EL DESIERTO DE TÚNEZ (I): TOZEUR Y SU PALMERAL

BANDERA DE TÚNEZA sólo dos horas de vuelo desde España podemos encontrar parajes impresionantes con una gran dosis de exotismo. Túnez es un pequeño país bañado por el Mediterráneo con antiguos lazos culturales latinos e hispanos. Su superficie es similar a la de Uruguay o a un tercio de la de España. Su proximidad y la combinación perfecta entre exotismo, riqueza histórica, un relativo desarrollo, distancias no muy grandes, transportes aceptables, buenos precios y seguridad, hacen de este país un destino inmejorable para el viajero modesto pero inquieto.

 

 

La región que vamos a descubrir se llama El Yerid, nombre abreviado de Bled El Yerid (Región de las palmeras). Atención: para transcribir los nombres originales del árabe aquí utilizamos la ortografía española, como debe ser, pero en Túnez nos los encontraremos transcritos según la ortografía francesa, idioma de uso corriente en todo el país. Esta fascinante región representa una transición entre el fértil y más poblado norte y el desértico sur. Se sitúa en el centro-oeste del país y su atractivo reside en la sorprendente variedad de sensaciones que podemos experimentar en sólo dos o tres días. Es una embriagadora sensación de estar en un lugar lejano y exótico, aunque en realidad esté tan cerca geográfica y culturalmente.

 

Desierto de Túnez

Desierto de Túnez

 

Nuestro punto de partida será la ciudad de Tozeur, la cual se encuentra en una lengua de tierra entre dos antiguos lagos salados (chott en el mapa) hoy prácticamente desecados. A pesar de que se les llame lagos, como si estuvieran llenos de agua, la vista por satélite nos permite apreciar que no es así. Tozeur está a 435 quilómetros de la capital. El viaje en tren o en autobús es aceptablemente cómodo y el trayecto dura ocho horas. Recomendable para quien disponga de más tiempo que dinero y quiera conocer de cerca una gran parte del país, viendo la transformación del paisaje, que se va haciendo poco a poco más árido.

 

Desierto de Túnez
 

Tozeur es el centro indiscutible de El Yerid. Es una ciudad de origen beréber de 40.000 habitantes con tres partes bien diferenciadas: la medina, el oasis y la ciudad moderna. Esta última no tiene ningún interés más allá de ver de cerca la actividad febril que se desarrolla durante el día en las calles principales. Pero atención, en Túnez la huella francesa dejó unos horarios sorprendentes, propios del norte de Europa: de madrugada aun antes de amanecer todo el mundo está en la calle; los comercios y los monumentos cierran a las seis de la tarde (o incluso antes); a las nueve está todo muerto y a las diez de la noche incluso es difícil encontrar dónde comprar algo que comer. Para moverse por la ciudad se puede utilizar los baratísimos taxis. Un trayecto suele costar un dinar, o dos por la noche o con maletas. Los hoteles son muy numerosos y buscando un poco se pueden encontrar por todo el centro hostales dignos por 20 o 25 dinares. Antes de aceptar una habitación conviene verla y asegurarse una estufa si es invierno, aunque haya que pagar cinco dinares más. En Túnez casi todo es negociable.

 

Desierto de Túnez
 

Si vamos en tren desde Túnez, llegaremos a Tozeur por la tarde. Sólo tendremos tiempo para buscar alojamiento, cenar y descansar. Dedicaremos el día siguiente a recorrer la ciudad y su oasis, con medio día para cada uno. La calle principal, donde hay más hoteles y bares, se llama, como casi siempre en Túnez, Jabib Burguiba. Desde ella podemos adentrarnos en el barrio antiguo, que aquí se llama Uled el Jadef. Después de pasar un arco  entramos en un pequeño laberinto de callejones estrechos y rincones con encanto, característicos de una medina árabe.

 

Puertas y ventanas de Túnez

Desierto de Túnez

Desierto de Túnez

 

Lo que aquí llama la atención es el uso para los muros del ladrillo cara vista, sin encalar. Con los ladrillos también se realizan decoraciones geométricas resaltadas que recuerdan poderosamente al mudéjar aragonés. Y es que aquí, como en todo Túnez, se aprecia la influencia de los musulmanes que fueron expulsados de España en el siglo XVII y que enriquecieron la cultura del país.

 

Desierto de Túnez

Puertas y ventanas de Túnez

 

Esta pequeña medina tiene un gran encanto y en ella se respira una tranquilidad que nos sumerge en otras épocas. No hay un zoco en ella, apenas unas pocas tiendas de recuerdos a la entrada, las suficientes para comprar algún objeto de la rica artesanía tunecina y practicar el imprescindible regateo.

 

Desierto de Túnez

 

En esta medina también encontraremos una tetería encantadora. Se trata de la Casa Tradicional. Como su propio nombre indica, se trata de una casa tradicional beréber, consistente en un patio interior al que dan varias habitaciones. Tanto fuera como dentro podemos sentarnos relajadamente a tomar un delicioso té a la menta mientras hojeamos gratuitamente libros sobre la región o las carpetas de recortes sobre la revolución de 2011 que el amable propietario ha confeccionado pacientemente. Está abierta también por la noche.

 

Desierto de Túnez

 

La región de El Yerid es conocida por sus oasis, a cuya sombra crecen varias poblaciones. El mayor de todos es el de Tozeur, y merece una visita en profundidad. Este magnífico palmeral (más de 200.000 palmeras) ocupa una superficie de 1000 hectáreas regadas por 200 pequeños manantiales. Lo más sorprendente es cómo está literalmente pegado a la ciudad. Una calle marca el límite entre ambos: a un lado la ciudad, al otro el oasis.

 

Desierto de Túnez

 

En esta calle encontraremos los curiosos carromatos que los lugareños (con bastante optimismo) llaman calesas, y que no dejarán de ofrecérsenos a todas horas mientras estemos en la ciudad. También encontraremos varias agencias turísticas que organizan excursiones en todoterreno por la región; en alguna de ellas reservaremos para el día siguiente. Hay más posibilidades, como paseos en globo, alquiler de coches, cuatrimotos o bicicletas. Para conocer el oasis lo mejor sin duda es la bicicleta. Será suficiente alquilarla durante tres horas.

 

Desierto de Túnez

Al lado del Hotel Continental un gran arco nos indica el comienzo de la carretera que se adentra en el inmenso palmeral. Esta vía asfaltada realiza un recorrido circular por el oasis y desemboca de nuevo en la ciudad al final de la medina. Por sus callejuelas será fácil regresar al punto de partida para devolver la bicicleta.

 

Desierto de Túnez

Desierto de Túnez

 

La carretera tiene una longitud de unos 5 quilómetros y es totalmente llana. A ambos lados siempre veremos la enorme masa de palmeras, un auténtico regalo de la Naturaleza en esta región desértica. Vale la pena abandonar la carretera por alguno de los numerosos senderos de tierra que penetran en el palmeral. Sumergirse en este bosque datilero supone una sensación relajante y refrescante.

 

Desierto de Túnez

Desierto de Túnez

 

El recorrido, bien señalizado, pasa por dos pequeñas aldeas y un curioso complejo llamado El Paraíso. Se compone de un pequeño zoológico y un jardín botánico. En el zoo veremos animales propios del Sáhara, como dromedarios, leones, chacales, gacelas, avestruces, halcones y monos, entre otros.

 

Desierto de Túnez

Desierto de Túnez

2012-02-06 025 ZOO DE TOZEUR

Desierto de Túnez

 

Dedicaremos la mitad del día al oasis y la otra mitad a la medina, sin importar en qué orden. Al día siguiente veremos los oasis de montaña, el desierto de arcilla, espejismos, dromedarios, el desierto de dunas… y llegaremos a una galaxia muy lejana. Pero eso lo veremos en la segunda parte de este artículo.

 

TEXTO Y FOTOS © LAGARTO ROJO
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

 
 
 

Para más información:
http://www.turismodetunez.com/

 

Relatos de otros viajeros:
Diario de viaje de Kiana: Túnez (Septiembre 2004)

 
 
 
logo (1A)
 
 
 

Anuncios

10 comentarios sobre “EL DESIERTO DE TÚNEZ (I): TOZEUR Y SU PALMERAL

  1. Impresionante artículo ,jamas he estado en Tunez,y al leerlo parecia que paseaba por sus calles y sus lugares con encanto.Las fotos geniales.Espero con muchas ganas la segunda parte.Enhorabuena

    Me gusta

  2. ¡Magnífico artículo! Está escrito muy profundamente, profesionalmente, por un verdadero viajero! La manera de escribir envuelve en la atmósfera de Túnez, de sus barrios castizos, disiertos, oasis… ¡Me encanta!

    Me gusta

      1. A la seguridad me refería. El precio, ahora mismo es caro hasta ir al pueblo de al lado, pero siempre podemos hacer un esfuerzo.

        Me gusta

  3. Que gratos recuerdos me trae Túnez… Fue mi primer gran viaje fuera de Europa y tan solo el segundo fuera de España. Túnez fue el que me hizo ver que tenía que viajar más.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s