UNA OBRA DE ARTE: EL "DAVID" DE MIGUEL ÁNGEL

BANDERA DE ITALIAEl David de Miguel Ángel (Michelangelo Buonarroti) es una de las estatuas más célebres del mundo y un paradigma de perfección. Hoy lo podemos admirar en la Galería de la Academia de Florencia, al fondo de una sala en la cual se exponen también algunas obras inacabadas de su autor. Perfectamente enmarcado y resaltado por una bóveda de cuarto de esfera, el David nos atrae majestuoso como un poderoso imán. Pero más allá de sus cualidades artísticas, esta irrepetible obra maestra esconde muchas curiosidades y algún misterio.

 

 

La estatua, de 5,26 metros de altura, representa al rey bíblico en una postura de significado discutido. Su cuerpo está en tensión, pero no sabemos si preparado para el combate contra Goliat o justo después de derrotar al gigante y observando a su oponente vencido. Esta tensión no sólo la apreciamos en sus músculos, sino también en su mirada desafiante y fija en su objetivo. Su cuerpo no es el de un adolescente, como otros artistas representaron a este personaje, sino el de un adulto atlético. La figura está dispuesta con gran maestría en un contrapposto que nos sugiere un movimiento contenido. La cabeza y las manos son desproporcionadamente grandes, algo indudablemente intencionado, pero el motivo de ello sigue siendo un misterio. También llama la atención la incoherencia de que David, un judío, no esté circuncidado. Una razón más para la discusión académica…

 

Galería de la Academia

 

La elegante y desafiante postura del David, como hemos dicho, es un contrapposto. Todo un alarde de maestría, una torsión de cuerpo y cabeza que era considerada en aquella época una característica de la muy admirada escultura clásica. Pero en realidad esta postura fue una solución de un artista excepcional a un problema complejo. Resulta que el bloque de mármol de Carrara utilizado no era un bloque cualquiera…

 

Galería de la Academia

 

De colosales medidas, era llamado el gigante y llevaba casi cuarenta años abandonado, pues tras su traslado a Florencia otros artistas habían intentado esculpirlo sin éxito, dejándolo con varias fracturas y partes a medio trabajar. Las autoridades florentinas buscaron a quien pudiera darle forma. Muchos artistas fueron consultados, pero Miguel Ángel fue el más audaz, pues se ofreció a hacerlo ex uno lapide, es decir, de una sola pieza, todo un reto sólo al alcance de un genio. La torsión del cuerpo se debe a la necesidad de evitar las zonas deterioradas del bloque. Miguel Ángel tenía entonces 26 años.

 

Galería de la Academia

 

La estatua, en la que trabajó Miguel Ángel sin descanso durante casi tres años, estaba destinada a ser colocada junto a otras sobre los contrafuertes del ábside de la catedral de Santa María de la Flor (Santa Maria del Fiore). Al ser presentada en 1504 se hizo evidente que no era una obra como las demás y que debía ser expuesta en un lugar preferente, y el confaloniero Piero Soderini, que gobernaba la ciudad-estado, decidió ubicarla en la plaza de la Señoría. Una comisión de artistas entre los que se encontraban nombres como Leonardo da VinciSandro BotticelliAndrea della Robbia o Pietro Perugino (casi nada…) intentó que fuese colocada dentro de la Lonja de los Lansquenetes (Loggia dei Lanzi), pero Miguel Ángel logró imponer su voluntad de situarla ante la fachada del Palacio de la Señoría, lo que sin embargo la dejó a la intemperie y a merced de los elementos.

 

Galería de la Academia

Galería de la Academia

 

Allí estuvo hasta 1873, fecha en que fue trasladada a la Galería de la Academia para evitar su deterioro y en 1910 en su lugar se colocó una copia; también en 1873 se había urbanizado la plaza de Miguel Ángel con su famoso mirador al otro lado del río Arno, donde se erigió una copia del David, pero de bronce. Así pues, en Florencia se pueden contemplar tres versiones de esta obra (ver mapa).

 

Plaza de la Señoría

Plaza de la Señoría

Plaza de Miguel Ángel

 

En el Renacimiento se hablaba de algunas obras maestras de la Antigüedad Clásica realizadas ex uno lapide. De entre todas, Laocoonte y sus hijos era la más conocida, aunque sólo por referencias, ya que la obra no se había encontrado aún. En 1506 fue desenterrada en Roma y Miguel Ángel fue a ver el hallazgo. De un rápido vistazo, el maestro supo que no había sido realizada ex uno lapide, sino en cinco piezas ensambladas. Pero él, con su David, sí lo había conseguido.

 

TEXTO Y FOTOS © LAGARTO ROJO
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

 
 
 

Para más información:
http://www.firenzeturismo.it/es/
http://www.uffizi.firenze.it/musei/?m=accademia (en italiano)

 

Relatos de otros viajeros:
La zapatilla: David de Michelangelo, Florencia
Miguel en ruta: Florencia, capital de la Toscana
Viajeros callejeros: Florencia y Pisa en 5 días

 
 
 

logo (1A)

Anuncios

2 comentarios sobre “UNA OBRA DE ARTE: EL "DAVID" DE MIGUEL ÁNGEL

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s