VISTAS PANORÁMICAS DE LISBOA, EL TAJO Y EL PUENTE 25 DE ABRIL

BANDERA DE PORTUGALQue Lisboa es una ciudad extraordinaria gracias a su glorioso pasado, es bien sabido. Pero a menudo olvidamos que también es una ciudad única desde el punto de vista geográfico: su casco urbano está compuesto por una encantadora sucesión de colinas y hondonadas situada a orillas de uno de los mayores estuarios de Europa, el llamado Mar de la Paja (Mar da Palha). Aquí, el río Tajo, tras más de 1.000 quilómetros de recorrido, se abre en una ancha cuenca antes de encontrarse con el Océano Atlántico. En su punto más ancho llega a alcanzar los 17 quilómetros, para luego estrecharse justo frente a la capital lusa. En este lugar vamos a pasar una mañana gozando de unas grandiosas vistas panorámicas.

 

 

Para ello nos encaminamos al embarcadero de Cais do Sodré, donde tomaremos el transbordador que nos llevará a la orilla sur del Tajo. Desde este embarcadero y el de la Plaza del Comercio cada día miles de lisboetas atraviesan el río para dirigirse a sus hogares situados en las industriales y feas ciudades-dormitorio del otro lado.

 

Mar de la Paja

Río Tajo

 

La travesía dura unos pocos minutos, ya que en este punto la distancia entre ambas márgenes apenas supera los dos quilómetros. Desde el transbordador podemos apreciar la tranquilidad del oleaje y los detalles de la orilla que se aleja, tales como los muelles reconvertidos en zonas de ocio o los pescadores que disfrutan de la apacible y soleada mañana invernal.

 

Mar de la Paja

Mar de la Paja

Mar de la Paja

 

Es imposible no reparar en la estructura metálica que domina todo el paisaje, en dirección a poniente: el gigantesco y elegante Puente 25 de Abril. Este puente recibe su nombre en conmemoración de la Revolución de los Claveles de 1974, aunque hasta esa fecha se llamó Puente Salazar. En todo momento nos mantenemos a una cierta distancia de él y siempre en paralelo, lo que nos permite fotografiarlo con facilidad durante la travesía. A su izquierda, elevada sobre la orilla sur, aparece una aparatosa e intimidatoria estatua, la del Cristo Rey. Por extraño que parezca, ése es nuestro destino final…

 

Mar de la Paja

Mar de la Paja

 

Desembarcamos en Cacilhas, una localidad de 6.000 habitantes perteneciente al municipio de Almada. La fealdad del muelle ya anuncia la de esta ciudad-dormitorio, una acumulación de horrendos edificios de viviendas de los funestos años 60 y 70, todo un homenaje al hormigón.

 

Mar de la Paja

Mar de la Paja

 

Eso sí, desde el puerto ya obtenemos la primera vista general de Lisboa, en este caso desde el nivel del agua. Magnífica imagen que sin embargo no será la mejor que nuestra cámara va a captar en este soleado día.

 

Mar de la Paja

Mar de la Paja

Mar de la Paja

 

En los muelles de Cacilhas también podemos acercarnos a contemplar dos auténticos y atractivos navíos, un bergantín del siglo XIX y un submarino en dique seco. Desde allí tomamos un autobús urbano, el 101, que atravesando Almada irá subiendo hasta la estatua.

 

Mar de la Paja

Mar de la Paja

 

No, el llamado Cristo Rey no es lo que nos interesa en esta excursión. La dichosa estatua es un mastodonte con aire antipático y agresivo, que parece querer aplastar la ciudad y oprimir a sus habitantes. Nada extraño, teniendo en cuenta a quién representa. La estatua tiene 28 metros de altura, el horrendo pedestal de hormigón (qué sorpresa…) alcanza los 85 y éste se encuentra a 113 metros sobre el Tajo. Total: la coronilla del barbudo personaje mitológico está a 226 metros sobre las aguas del río. El avispado lector habrá reparado en que este monumento inaugurado en 1959 no es otra cosa que una imitación, algo reducida, de la conocida estatua carioca.

 
Mar de la Paja

 

Lo más estúpido es que la construyeron para agradecer a su dios que Portugal no hubiese entrado en la Segunda Guerra Mundial. Estupenda majadería… en ese caso deberían haber dedicado la estatua al dictador António de Oliveira Salazar, que fue quien tomó esa decisión. En fin, dejemos por ahora la estatua de marras para fijar nuestra atención en el verdadero motivo de nuestra ascensión hasta este lugar: las extraordinarias vistas panorámicas sobre la capital portuguesa, que se extiende majestuosa ante nuestros ojos, y entre nosotros y ella, el impresionante Puente 25 de Abril.

 

Mar de la Paja

 

Este puente fue inaugurado por el citado Salazar (de quien tomó originalmente el nombre) en 1966. Hasta entonces ningún puente cruzaba el Tajo a la altura de Lisboa. El régimen del Estado Nuevo (Estado Novo) logró un gran éxito a nivel internacional al erigir esta imponente infraestructura, toda una proeza de la ingeniería de la época, en apenas cuatro años. Veamos algunos impactantes datos: la longitud total del puente es de 2.278 metros, de los que 1.013 corresponden al tramo central. El tablero está suspendido a 70 metros sobre el agua y lo sostienen dos pilares de 190 metros de altura. Los cimientos del pilar sur se apoyan en el fondo del río a 85 metros de profundidad (plusmarca mundial).

 

Mar de la Paja

 

La construcción de este puente fue un hito asombroso para un pequeño y atrasado país como era Portugal en 1966. Considerando su vano central, en aquel momento fue el puente colgante más largo de Europa y el quinto del mundo, y aún hoy es el tercero de Europa (sólo superado por los dos puentes sobre el Bósforo en Estambul) y el vigésimo primero del mundo. Cuenta con dos plataformas, la superior destinada al tráfico rodado y la inferior al ferrocarril. A pesar de su modernidad, tiene un aire clásico que encaja perfectamente en el paisaje que tiene a la Lisboa antigua como fondo. Sin duda, una de las experiencias más emocionantes e inolvidables que puede vivir un viajero es entrar en la capital lusa por primera vez atravesando el Puente 25 de Abril. Sencillamente indescriptible.

 

Mar de la Paja

Mar de la Paja

 

La imagen que se despliega ante nosotros es como de postal, especialmente en un día soleado. Nuestra posición es la idónea, pues estamos mirando hacia el norte y como es lógico tenemos el astro rey en todo momento a nuestra espalda. Toda Lisboa nos mira orgullosa, como lo fue cuando recibía a los galeones que llegaban de la India o de otras lejanas posesiones, o cuando fue arrasada por el apocalíptico terremoto de 1755 y renació aún más hermosa gracias al buen gobierno del Marqués de Pombal. Al este, aguas arriba, identificamos los barrios de Alfama, la Baixa, el Chiado, así como el Castillo de San Jorge, la Plaza del Comercio, la catedral, la iglesia-panteón de San Vicente de Fuera… Al oeste, aguas abajo, el famoso barrio de Belém, con el monasterio de los Jerónimos, la Torre de Belém o el Monumento a los Descubrimientos.

 

Mar de la Paja

Mar de la Paja

Mar de la Paja

 

El monumento del Cristo Rey cuenta con un ascensor en el pedestal que da acceso a otro mirador más alto, situado justo a los pies de la estatua. La pregunta es: ¿vale la pena pagar 4 euros sólo para subir 85 metros más? En otras palabras: ¿es posible superar la grandiosa vista panorámica del mirador inferior? Juzgue el lector, que para eso hemos hecho la prueba. La verdad es que la perspectiva es otra, ya que la ascensión es mayor de lo que parece a simple vista: en la práctica supone casi duplicar la altura anterior.

 

Mar de la Paja

 

El amante de la fotografía podrá apreciar que estos dos miradores son especialmente propicios para tomar instantáneas panorámicas. No es extraño, pues la ciudad se extiende en horizontal a una gran distancia (más de dos quilómetros). Como mirador, el de Cacilhas es sin duda excepcional pues a su situación frente a la urbe une la presencia del impresionante Puente 25 de Abril. El visitante, extasiado ante tan magnífica visión, quisiera atrapar el momento, que ya quedará para siempre impreso en su memoria. Son unos instantes llenos de esa gozosa nostalgia que los lugareños llaman saudade.

 

TEXTO Y FOTOS © LAGARTO ROJO
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

 
 
 

Para más información:
http://www.visitlisboa.com/

 
 
 

logo (1A)

 
 
 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s