. Carece de un acta de fundación como tal, simplemente fue un poblado surgido en el siglo XVIII que creció lentamente hasta ganar la capitalidad del país (ya independiente) en 1838, en pugna con Cartago, Heredia y Alajuela. No tiene monumentos antiguos, apenas unos pocos edificios elegantes del siglo XIX. Eso sí, su trazado la delata claramente como una ciudad española de América, pues es una cuadrícula con plazas aquí y allá en algunas intersecciones (que los ticos llaman parques). No es de extrañar que las llamen así, pues están llenas de vegetación exuberante y los parques propiamente dichos no existen en el centro.

 

Costa Rica

Costa Rica

Costa Rica

Costa Rica

 

Aunque su aglomeración urbana, que agrupa otras poblaciones próximas del llamado Valle Central, acumula más de 2 millones de personas, la ciudad como tal apenas llega a los 300.000 habitantes, y desde luego ésa es la impresión que le da al foráneo. Todo el centro es llano y cómodo para pasear, aunque si no sopla la brisa el húmedo calor tropical puede ser sofocante, y no olvidemos que a esta latitud las sombras son muy pequeñas. Los josefinos son alegres, amables y muy educados (en realidad estos adjetivos son aplicables a los costarricenses en general), haciendo que el visitante se sienta cómodo e incluso agasajado.

 

Costa Rica

Costa Rica

Costa Rica

Costa Rica

 

Las calles de San José son animadas, bullen de actividad. En ellas se ve reflejado un país que se enorgullece de su nivel de vida, cercano al de los países desarrollados y de hecho uno de los más altos de América. Las calles están llamativamente limpias, los jardines bien cuidados, el mobiliario urbano en buen estado. Aunque podemos ver algunas alambradas para evitar robos, en San José se respira un ambiente de seguridad que sería envidiado en muchos otros lugares de América.

 

Costa Rica

Costa Rica

Costa Rica

 

Sin embargo los edificios antiguos no han sido respetados en la capital costarricense. Hay unas pocas excepciones, pero la inmensa mayoría son edificios horrendos bastante recientes. Y he aquí lo sorprendente: San José cae en gracia. Uno se queda mirando estos edificios construidos sin el menor criterio estético, erigidos con total libertad para atentar contra el buen gusto, y se sonríe porque contra toda lógica el resultado es agradable. La ciudad es fea, pero simpática. Es la ciudad Tetris. Sí, porque sus formas discordantes, pero rotundas, sus colores chillones, nos traen a la memoria las piezas del famoso (y antiguo) videojuego. Se diría que un gigante ha encajado los edificios de San José como se encajaban las piezas de aquel juego ruso.

 

Costa Rica

Costa Rica

Costa Rica

 

El monumento sin duda más destacable de la capital tica es el Teatro Nacional, un magnífico edificio neoclásico del siglo XIX situado en la plaza de la Cultura. Bonito por fuera, pero más aún por dentro, se ofrecen visitas guiadas para conocerlo, aunque a un elevado precio (7 € al cambio).

 

Costa Rica

Costa Rica

 

La citada plaza es una explanada de hormigón siempre llena de gente. Aquí podremos visitar el Museo del Oro, pero cuidado, porque podemos pasar sin verlo, ya que el museo está bajo la plaza: es un sorprendente edificio subterráneo.

 

Costa Rica

Costa Rica

 

En él se expone una magnífica colección de piezas de oro precolombinas (¿pero no se lo habían llevado todo los malvados españoles?), la mayoría de ellas con formas humanas y de animales que representan la rica fauna centroamericana (incluyendo los lagartos, claro). El museo está muy bien presentado, con información precisa sobre la vida de los antiguos indios.

 

Costa Rica

Costa Rica

Costa Rica

 

Entre los parques (plazas) destacan especialmente tres. El Parque Central es el centro neurálgico de la ciudad, en el cual se yerguen un horrendo monumento regalado por el dictador nicaragüense Anastasio Somoza y la catedral neoclásica (de escaso interés) levantada a finales del siglo XIX. El Parque Morazán tiene bonitos jardines frecuentados por parejas de enamorados.

 

Costa Rica

Costa Rica

Costa Rica

 

Por último, el Parque España es una auténtica jungla en la que podemos encontrar el monumento dedicado a Juan Vázquez de Coronado, adelantado de Costa Rica y auténtico fundador del país. Claro, como era español, la estatua sufre el vandalismo de los imbéciles… El Parque España conserva varios edificios antiguos. Por otro lado, muy cerca se encuentra la sede del Museo del Jade, que alberga la mayor colección del mundo en su género. En la actualidad está cerrado por reformas.

 

Costa Rica

Costa Rica

Costa Rica

 

No podemos terminar este repaso a lo mejor de San José sin mencionar sus pintorescos mercados. Entre ellos destaca sin duda el Mercado Central, un edificio donde se entremezclan los puestos de venta de casi todo: carnes y alimentación, ropa usada, flores, marroquinería, recuerdos típicos y puestos de comida rápida. Paseando entre sus recargados locales llama la atención la limpieza y el orden. Como es habitual en Centroamérica, aquí podemos practicar el noble arte del regateo.

 

Costa Rica

Costa Rica

Costa Rica

 

Se cuenta por ahí que el cineasta Pedro Almodóvar, preguntado acerca de la actriz Rossy de Palma, dijo de ella que tenía belleza cubista. Lo que quería decir, claro, es que la actriz mallorquina es muy fea. Eso sí, lo dijo sin decirlo, como cuando se dice que alguien es difícil de ver. Sin embargo, ella ha caído en gracia entre los directores de cine y entre el público y se ha labrado una carrera en el séptimo arte, lo que demuestra que la fealdad puede resultar en cierto modo atractiva. Pues bien, algo parecido se puede decir de San José, la capital de Costa Rica, una ciudad fea pero que cae en gracia.

 

                                   RECOMENDADO POR LAGARTO ROJO

El Kaps Place es un pintoresco y colorido hostal familiar ubicado en el barrio de Aranjuez, una zona tranquila y segura a pocos minutos del centro de San José. Su simpático diseño, con las habitaciones agrupadas unas encima de otras (otra vez nos encontramos con un aire de Tetris) le dan un ambiente juvenil. Las habitaciones son sencillas pero cómodas y agradables.

Costa Rica

Costa RicaCosta Rica

 
 
 

TEXTO Y FOTOS © LAGARTO ROJO
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

 
 
 

logo (1A)

 
 
 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s