PLAZAS DEL MUNDO: LA PLAZA MAYOR DE SALAMANCA

Nombre oficial: Reino de EspañaBANDERA DE ESPAÑAESCUDO DE ESPAÑA
Superficie: 770.645 km² (con el Sahara Español)
Población: 46.439.864 habitantes (2015)
Capital: Madrid
Idioma oficial: español
Moneda oficial: euro (EUR)

 

La Plaza Mayor de Salamanca es uno de los más logrados ejemplos de plaza mayor castellana, un modelo que se extendió desde el siglo XVI por España y sus reinos americanos, donde habitualmente se llamó Plaza de Armas. Frecuentemente comparada con su homónima madrileña, de la que algunos piensan que es una versión mejorada, la salmantina es al mismo tiempo la obra más emblemática del arquitecto Alberto de Churriguera, que curiosamente era natural de la capital. En total, las obras se prolongaron de 1729 a 1756.

 

 

La plaza es un cuadrilátero irregular completamente cerrado y con tres pisos de balcones corridos. Ninguno de sus lados tiene exactamente la misma longitud (van de los 75 a los 82 metros) y cuenta con una superficie de 6.400 metros cuadrados sin contar los soportales que la rodean completamente. Dichos soportales se abren a la plaza a través de 88 arcos de medio punto decorados con medallones que representan a personajes ilustres.

 

Alberto de Churriguera Alberto de Churriguera

 

Como la Plaza Mayor está completamente cerrada, no es visible sino hasta que nos adentramos en ella por alguno de los arcos que le dan acceso desde las calles que en ella confluyen. Una vez en el interior encontramos un espacio completamente diáfano, desde que en el siglo XX se eliminaran los jardines y el quiosco de música que la ocupaban. Así la plaza se muestra en todo su esplendor como lo que es, es decir, como un conjunto armónico dispuesto a nuestro alrededor para la contemplación y la admiración.

 

Alberto de Churriguera Alberto de Churriguera

 

Nosotros la hemos visitado a primera hora del domingo, lo que nos permite verla inusualmente tranquila, como se aprecia claramente en el vídeo que presentamos. Por desgracia, ese día estaba ocupada totalmente por elementos extraños como son las casetas de la feria del libro. Intenciones loables como la difusión de la cultura no justifican ocultar un espacio que es una obra de arte en sí mismo. Eso es tan estúpido como tapar Las Meninas con una cortina. Durante días e incluso semanas se hurta el lugar más emblemático de la ciudad a lugareños y foráneos. Como si no hubiera más plazas donde colocar las casetas…

 

Alberto de Churriguera Alberto de Churriguera

 

En todo caso, la plaza Mayor de Salamanca no suele estar tranquila: es el centro neurálgico del casco antiguo de la ciudad. Rodeada por soportales y llena de terrazas de animados cafés, siempre es un hervidero de gente. Es una visita obligada para miles de turistas, es punto de encuentro para los propios salmantinos y es lugar de esparcimiento, sobre todo nocturno, para los muchos estudiantes universitarios de la ciudad. Y es que la iluminación nocturna confiere a la plaza una atmósfera casi mágica.

 

Alberto de Churriguera Alberto de Churriguera

 

Las cuatro fachadas interiores son casi idénticas en estructura, aunque dos de ellas presentan un elemento distintivo. La primera de ellas es la oriental, el llamado Pabellón Real, cuyo arco central, más elevado, está coronado por las armas de Castilla y León y las de Salamanca.

 

Alberto de Churriguera

 

La segunda es la septentrional, llamada Pabellón Consistorial, ya que en su centro se destaca el edificio del Ayuntamiento. Este inmueble, situado en el centro de la fachada, está rematado por una espadaña. Todo el conjunto está realizado con el mismo material, la piedra rojiza de Villamayor, presente en todo el casco antiguo de la ciudad.

 

Alberto de Churriguera Alberto de Churriguera Alberto de Churriguera

 

Muy notable es el curioso programa iconográfico de medallones que la decoran, el cual incluye a personajes ilustres de diferente naturaleza. El plan inicial seguía una lógica: en el Pabellón Real (este), todos los reyes de España más algunos de Castilla y León; en el Pabellón de San Martín (sur) conquistadores y militares famosos de nuestro país; en el Pabellón de Petrineros (oeste), sabios españoles; y en el Pabellón Consistorial (norte), santos.

 

En el caso de los dos primeros, tallados en el siglo XVIII, el programa se desarrolló más o menos según lo previsto, aunque no faltan las anomalías. Sin embargo esa lógica se rompió en los otros dos pabellones, donde se fueron colocando personajes diversos sin seguir un criterio unitario. En el de Petrineros predominan los literatos y artistas, y en el Consistorial encontramos los reyes de los dos últimos siglos, que ya no cabían en el Pabellón Real.

 

Alberto de Churriguera

 

Si miramos con atención aparecerán a nuestra vista algunos muy curiosos, aquellos que podemos llamar anómalos. Por ejemplo, entre los héroes militares hay un arzobispo de Zaragoza, don Alonso de Aragón -hijo bastardo de Fernando el Católico-; en el lado occidental hay un extranjero, el duque de Wellington, aliado de España en la Guerra de la Independencia; junto a los reyes hay unas alegorías que representan a las Repúblicas Españolas; aparece don Juan de Borbón, hijo y padre de un rey pero que no llegó a reinar; el hijo del anterior, don Juan Carlos I, es el único representado junto a su consorte, doña Sofía. Si bien quedan algunos medallones sin tallar, el actual rey, Felipe VI, todavía no está representado.

 

Alberto de Churriguera

 

Pero probablemente los más raros son dos que podemos ver en el Pabellón Real. El primero es Felipe V, que está representado dos veces, una por cada uno de sus reinados (recordemos que abdicó en su hijo Luis I, pero éste murió ocho meses después y a falta de otro heredero él tuvo que volver a ocupar el trono). El segundo es el más polémico: Francisco Franco, que se hizo retratar durante la Guerra Civil (quién le iba a decir que no…) y allí sigue ochenta años después. La mayoría de los salmantinos lo consideran simplemente parte de la Historia de la plaza.

 

La Plaza Mayor de Salamanca es un manifiesto en piedra del urbanismo barroco hispano. Fue definida por el gran Miguel de Unamuno, que frecuentaba la tertulia del café Novelty, de una manera muy sencilla: Es un cuadrilátero. Irregular, pero asombrosamente armónico.

 
 
 

TEXTO, FOTOS Y VÍDEO © LAGARTO ROJO
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

 
 
Para más información:
http://www.salamanca.es/

 

 

Anuncios

2 comentarios sobre “PLAZAS DEL MUNDO: LA PLAZA MAYOR DE SALAMANCA

  1. Nos ha gustado mucho el vídeo, como tratas con gran sutileza el tema de los medallones y su polémica. Y el momento “La tocha de Fernando VII”… 🙂 Lo que no nos queda claro es si saliste de marcha la noche anterior o no…. ¡Saludos!

    Me gusta

    1. Muchas gracias, es un halago vuestro comentario. La verdad es que creo que ciertos asuntos son bastante complejos y se suelen tratar con demasiada simpleza. Y la sutileza era necesaria.
      La tocha… es por no decir cosas peores del elemento ése.
      En cuanto a la noche anterior… eso es secreto del sumario. No, es broma: no salí. Lo he hecho años atrás pero ahora cuando tengo que madrugar (fui por trabajo) ya el cuerpo no aguanta esos excesos…
      Un saludo.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s