TERUEL, LA CIUDAD MUDÉJAR (III): EL MUSEO, SAN MARTÍN Y EL SALVADOR

Seguimos nuestro paseo por Teruel, tras haber conocido en el episodio anterior la sorprendente catedral de la ciudad y sus joyas artísticas. En esta tercera entrega vamos a visitar el Museo de Teruel y nos acercaremos al pasado y el presente de las torres gemelas de San Martín y el Salvador, declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, junto con una bonita leyenda y un extraño cristo… y para acabar nos daremos un homenaje culinario.

 


 

El edificio del museo, justo a la vuelta de la catedral, es la antigua Casa de la Comunidad, un palacio del siglo XVI que fue sede de la Comunidad de Aldeas de Teruel. Tiene cuatro plantas y se divide básicamente en dos secciones: etnografía y arqueología. La primera es una de las mejores de España, motivo por el cual se proyecta la futura instalación en Teruel del Museo Nacional de Etnografía: consta de una magnífica colección de trajes típicos, aperos agrícolas y variadas herramientas tradicionales; además, una gran muestra de alfarería popular, en la que destaca la colección de cerámica de Teruel, así como una completa botica del siglo XVIII, una de las más antiguas de España. En la sección de arqueología destaca un gigantesco mosaico romano encontrado en la villa de Calanda. El inesperado colofón de la visita será la inmejorable vista de la cabecera y el cimborrio de la catedral que obtendremos desde la logia superior.

 

Museo de Teruel (antigua Casa de la Comunidad)
Museo de Teruel (antigua Casa de la Comunidad)
La cabecera y el cimborrio de la catedral vistos desde la logia del Museo de Teruel
La cabecera y el cimborrio de la catedral vistos desde la logia del Museo de Teruel

 

Volvemos a la plaza de la catedral. Un poco más abajo, el edifico amarillo es el ayuntamiento de la ciudad. Tomamos la pequeña calle a la izquierda de éste (la calle de los Amantes) para dirigirnos a la torre de San Martín. Esta calle es la mejor para apreciar la evidente inclinación de esta impresionante torre del siglo XIV. Delante de la torre se abre una gran plaza, lo que nos da una estupenda perspectiva para fotografiar la torre. El gran edificio azul de la plaza es el seminario conciliar, típico ejemplo de arquitectura franquista realizado tras la contienda civil, pues los bombardeos de 1937 y 1938 destruyeron el anterior. Desde aquí tomaremos la calle Yagüe de Salas para ir hasta la torre del Salvador, la gemela de la de San Martín. A medio camino encontraremos la mejor vista de la catedral, que hará las delicias de los amantes de la fotografía. Estas torres también tienen su leyenda; como no podía ser de otro modo en Teruel, una leyenda de amor.

 

Museo de Teruel. Botica del siglo XVIII
Museo de Teruel. Botica del siglo XVIII

Museo de Teruel. Escanciero árabe del siglo XIRegalo del emir Abd al-Malic ibn Yalaf de la taifa de Albarracín para su esposa
Museo de Teruel. Escanciero árabe del siglo XI
Regalo del emir Abd al-Malic ibn Yalaf de la taifa de Albarracín para su esposa

 

Dice la leyenda que dos alarifes mudéjares, Alí y Omar, enamorados de la misma doncella, Zoraida, pidieron ambos su mano. El padre de ella dictaminó concedérsela a aquél que construyese la torre más hermosa. Ambos se pusieron a trabajar, cubriendo sus obras con telas para no ser copiados por el rival. Omar fue más rápido, y al descubrirla el pueblo de Teruel vio estupefacto que la torre era de una maravillosa factura, pero… tenía una evidente inclinación. Se trataba de la torre de San Martín. Después terminó Alí, que descubrió su torre, la del Salvador, de la misma belleza que la otra y derecha como una vela. En buena lógica, el padre de Zoraida entregó la mano de su hija a Alí, mientras Omar, desesperado, subió a lo alto de su torre y se arrojó al vacío. Está visto que en Teruel los amantes siempre tienen un destino trágico…

 

Torre de San Martín
Torre de San Martín
Torre del Salvador
Torre del Salvador

 

En realidad las dos torres, muy parecidas pero no idénticas, no fueron construidas a la vez, pero sí cercanas en el tiempo, ambas en la primera mitad del siglo XIV. Suponen la cima del arte mudéjar aragonés, siendo una clara evolución a partir de las de San Pedro y la catedral, que ya hemos visto. Su decoración aquí se hace mucho más compleja y llena por completo la estructura, aunque con gran elegancia y sin hacerse pesada. Dicha ornamentación se distribuye en paños (esto es, paneles rectangulares) a base de ladrillos formando arquillos entrecruzados, estrellas de ocho puntas o esquinillas; y cerámica en forma de platos, columnillas y azulejos variados, todo ello en los típicos tonos verdes y blancos. La estructura de estas torres es la misma que las de los alminares (mucho mejor que el galicismo minarete) de las mezquitas andalusíes, con la diferencia de que se les añade en la parte superior el cuerpo de campanas. La del Salvador se puede visitar y llegar (a pie, claro) hasta el mirador situado junto a las campanas, a casi 40 metros de altura. En los cuerpos inferiores hay tres salas habilitadas con paneles explicativos sobre el arte mudéjar en Aragón y España.

 

Torre de San martín (detalle)
Torre de San martín (detalle)
Torre del Salvador (detalle)
Torre del Salvador (detalle)

 

La iglesia del Salvador, curiosamente, está entre dos calles y carece de pies y cabecera. Su interior es totalmente barroco. Vale la pena entrar a echar un vistazo, pues es una bonita iglesia. Aquí aún tendremos una pequeña sorpresa: el llamado Cristo de las Tres Manos. No, no es un error: el crucificado del retablo tiene una mano bien visible adosada a su costado, lo que indudablemente indica que se reutilizó una figura que perteneció a un grupo escultórico que representaba el descendimiento de la cruz, y la mano corresponde a un personaje que sujetaba al cristo.

 

La torre de San Martín vista desde el mirador de la torre del Salvador
La torre de San Martín vista desde el mirador de la torre del Salvador
El Cristo de las Tres Manos presidiendo el retablo mayor de la iglesia del SalvadorLa tercera mano es visible en el costado derecho
El Cristo de las Tres Manos presidiendo el retablo mayor de la iglesia del Salvador
La tercera mano es visible en el costado derecho

 

Un apunte: en Teruel es muy recomendable hacer un paseo nocturno, pues las torres, como en general todo el casco antiguo, están muy bien iluminadas y tienen un especial encanto, como se puede apreciar en las fotos. Pero por ahora vamos a reponer fuerzas dando gusto al paladar. Podemos recomendar dos afamados restaurantes: La Tierreta, detrás de la catedral, para los bolsillos más pudientes, y el mesón El Óvalo, al lado de la torre del Salvador, de precios asequibles pero magnífica calidad.

 
 

Texto y fotos © LAGARTO ROJO

Permitida su reproducción previa autorización y siempre que se cite su procedencia.

 

Para más información:

http://turismo.teruel.net/

http://www.bodasdeisabel.com/

http://www.jamondeteruel.com/

 

Artículos relacionados:

TERUEL, LA CIUDAD MUDÉJAR (I): EL “TORICO”, SAN PEDRO Y LOS AMANTES

TERUEL, LA CIUDAD MUDÉJAR (II): LA CATEDRAL Y SU TECHUMBRE

VÍDEO: LOS VIADUCTOS Y LA ESCALINATA DE TERUEL

VÍDEO: LA IGLESIA DE SAN PEDRO Y LOS AMANTES DE TERUEL

VÍDEO: LA PLAZA DEL “TORICO” Y EL MODERNISMO DE TERUEL

VÍDEO: LAS TORRES MUDÉJARES Y LA CATEDRAL DE TERUEL

 
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s