UNA OBRA DE ARTE: EL “CABALLITO” DE MANUEL TOLSÁ

BANDERA DE MÉJICO 1El Caballito es una estatua ecuestre de S.M. el Rey Carlos IV, obra del valenciano Manuel Tolsá. Se trata de la obra cumbre de este artista, sin duda el más importante que ha pasado por lo que hoy llamamos Méjico a lo largo de su Historia. Sin duda es una de las mejores estatuas ecuestres del mundo (Alexander Von Humboldt, presente en su inauguración, afirmó que sólo la de Marco Aurelio de Roma la superaba) y, con diferencia, la mejor estatua de América. Además, con 26 toneladas, es también la segunda mayor estatua de bronce del mundo. Representa al monarca de la Nueva España como un aguerrido y atlético emperador romano, de ahí que no use estribos (los romanos no los conocían)… una imagen muy alejada del auténtico Carlos IV, obeso y bonachón, como podemos apreciar en los mucho más realistas retratos que le realizó Francisco de Goya. Sin embargo, la vida del Caballito ha sido azarosa, llena de peligros y de traslados.

 

Estatua ecuestre de Carlos IV

 

La obra se inauguró el 9 de diciembre de 1803 en la Plaza Mayor (el actual Zócalo) de la Ciudad de Méjico entre grandes festejos y corridas de toros (aún no habían adoctrinado a los novohispanos con falsedades históricas ni odios fratricidas). Pero a los 20 años de su colocación se produjo la independencia de la Nueva España, a la cual siguió una ola de barbarie que causó la destrucción de un gran número de obras artísticas que simbolizaban la autoridad de España, tales como escudos o estatuas. Hoy casi no queda ninguna, producto de la ignorancia, la manipulación histórica y las mentiras que no han cesado hasta hoy.

 

 

Sin embargo, la excepcional calidad artística del que las gentes del pueblo ya entonces llamaban y siguen llamando el Caballito, propició que se retirase de la plaza por precaución en 1823 y se reubicase vergonzosamente en un lugar muy discreto, el patio interior del edificio de la Universidad (que hoy ya no existe), al sudeste de la plaza. Allí estuvo durante 29 años, hasta 1852, cuando se consideró que había pasado el peligro y se llevó a las afueras de la ciudad, instalándolo en una glorieta en lo que años más tarde sería el comienzo del paseo de la Reforma, que por aquel entonces no estaba ni proyectado. Pasó en ese lugar otros 127 años, en los que aquel descampado de las afueras se acabó convirtiendo en un cruce de avenidas infestado por el enorme tráfico capitalino. Así, en 1979 se le acondicionó una coqueta y tranquila plaza en el casco antiguo, la plaza de Manuel Tolsá, que no puede ser más apropiada, pues se encuentra delante del Museo Nacional de Arte y mira hacia el Palacio de Minería, precisamente diseñado por el propio Tolsá.

 

A modo de innecesaria disculpa, una inscripción sobre el pedestal reza: México (sic) la conserva como un monumento al arte. Si tanto les avergüenzan sus propios orígenes, nosotros proponemos que la envíen a la patria de su autor, la ciudad de Valencia, que sin duda la exhibirá con mucho orgullo y en lugar preeminente…

 
 
 

TEXTO Y FOTO © LAGARTO ROJO
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

 
 
 

logo (1A)

 
 
 

Anuncios

4 comentarios sobre “UNA OBRA DE ARTE: EL “CABALLITO” DE MANUEL TOLSÁ

  1. Lo puramente histórico me gustó, pero siento una crítica (por no llamarlo ataque) a los mexicanos (con X). Como dice el dicho “en este mundo traidor, nada es verdad ni es mentira, todo es según el color, del cristal con que se mira”. Yo lo veo desde el punto de vista mexicano, no veo ni mentiras ni adoctrinamientos. Creo que a estas fechas ya deberíamos de ser amistosos unos con otros, sin rencores ni recuerdos amargos, que vaya que tenemos muchos, pero es agua pasada.

    Me gusta

    1. No hay ningún ataque a los mejicanos (con J, y obviaré el intento constante de imponer a toda la Hispanidad vuestro capricho ortográfico), sino al adoctrinamiento, las mentiras y la deformación histórica a que los han sometido en los últimos 200 años. Pero claro, si tú no quieres ver algo tan evidente ya es asunto tuyo: quieres verlo desde el punto de vista mejicano, no desde la realidad de los hechos. No hay más ciego que el que no quiere ver, dice otro dicho popular. Sin embargo, las cosas son verdad o son mentira, no lo son al antojo del que quiere mirarlo con un cristal u otro.

      Ciertamente debemos ser amistosos y fraternos, claro que sí. Rencores no hay, ni recuerdos amargos tampoco, como no sean las mencionadas mentiras o la traición de unos españoles a su Patria hace 200 años, o la negación estúpida de un pasado común y de unas raíces culturales. ¿Acaso no es cierto que a los mejicanos se les enseña a identificar a su país con los aztecas, lo cual es una estupidez intelectual y una falsedad histórica? ¿acaso no se borran de un plumazo 300 años de su Historia, precisamente los años que forjaron su identidad, y el período más rico de su Historia desde el punto de vista cultural y económico? ¿acaso no se les inculca el odio con afirmaciones tan estúpidas como que “los españoles nos invadieron”, como si Méjico existiera antes de que lo crearan los españoles con el nombre de Nueva España? Conozco de primera mano este asunto, y te puedo decir que el rencor (infundado y artificial) sólo existe en aquel lado del Atlántico. Pero bueno, qué más se puede añadir, si el estúpido cartelito del “Caballito” ya lo dice todo…

      Y por cierto, ya vale con la puñetera equis, que nunca oirás a nadie del resto de la Hispanidad (y somos mayoría) intentar imponerte con esa arrogancia la muy lógica jota. Además de amistosos hay que ser respetuosos.

      Gracias por tu interés y por tu participación.

      Me gusta

      1. De ninguna manera. Conocer la Historia no es vivir en el pasado. Si vives en la ignorancia (y por lo que veo además te gusta) eres esclava de quien te la impone. Pero en fin, allá tú…

        Por cierto, en un comentario se agradecerían argumentos.

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s