EL ESPLENDOR DE NUEVA ESPAÑA: LA CATEDRAL DE LA CIUDAD DE MÉJICO

BANDERA DE MÉJICO 1En el lado norte del célebre Zócalo (oficialmente plaza de la Constitución), es decir, sobre parte de lo que fue el centro religioso azteca, se encuentra la catedral metropolitana de la Ciudad de Méjico. Esta impresionante iglesia domina majestuosa la plaza y es una obra maestra del arte español en América. De traza renacentista herreriana, gran parte de su decoración interior es barroca y alberga obras maestras del arte novohispano. Está dedicada a la asunción de María.

 


 

Esta iglesia es uno de los monumentos más antiguos del país y ha sido testigo de toda su Historia, desde su fundación como Reino de la Nueva España. Entre otros hechos destacados, fue escenario de la coronación de Agustín de Iturbide como emperador de Méjico en 1822 y también veló sus restos tras su ejecución. Sus restos descansan desde entonces en la capilla de San Felipe de Jesús.

 

Nueva España

 

El proyecto es obra del alavés Claudio de Arciniega, y entre los que intervinieron en su construcción cabe destacar al más importante arquitecto y escultor de la Historia de Méjico, el valenciano Manuel Tolsá, que terminó la obra. El templo es de grandes dimensiones: mide 128 por 59 metros y su construcción se prolongó entre 1544 y 1813.  La fachada está flanqueada por dos campanarios y presenta tres relieves en mármol blanco. El del centro representa la asunción de María. El coronamiento consta de una balaustrada, un reloj y tres estatuas que representan las virtudes teologales, todo ello obra de Tolsá.

 

viajes-004-catedral-de-mejico

 

Sobre el muro izquierdo, bajo la torre, se puede ver una inscripción que indica el lugar donde estuvo durante un siglo el mal llamado Calendario Azteca, que en realidad era una losa ceremonial para sacrificios humanos. Esta enorme y célebre piedra tallada de 24 toneladas fue hallada enterrada en el ángulo sudeste de la plaza en 1790 y allí estuvo colgada hasta finales del siglo XIX. Hoy está expuesta en el Museo Nacional de Antropología.

 
Nueva España

 

El interior de la catedral, de cinco naves, es amplio y luminoso, lo cual hace resaltar la muy exuberante decoración barroca. En los muros laterales se abren 16 grandes capillas, mientras que el inicio de la nave central, al modo tradicional español, está ocupado por un magnífico coro del siglo XVII.

 

Nueva España

 

De este modo, al entrar en el templo nos encontramos con el trascoro, el cual está recubierto por el precioso y delicado Altar del Perdón, una maravilla churrigueresca del zamorano Jerónimo de Balbás en madera bañada en pan de oro. Y delante de él, el patético crucificado negro, realizado en madera de ese color.

 

Nueva España

Nueva España

 

Desde la nave central vemos al fondo el retablo mayor o Altar de los Reyes, también de Balbás y del mismo material. Si el anterior es magnífico, éste es grandioso, una obra maestra del arte churrigueresco (en Nueva España llamado barroco estípite, por la profusión con que se utiliza este elemento). Tiene 25 metros de alto y unos sorprendentes 7 de profundidad, pues se adapta a la curva del ábside.

 

Nueva España

Nueva España

Nueva España
 

La nave central cuenta con una vía sacra delimitada por un fino vallado adornado con estatuas-candelabro de bronce. En el interior de este pasillo central se destaca un gran péndulo que, colgando directamente del techo, señala inequívocamente la inclinación que sufre este edificio, un fenómeno común a muchos de los inmuebles del centro de la capital mejicana, especialmente a los más antiguos. Esto se debe al hundimiento progresivo del casco urbano, edificado sobre un terreno lacustre desecado.

 

Nueva España

Nueva España

 

La catedral de la Ciudad de Méjico atesora una gran cantidad de obras de arte, y los detalles decorativos son exuberantes, como corresponde al estilo barroco churrigueresco, que enlaza directamente con las catedrales hermanas del otro lado del Atlántico.

 

Nueva España

Nueva España

Nueva España

Nueva España

_

En el lado derecho de la catedral, y adosado a ella, se encuentra el sagrario. Este elemento en las catedrales novohispanas suele constituir una iglesia aparte, y en el caso que nos ocupa es un precioso templo del siglo XVIII de planta de cruz griega. Consta de dos fachadas, una al sur y otra al este.

 

Nueva España

Nueva España

 

Ambas presentan unas recargadas portadas-retablo de piedra donde las estípites cobran gran protagonismo, como es característico por estas tierras. Estas portadas, como la catedral, son de piedra gris, mientras que los muros del sagrario son de tezontle rojo, la característica piedra volcánica roja que abunda en el casco antiguo de la ciudad.

 

Nueva España

Nueva España

 

Si su exterior es churrigueresco, su interior, más sobrio, es neoclásico. Igual que en la catedral, no puede aquí faltar un altar dedicado a la virgen de Guadalupe, adornado, cómo no, con la bandera mejicana.

 

Nueva España

Nueva España

 

La catedral metropolitana de la Ciudad de Méjico es una iglesia indiscutiblemente española, hermana de las que se realizaban en la misma época en la Península. Los arquitectos y escultores que la llevaron a cabo eran originarios del otro lado del océano y dejaron en tierras americanas su mejor genio creativo. España siempre consideró sus reinos americanos como una parte integrante de la nación, como una prolongación de ella. Ésta y otras muchas joyas arquitectónicas que hoy encontramos por doquier en las ciudades mejicanas no son sino un testimonio inequívoco del carácter hispano de aquel país. Ni siquiera dos siglos de mentiras y deformaciones interesadas han podido borrarlo.

 
 
 

TEXTO Y FOTOS © LAGARTO ROJO
 TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

 
 
 

logo (1A)

 
 
 

Anuncios

2 comentarios sobre “EL ESPLENDOR DE NUEVA ESPAÑA: LA CATEDRAL DE LA CIUDAD DE MÉJICO

  1. REcuerdo mi visita como si fuera ayer… Y lo que más me chocó fue ver cómo de evidente es que se está hundiendo. Me lo habían dicho pero es de esas cosas que… bueno, cuestan de creer hasta que las ves… Creo que están en vías de solucionarlo, y espero que lo consigan, porque el edificio es una pasada

    Me gusta

    1. Efectivamente, y en la nave central hay un gran péndulo que marca la inclinación. Tengo fotos, aunque no las he puesto. Pero más evidente es aún en otros edificios del centro histórico, como la casa de los Azulejos, que tiene puertas torcidas, o el Museo de economía, un antiguo convento que está literalmente hundido un metro respecto a la acera.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s