LEÓN DE NICARAGUA, LA CIUDAD DE RUBÉN DARÍO

Nombre oficial: República de NicaraguaBANDERA DE NICARAGUAESCUDO DE NICARAGUA
Superficie: 129.494 km²
Población: 6.038.652 habitantes (2014)
Capital: Managua
Idioma oficial: español
Moneda oficial: córdoba (NIO)

 

La ciudad de Santiago de los Caballeros de León es una visita inexcusable en un viaje a Nicaragua, no sólo por su rico patrimonio monumental, sino también por su significado en la Historia del país, tanto en la época española como en el período posterior a la independencia. Tradicionalmente ha sido considerada el foco liberal del país frente a la conservadora Granada, y en tiempos recientes bastión rebelde en la guerra civil que terminó con el derrocamiento de la dictadura de Anastasio Somoza. Centro intelectual por excelencia, es cuna de la más alta personalidad jamás nacida en Nicaragua: el gran poeta Rubén Darío.

 

 

Efectivamente, la ciudad fue la capital de la Intendencia de León (posteriormente Provincia de Nicaragua y Costa Rica), y tras la separación de España sostuvo una pugna con Granada por regir los destinos del nuevo país. Por esta razón se designó salomónicamente a Managua como capital. León posee la universidad más antigua del país y también fue sede hasta el siglo XX del único obispado (llamado por este motivo obispado de Nicaragua). Hoy León ofrece un aspecto de ciudad rancia y con solera, con un casco antiguo que muestra lo que en realidad es: una ciudad española del Nuevo Mundo.

 

Catedral de León (Nicaragua) Iglesia de San Juan de León Calle de león (Nicaragua)

 

El trazado urbano del casco antiguo es rectilíneo a modo de tablero de ajedrez, tal como era habitual en el siglo XVI en las ciudades españolas de nueva fundación. En otras palabras, un urbanismo renacentista que se ha conservado espléndidamente. En este aspecto no es una excepción, pues es muy raro encontrar otro trazado diferente en Hispanoamérica. Así, aunque unas pocas calles tienen nombre, la mayoría sigue un orden numérico que se complementa con un punto cardinal (por ejemplo, Segunda Calle Noroeste). Para completar el cuadro, aquí y allá encontramos plazas y plazuelas (generalmente llamadas parques, ya que tienen mucha vegetación y no existen los auténticos parques), las cuales suelen estar situadas al lado de una de las muchas iglesias leonesas.

 

Universidad de León (Nicaragua) Barrendero de León (Nicaragua) Calle de león (Nicaragua)

 

Las calles del casco antiguo, y más aún sus plazas, son el lugar perfecto para ver la vida pasar al típico ritmo centroamericano, es decir, muy despacio. Allí encontraremos todo tipo de personajes, como vendedores de helados y raspados (una especie de granizado muy común en toda la Hispanoamérica tropical), puestos de venta de comida o de artesanía, limpiabotas, niños jugando en plena calle (como hacían nuestros abuelos) o gente ociosa en general.

 

Plaza de la catedral de León (Nicaragua) Limpiabotas en León (Nicaragua) Plaza de la catedral de León (Nicaragua)

 

Las calles y su caserío tienen un aire decadente, pues al lado de magníficos edificios (principalmente situados en los cruces entre calles), podemos ver otros en mal estado y a la espera de restauración. Automóviles modernos se mezclan con carros tirados por caballos y unos curiosos bicitaxis. Y en el paisaje urbano no puede faltar, igual que en toda Centroamérica, el antiestético cableado eléctrico: cientos, miles de cables que sobre nuestras cabezas atraviesan las calles, formando a veces inverosímiles marañas.

 

Calle de león (Nicaragua) Calle de león (Nicaragua) Calle de león (Nicaragua)

 

Empezaremos nuestro recorrido por la Plaza Mayor, presidida por la catedral (de la que nos ocuparemos más adelante). Justo en el lado opuesto de la plaza se yergue un edificio destartalado usurpado (como casi todo en Nicaragua) por el partido que gobierna en la actualidad, y que se ha creído dueño del país. Ese edificio destartalado fue ayuntamiento y sede de la policía somocista.

 

Calle de león (Nicaragua) Calle de león (Nicaragua) Calle de león (Nicaragua)

 

Hoy el edificio en cuestión ostenta el pomposo nombre de Museo de la Revolución. Así es como el régimen sandinista (del que nos ocuparemos en otro artículo) se llama a sí mismo. En todo caso, no merece tal nombre y no tiene ningún interés, excepto la posibilidad de subir al tejado, desde el que obtendremos unas estupendas vistas de la Plaza Mayor, la catedral y los volcanes Momotombo (al este, visible al costado de la catedral) y Telica (al norte).

 

Plaza de la catedral de León (Nicaragua) Volcán Momotombo en León (Nicaragua)

Calle de león (Nicaragua)

 

A pocas manzanas de allí (o cuadras, como dicen en América), se ubica la Casa Museo de Rubén Darío, figura inmensa de las letras españolas y sin duda alguna el hombre más importante de la Historia de Nicaragua. Se trata de una casona típica que recuerda la arquitectura del sur de España, con un patio ajardinado central y varias estancias donde se exhiben documentos, libros y objetos relacionados con la vida del insigne poeta.

 

Casa-museo de Rubén Darío Casa-museo de Rubén Darío

 

Entre esos objetos encontramos la cama donde murió o el uniforme usado como embajador de Nicaragua ante el Reino de España. Preciosa es la reja situada en la esquina de la casa, y el buen observador no dejará escapar el detalle del llamador de forma fálica, similar a los que se pueden ver en lugares de España como las localidades aragonesas de Fuendetodos o Albarracín. Para que algunos ignorantes nieguen la evidencia…

 

Casa-museo de Rubén Darío Casa-museo de Rubén Darío Carro en León (Nicaragua)

 

En este punto hacemos una pausa. Aprovechemos para reponer fuerzas con la rica (y barata) cocina nicaragüense. En la segunda parte de nuestro recorrido por León conoceremos sus magníficas iglesias.

 

RECOMENDADO POR LAGARTO ROJO

Hotel Flor de SartaHotel Flor de SartaHotel Flor de SartaPara alojarse en León una buena elección es el Hotel Flor de Sarta, a cinco minutos a pie de la Plaza Mayor. Tiene el encanto de la arquitectura tradicional leonesa con las comodidades de un buen hotel. Regentado por una pareja de franceses (ella, de origen aragonés) que ha sabido darle un leve toque de refinamiento. Un lugar tranquilo para descansar y un trato al cliente cercano y agradable.

 
 
 

TEXTO Y FOTOS © LAGARTO ROJO 
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

 
 

Para más información:
http://vianica.com/sp/nicaragua/leon

 

 

Anuncios

6 comentarios sobre “LEÓN DE NICARAGUA, LA CIUDAD DE RUBÉN DARÍO

  1. Bueno, bueno…empieza bien este recorrido por Centroamérica. No te puedes imaginar cómo me ha recordado León a la ciudad de Antigua en Guatemala, otra de esas maravillas del legado colonial. Me quedo a la espera de los siguientes artículos.

    Me gusta

    1. Me alegra sobremanera que le haya gustado a un maestro y buen conocedor de aquellas tierras. Pues no tendrás que esperar mucho, porque la segunda mitad del paseo por León ya está lista y la publico mañana mismo. Ya he oído hablar de Antigua, ya… la tengo apuntada para cuando me deje caer por Guatemala.
      Gracias y un abrazo.

      Me gusta

  2. Muy buen articulo , me encanta la narrativa .
    Si esta primera parte está buena , la segunda es excelente aún mas q. Trata de la real basilica y demás iglesias coloniales.
    Felicitaciones,
    Bello mi LEÓN colonial .

    Me gusta

  3. Un excelente artículo sobre la ciudad de León, salvo un par de excepciones que creo son necesarias señalar para que en su próximo viaje por estas tierras les dé la cobertura que merecen y descubra ese aspecto muy importante de nuestra ciudad que está ausente en su enfoque. León contiene el mayor acervo artístico del país, es muy rica en tradiciones folclóricas y su preeminencia cultural no se debe sólo a Rubén Darío, sino también a una pléyade de humanistas, músicos, poetas, historiadores, oradores, científicos e ideólogos liberales cuyas frecuentes actividades culturales ganaron a la ciudad a fines del siglo XIX el apelativo (dado por un periodista costarricense, y no producto del chauvinismo como es el caso de Granada): “La Atenas de Cemtroamérica”. El Centro de Arte de la Fundación Ortiz Gurdián, frente al costado sur de la iglesia San Francisco, compuesto de tres auténticas casonas coloniales de finales del XVIII y una neoclásica del XIX meticulosamente restauradas, contiene la mayor colección pictórica y rica en Centroamérica que iniciándose en el renacimiento italiano recorre muchas de las expresiones artísticas occidentales hasta el arte contemporáneo latinoamericano. Para apreciar esta colección se necesita de un absoluto mínimo de dos a tres horas. Sé muy bien que para un visitante europeo no le vaya a impresionar mucho ver retratos de archiduques del taller de Rubens; ni de príncipes de Lichteinstein o emperadores del Sacro Imperio Romano de la escuela de Viena; o litografías de Pablo Picasso, Matisse, Lautrec; tampoco de madonnas de la escuela de Bologna. Pero ahí se encuentran también las obras de los “padres” de la pintura moderna nicaragüense como Armando Morales (de gran reconocimiento inernacional) y Rodrigo Peñalba (fundador de la Escuela de Bells Artes en Nicaragua) además de practicamente todos los pintores nicaragüenses de importancia a partir de la década de los años sesenta hasta la de los nuevos conceptos del arte contemporáneo a nivel regional.

    Contiguo a la iglesia San Francisco se encuentra el Hotel El Convento, una reconstrucción muy fiel al antiguo convento homónimo del siglo XVII (el más grande e importante de Nicaragua) cuyos propietarios (los Ortiz Gurdián) lo han decorado en sus áreas públicas con obras de arte, antiguedades y mobiliario eclesiástico para lograr la más bella recreación del ambiente colonial de un claustro de la época con todas las comodidades que pudiera requerir un sofisticado vieajero del XXI. Si no un almuerzo, al menos un aperitivo es de rigor en una visita a León para disfrutar de la calma de un amplio (media manzana) jardín con fuente y rodeado de palmeras reales

    El Museo de Tradiciones y Leyendas, Coronel Arechavala alojado en las instalaciones de la ex-cárcel La 21 (construída en 1921) contiene un gran número de montajes que reproducen las leyendas más conocidas del folclore nacional;”Florentina” la gigantona más alta del mundo con sus casi 12 metros de altura (la gigantona es de origen leonés y su baile se rige por reglas de acomparsamiento que sólo en León persisten, donde cabe decirlo no es un “gancho” turístico); además de murales de mosaicos de leyendas y bailes folclóricos; también dibujos en las paredes de los métodos de torturas y abusos a que eran sometidos los prisioneros por la guardia nacional somocista. Se puede recorrer la pasarela perimetral solbre los muros donde la guardia realizaba la vigía y de la cual se logran fotos interesantes del perfil de la ciudad. Visita de interés para conocer nuestras raíces y sentir la fuerte participación de León en la gesta de la Revolución Sandinista. Justo al frente se encuentran las ruinas de la iglesia colonial San Sebastián destruída por una bomba de la aviación somocista en 1979.

    El Teatro José de la Cruz Mena, dedicado uno de los compositores más famosos del país; también conocido como “el Genio del Pentagrama” y “el Divino Leproso”. Es el teatro más antiguo de Nicaragua (1884) y por un buen tiempo el único en el país. Su hermosa fachada ecléctica es predominantemente neoclásica con uno que otro guiño del barroco. Tres estatuas de bronce de medianas dimensiones que representan a las musas de la tragedia, la música y la danza adornan su atrio Un incendio en 1956 destruyó completamente su interior y se reconstruyó en líneas modernistas con las exigencias de una sala de espectáculos de la actualidad. Éste es otro de los pilares de la vida cultural de León, orientada hacia su propia población (la segunda del país, y fue la primera hasta inicios del siglo XX) y los numerosos estudiantes universitarios de los diferentes departamentos.

    El Centro Cultural y Museo “Rigoberto López Pérez”. Que no incluyera este sitio es totalmente excusable, acaba de ser inaugurado (septiembre 21 2015) después de una prolongadísima restauración (Cooperación española). En este hermoso inmueble habitacional neoclásico de inicios del XX, muy al estilo y dimensiones de las grandes casas granadinas, tuvo lugar el atentado el 21 de septiembre de 1956 que le costó la vida al dictador Anastasio Somoza García (fundador de la dinastía); se llamaba entonces: La casa del Obrero. Ahora seá un centro cultural, biblioteca y museo. Cuenta con un inmenso mural ilustrativo del acontecimiento lo que aunado a la belleza del artesonado, arcadas y pisos adrejezados bien vale una visita.

    Creo que con estos aportes se logra una visión más global de mi ciudad natal, en la cual se continuan las obras de remozamiento y restauración que están “limpiando” la imagen que proyectan sus calles y plazas. Ojalá y regrese para que compruebe lo que afirmo. León está surgiendo de sus cenizas.

    Me gusta

    1. Estimado Roberto:

      Ante todo quiero agradecerle su impresionante despliegue de conocimientos y de datos sobre León. Sin duda serán de gran interés para quien tenga tiempo suficiente para recorrer la ciudad en profundidad.

      En mis dos artículos he querido reflejar la belleza y lo más notable del patrimonio de León, teniendo en cuenta los límites de una breve estancia. Al hilo de su comentario quisiera hacer algunas puntualizaciones:

      . En ningún momento he pretendido minimizar la importancia cultural de León en el contexto nicaragüense (así se destaca en el primer párrafo). Sin embargo, estimo que la figura de Rubén Darío sobrepasa con mucho a la de cualesquiera otros, desde el momento que es una figura de talla universal, que es estudiada a ambos lados del Atlántico, mientras que otros intelectuales sólo son conocidos localmente. Rubén Darío, sin duda, es de lejos el nicaragüense más ilustre y así he pretendido reflejarlo.

      . Ciertamente, a los españoles (y a algunos europeos) difícilmente puede impresionarles la pinacoteca que usted cita, por razones obvias. Quien llega a Nicaragua probablemente busca lo más típicamente local, aquello que no puede encontrar aquí (aunque en el fondo toda la arquitectura de allá tiene su origen en España). En cuanto al hotel El Convento, sabía de su existencia y de su interés, pero como le he dicho el tiempo era limitado y siempre que se visita una ciudad se queda algo en el tintero.

      . Ya que puntualizamos, siempre es bueno recordar que España jamás instituyó colonias, por lo que el término “colonial” es inadecuado. Eso de las colonias es cosa de los anglosajones. España instituyó reinos, que se subdividían en capitanías generales, intendencias o provincias (según la época). Esos reinos eran gobernados por virreyes y sus habitantes eran súbditos de la Corona, es decir, eran tan españoles como un aragonés o un castellano. León perteneció durante aproximadamente 300 años al Reino de la Nueva España y a la Capitanía General de Guatemala, y fue capital de la intendencia de León y de la provincia de Nicaragua y Costa Rica (en diferentes épocas). Curiosamente, como se puede comprobar, León ha sido mucho más tiempo una ciudad española que nicaragüense o mejicana (que también lo fue brevemente). Cuando desde América se usa y abusa de los términos “colonia” y “colonial”, se pretende menospreciar a España, pero de lo que no se dan cuenta los americanos es de que en realidad se menosprecian a sí mismos, al rebajarse a una categoría mísera que nunca tuvieron. Una lástima.

      Reitero mi agradecimiento por sus interesantes aportaciones. Un saludo.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s