UNA OBRA DE ARTE: "URANO" DE PABLO GARGALLO

BANDERA DE ESPAÑAPablo Gargallo nació en Maella (provincia de Zaragoza) en 1881 y murió prematuramente en 1934. Aunque siempre cultivó la escultura clásica (más frecuente en sus inicios), Gargallo fue un artista polivalente que experimentó con casi todos los materiales posibles y que desarrolló un estilo muy personal, gracias al cual se convirtió en uno de los escultores más influyentes del siglo XX. Gargallo siempre tuvo una especial obsesión por la representación del volumen de un modo sugerente, a base de huecos y juegos de luces y sombras. Lo hizo con diferentes materiales, desde el barro hasta los metales, principalmente el bronce y el hierro.

 


 

Una visión cronológica de su obra permite apreciar cómo el artista aragonés fue profundizando en su idea y perfeccionando su técnica. Su gran innovación técnica, en la que se basan esta idea y su producción más conocida, es el rehundido. Comienza en sus primeras obras invirtiendo los volúmenes, haciendo ver al espectador hacia fuera lo que en realidad está hacia adentro. El desarrollo de esta técnica le haría llegar al vacío total, al suprimir la masa y el volumen, y hacernos ver lo que en realidad no está, como podemos apreciar en la obra que nos ocupa.

 

Museo Pablo Gargallo

 

Urano, realizada un año antes de su muerte, en 1933, es una de sus obras maestras y una de las más célebres. Unos años antes, Gargallo tomó unos apuntes de una bailarina ecuestre con los que haría una estatuilla de bronce, Caballito de circo. Sin embargo, en la citada obra cambió la bailarina por una figura masculina desnuda, por lo que añadió una pelota para hacer referencia al circo (en el boceto esto quedaba claro gracias a la indumentaria de la bailarina). En los años siguientes siguió desarrollando la idea, pero introdujo varios cambios para darle un carácter mitológico (Urano es el dios griego de los cielos): así, la pelota se convirtió en una esfera armilar, el caballo recibió unas pequeñas alas convirtiéndose en un pegaso, y añadió unas nubes como base de la escultura. Esta maravillosa obra de arte de bronce puede ser admirada en el Museo Pablo Gargallo de Zaragoza, patria chica del artista, inaugurado en 1985 en un precioso palacio renacentista tardío del siglo XVII, el palacio de Argillo. Este museo alberga la mayor colección del mundo dedicada a este extraordinario escultor.

 

Museo Pablo Gargallo

 

Para terminar, cabe hacer una aclaración: la ciudad de Barcelona posee algunas obras suyas. Todas las placas y todos los folletos editados por las autoridades de dicha ciudad se refieren a él como “Pau” Gargallo. El artista era aragonés, no catalán, siempre se llamó Pablo Gargallo, y nunca tuvo un nombre catalán. Nuestros vecinos, como siempre, usurpando sin ningún rubor lo que no les pertenece. Y tienen especial querencia hacia todo lo aragonés…

 

Para más información:
http://www.zaragoza.es/ciudad/museos/es/gargallo/detalle_Agenda?id=49933
 
 
 

TEXTO Y FOTOS © LAGARTO ROJO
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

 
 
 
logo (1A)

 

Anuncios

2 comentarios sobre “UNA OBRA DE ARTE: "URANO" DE PABLO GARGALLO

  1. Buen estimado autor de éste artículo, por si desconoce la información, hay una versión en cada idioma de según que nombres; ya que no se si me explico lo suficientemente bien para hallar vuestra comprensión; se lo expongo con ejemplos: Pablo, en catalán es “Pau”, al igual que Mireia en Castellano o en Catalán, en francés es Mirelle; sucede lo mismo con Antonio y en Catalán “Antoni”, y podría citar más nombres pero creo que ya puede entender por dónde va el asunto.
    No fomente el odio entre vecinos; nadie ha querido apropiarse “de”, ya que si es nombrado Pau, es porqué en Catalán la traducción de Pablo, corresponde a dicho nombre.
    Un cordial saludo

    Me gusta

    1. Estimado lector de este artículo: ya que usted lo plantea, abordemos el interesante tema de los nombres. Verá usted, si el hijo del guardia civil turolense (pobre hombre, por cierto) se llama Josep Lluis aquí y en la China Popular, cosa que no sólo no pongo en duda sino que además apoyo, entonces Pablo Gargallo no se llama “Pau”. Punto. Ah, pero espere un momento… claro, olvidaba que los derechos cuando se trata de Cataluña sólo son en una dirección ¿verdad? Claro, de igual modo que ellos nos quieren imponer que digamos “Lleida” o “Girona” ¡ojo, en español! (le aclaro: es eso que usted llama castellano), pero eso sí, ellos no dicen Zaragoza sino Saragossa. Lógico, pensará usted, es que ellos tienen el derecho de imponerse a los demás y los demás a agachar la cabeza.

      Y si ellos han usurpado la bandera de Aragón (sí, señor lector, el Señal Real de Aragón o lo que es lo mismo, los Palos de Aragón), así como la Historia de nuestro Reino, si ellos roban y se niegan a devolver el patrimonio aragonés, si ellos pretenden imponer su caprichosa autoridad sobre varios de sus vecinos, pensará usted, por qué no dejarles que se apropien también de don Pablo Gargallo (perdón, quería decir “Pau”)… Si total, ahora ya dicen que son catalanes Cervantes, Marco Polo, Cristóbal Colón, santa Teresa de Ávila y hasta el mismísimo Cid Campeador ¿verdad? ¿cómo van a pretender estos insignificantes aragoneses defender la verdad ante el empuje imparable de la “nación” catalana que va a conquistar el mundo?

      ¡Pero ay de aquél que se atreva a traducir al español cualquier nombre de cualquier catalán de nombre catalanizado! ¡Arde Troya, estimado lector! Pero claro, eso a ellos se les perdona, que para eso son seres superiores ¿verdad? Y a los demás, especialmente a los aragoneses, que les den… Mire usted, aquí los únicos que fomentan el odio entre vecinos son los del pequeño condadito, que efectivamente se apropian de lo que no es suyo, y lo llevan haciendo con toda la desvergüenza desde hace un siglo. Y el que no lo ve, o es imbécil o es tan sinvergüenza como ellos. Escoja usted, estimado lector, cuál de las dos cosas es usted.

      Por último, estimado lector, ya que se atreve usted por los caminos tortuosos de la lingüística, permítame que le diga que los idiomas, tales como catalán y castellano (como a usted le gusta llamarlo), no se escriben con mayúscula. Por otro lado, “Mireia” no existe en español, como usted afirma; es más, esa ortografía es sencillamente imposible en la lengua de Cervantes (perdón, es la fuerza de la costumbre… ya sabemos que este señor era catalán). Por si fuera poco, en francés no se dice “Mirelle” sino Mireille, lo cual en la lengua de Molière (éste aún no lo han hecho catalán, pero todo se andará) suena muy diferente. Ah, y no quiero dejarme en el tintero esa perla que usted nos ha brindado, ese “porqué” en lugar de porque, con esa tilde tan pizpireta colocada en un lugar que no le corresponde, pero claro, si pueden ustedes hacer catalán a un aragonés porque les sale de los testículos, cómo no van a poder poner las tildes donde les dé las gana… Me aventuro a pensar que usted, estimado lector, es un producto de esa aberración social y educativa que es la fascista inmersión lingüística a que someten a los catalanes desde hace décadas con la complicidad de los diferentes impresentabes que han ocupado la Moncloa…

      Estimado señor, lea un poco más e infórmese adecuadamente antes de dar lecciones a los demás. Un cordial saludo.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s