VERONA, MUCHO MÁS QUE ROMEO Y JULIETA (II)

En la primera parte de este artículo hemos visto las dos plazas más famosas de Verona, la plaza de la Bra’ y la plaza de las Hierbas. Desde ésta última, y a través de un arco, hemos llegado a una tercera. Estamos ahora en la plaza de los Señores (piazza dei Signori). Mucho más tranquila que la anterior, no es menos interesante. La rodean grandes palacios institucionales: a la derecha el palacio del Comune o de la Ragione (siglo XII), con una alta torre de remate octogonal (la torre de los Lamberti, con mirador abierto al público y estupendas vistas); un arco lo une al Palacio del Tribunal.

 

 

En el lado izquierdo, porticada, la Lonja del Consejo (Loggia del Consiglio), del siglo XV. Enfrente, el Palacio del Gobierno (siglo XIII), con las inconfundibles almenas de cola de golondrina, residencia de los señores Scaligeri y, en el periodo veneciano, de los podestà (primer magistrado de la ciudad). En el centro de la plaza, una estatua de Dante Alighieri, y al fondo, otro arco que nos permite pasar a una plazuela más.

 

Palacio del Comune (dcha.) y Palacio del Tribunal (izda.) en la plaza de los Señores
El Palacio del Comune (derecha) y el Palacio del Tribunal (izquierda) en la plaza de los Señores

Lonja del Consejo y estatua de Dante Alighieri en la plaza de los Señores
Lonja del Consejo y estatua de Dante Alighieri en la plaza de los Señores

 

En este curioso lugar se encuentran las Arcas Scalígeras (Arche Scaligere). Los señores de Verona mandaron edificar sus sepulcros a muy pocos metros de su palacio, entre éste y la iglesia de Santa María la Antigua. Se trata de varios mausoleos góticos rodeados por una balaustrada de mármol con una verja de hierro forjado. La iglesia es románica y sobre su portada está la tumba de Cangrande I. Desde allí podemos callejear en dirección al Adigio, pasando por la interesante iglesia de Santa Anastasia.

 

Las Arcas Scalígeras (izquierda) y la iglesia de Santa María la Antigua (derecha)
Las Arcas Scalígeras (izquierda) y la iglesia de Santa María la Antigua (derecha)

 

Varias callejuelas desembocan en la ribera del río, una calle peatonal que con su balaustrada de piedra forma un largo mirador sobre las aguas. Las vistas son magníficas, así como también desde el Puente de Piedra hacia las dos orillas. En la opuesta, las ruinas del teatro romano y una pequeña colina con palacetes flanqueados por cipreses. Desde lo alto de ella tenemos quizá las mejores vistas de la ciudad, pues en el mismo panorama podemos ver todo el casco antiguo y el río rodeándolo, mientras que desde la torre de los Lamberti lo vemos todo, pero en una visión de 360º. En cuanto al puente, situado en en centro del meandro, es romano y fue destruido en la II Guerra Mundial. Su reconstrucción duró más de veinte años con las propias piedras recogidas del lecho del río.

 

El río Adigio y la margen izquierda
El río Adigio y la margen izquierda

 

Desde el puente se ve el blanco campanario de la catedral. Nos dirigimos hacia ella por el tranquilo Barrio de los Canónigos. La catedral de Verona no es de las más admiradas de Italia, pero merece más fama que la que tiene. Presenta una armoniosa mezcla de estilos: el presbiterio es románico, las naves góticas, la portada románica lombarda y el campanario renacentista. El exterior es más bien austero, no así el majestuoso interior cuyas bóvedas se sostienen con pilares de mármol rosa. Los muros laterales están decorados con magníficas capillas (en realidad grandes hornacinas rodeadas por pinturas al fresco que cubren gran parte de los muros); la primera de la izquierda es una asunción del gran Tiziano. El presbiterio está cerrado por un magnífico cancel de mármol obra de Sanmicheli.

 

Vista exterior de la catedral de Verona
Vista exterior de la catedral de Verona

 

Nuestro paseo nos habrá consumido la mañana. Después de reponer fuerzas podemos pasar la tarde saliendo del casco antiguo para llegar a otros dos puntos de interés más al oeste. En primer lugar, la fortaleza Castelvecchio, del siglo XIV, que hoy acoge un magnífico museo que atesora obras de los mejores pintores veroneses y vénetos, como por ejemplo Mantegna, Veronés, TiépoloTintorettoGuardi… El Castillo está unido al bonito puente Scalígero. Seguidamente podemos desplazarnos hasta la basílica de San Zenón el Mayor, una de las mejores iglesias románicas del norte de Italia. En el precioso exterior destacan las espléndidas puertas de bronce con relieves y la estatua de san Zenón (patrón de la ciudad) en el tímpano. En el interior, una alta y austera nave central nos dirige al presbiterio, donde encontramos un tríptico, obra maestra de Mantegna. Podemos terminar saliendo al pequeño claustro románico.

 

Interior de la catedral de Verona
Interior de la catedral de Verona

Capillas laterales de la catedral de Verona
Capillas laterales de la catedral de Verona

 

En Verona quizá veamos a mucha gente que dirige sus pasos a ver la casa de Julieta y la tumba de Julieta. Como es obvio, ambas son falsas, y la primera además es un monumento al mal gusto. Es el patio de un palacete gótico donde se ha colocado una estatua de una mujer (supuestamente Julieta) a la que le han desgastado un seno de tanto sobarlo, porque dicen que da suerte para ligar. Ridículo… El recinto está lleno de hordas de bárbaros que han llenado los muros de pintarrajos y chicles, y cómo no, la inevitable tienda de recuerdos. Una patraña cutre montada para aprovecharse de la ingenuidad de la gente, que es mucho mayor de lo que cabría esperar en pleno siglo XXI. Algo que una ciudad de la categoría de Verona ni necesita ni merece. Pero nosotros, personas inteligentes y cultas, enemigas de la mentira, la superstición y el mal gusto, habremos obviado esta vulgaridad y pasado un estupendo día disfrutando de esta encantadora ciudad y sus bellezas artísticas, que le valieron en el año 2000 el ser declarada Patrimonio de la Humanidad.

 
 

Texto y fotos © LAGARTO ROJO

Permitida su reproducción previa autorización y siempre que se cite su procedencia.

 

Para más información:

http://www.veronatuttintorno.it/

 

 

Artículos relacionados:

VERONA, MUCHO MÁS QUE ROMEO Y JULIETA (II)

 

 

Postamigo

Locos por los viajes: Excursión a Verona
Deambulando con Artabria: Verona (día 3)
Viajes y vivencias: Verona, diciembre, 2010
Una estudiante por el mundo: Diario de viaje: Verona – Italia

 
 

Anuncios